Un productor deberá pagar $171 millones por desmontar 11.000 hectáreas de bosque

En un fallo sin precedentes el procurador general de Salta, Pablo López Viñals y la fiscal de Tartagal, Griselda Nietto, demandaron a un productor que deposite más de 171 millones de pesos para remediar el daño que causó el desmonte que hizo de 11.875 hectáreas.

Un productor deberá pagar 1 millones por desmontar 11.000 hectáreas de bosque

López Viñals y Nieto pidieron a la jueza civil de Tartagal, Claudia Yance, que condene a Karlen y a su hijo Daniel a depositar la suma inicial básica de 171.413.473 pesos, a fin de aplicarlos a un plan de manejo para la restauración del bosque.

Las tierras que se desmontaron se hallan a 30 kilómetros de Dragones en el Departamento San Martín, Salta, y fueron usadas para sembrar soja y maíz. Para llegar a este fallo se designó a un grupo multidisciplinario de las universidades nacionales de Salta y de Buenos Aires, el INTA, la Dirección de Bosques de la Nación y el Cuerpo de Investigaciones Fiscales (CIF), asesorados por un experto observador del Poder Judicial y el Ministerio Público de España.

El procurador López Viñals instruyó que se clausuren los lotes sembrados ilegalmente y con el dinero que deben pagar los Karlen, ejecutar un plan de remediación ambiental para que estas tierras puedan volver a ser lo que fueron: bosques nativos. Los expertos coinciden en que a la naturaleza le llevará veinte años volver a crear un lugar como el que había.

“Si nos imaginamos una persona que con su vehículo atraviesa un semáforo en rojo a gran velocidad rompiendo bienes y lesionando ciudadanos, seguramente recibirá multas de tránsito, condena penal y también juicios de reparación para pagar los daños a los bienes perjudicados de los ciudadanos y del Estado. Este caso es igual”, explicó la fiscal.

López Viñals pidió también a la AFIP que estime cuánto han ganado los Karlen en esos lotes y además solicitó a funcionarios del INTA el cálculo de los rindes de las campañas agrícolas que usufructuaron y al área de Epidemiología que releve el aumento de los casos de dengue, zika y chikunguya que pudieran haber ocasionado al destruir el hábitat de los mosquitos y animales de las tierras desmontadas.

 

Fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *