Deshidratación, uno de los métodos más antiguos de conservar alimentos

La primavera, el verano y el otoño son temporadas de cosechas, fruta abundante y variada, a menudo más de la que puede ser consumida. Esto justifica su almacenamiento para el invierno y épocas de mayor escasez. La deshidratación es el método más natural y sencillo para conservar frutas, verduras, hongos y hierbas. Se conserva el valor nutricional de productos y estos siguen siendo no sólo deliciosos sino también muy saludables.

https://www.homesteadersupply.com/images/excalibur%209%20tray%20white.jpg

 

Ventajas de la deshidratación de alimentos

La deshidratación es muy conveniente en comparacion al enlatado y la congelación, que utilizan más energía y aditivos.

La deshidratación ayuda a evitar el despilfarro de alimentos cuando hay excedentes. Le permite aprovechar los alimentos naturales fuera de la temporada de cosecha. Por ejemplo, usted puede disfrutar fresas deshidratadas en invierno u hongos secos en primavera.

Los alimentos deshidratados pueden almacenarse durante muchos meses a temperatura ambiente y no dependen de electricidad u otras formas de energía para mantener su calidad.

A diferencia de los alimentos enlatados o congelados, los productos deshidratados ocupan poco espacio y se procesan de una manera natural, dando como resultado alimentos nutricionalmente superiores y más naturales.

 

Almacenamiento y consumo

Para una buena y prolongada conservación de los alimentos deshidratados, debe comprobar el nivel de secado la comida antes de guardarla. Los alimentos deben haberse enfriado totalmente, debido a la condensación en los envases puede producir moho. El envase debe estar seco; frascos de vidrio con tapas de metal son contenedores ideales. Se conservarán en un lugar fresco y seco y tan oscuro como sea posible. La temperatura ideal es de 5 a 20° c.

Además de poder consumir el alimento deshidratado simplemente como un delicioso aperitivo, fácil para llevar al trabajo o escuela, también puede agregarles a sopas, salsas,  cereales para el desayuno, smoothies, otras preparaciones culinarias. Si lo prefiere, puede hidratarlos antes de su uso, poner los alimentos en remojo unos minutos.

Deshidratado al sol o en el deshidratador eléctrico

food dehydrator photo

La forma más natural de deshidratación de alimentos es al sol, pero como esto no siempre es posible, la alternativa es el deshidratador eléctrico, que permite deshidratar alimentos en casa en cualquier momento del año. Con temperatura controlada, el aire se distribuye a cada una de las bandejas y quita el exceso de humedad de los alimentos la temperatura (entre 35° C a 70° C) permite un delicado tratamiento de los alimentos y la circulación activa de aire caliente garantizan una deshidratación regular. De esta manera, las preciosas sustancias nutricionales se conservan plenamente, sólo el exceso de agua se quita.

Dependiendo de la humedad del alimento en sí mismo y de la humedad atmosférica, el tiempo de secado puede ser diferente. El tiempo de deshidratación varía dependiendo de la temperatura a la que se utiliza, el tamaño de las piezas de alimento y su textura, pero generalmente 8-14 hs es suficiente para alimentos secos como manzana o fresa.

Los frutos secos y verduras deshidratados pueden tener un aspecto diferente de las que venden en tiendas y supermercados. Esto es porque no usas conservantes o colorantes artificiales. Para conservar el color, por ejemplo en la manzana, puede poner unas gotas de limón, que previenen la oxidación natural.

Además de frutas y verduras, con un deshidratador puede secar setas y hierbas (para especias o infusiones), flores (de popurrí), pan, incluso pastas pizzas o galletas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *