La gran muralla verde de África

gran-muralla-verde-sahara

Durante muchos años el pueblo Fulani estuvo movilizándose constantemente en busca de prados para sus rebaños de ganado, ya que el feroz avance del desierto del Sahel y el Sáhara, ha dejado prácticamente inhabitable muchas zonas de los países que rodean ambos desiertos.

Sin embargo y en la actualidad, el panorama ha cambiado considerablemente debido a un proyecto que se puso en marcha en 2007.

 

La desertificación y la degradación de la tierra son problemas muy graves. Son raíz de conflictos, de la propagación del extremismo islamista, del hambre y de la pobreza. Sin embargo, los éxitos recientes demuestran que esta realidad se puede cambiar. Una inversión en el manejo sostenible de la tierra, como la de este muro verde, puede aumentar la seguridad alimentaria, mejorar la calidad de vida y ayudar a las poblaciones a adaptarse al cambio climático.

Proyecto “La Gran Muralla Verde”

La Gran Muralla Verde es el nombre de un plan para frenar la desertificación ambiental provocada por los cambios climáticos, así como también sirve para reducir la tasa de hambre que existe en más de 14 países implicados en el proyecto.

En 2007 la Unión Africana lanzó oficialmente un programa bajo el nombre de la Gran Muralla Verde del Sáhara y el Sahel. El objetivo, más amplio, era revertir la degradación de la tierra y la desertificación para ayudar a las comunidades locales de 14 países a adaptarse al cambio climático y proteger su seguridad alimentaria. Y la visión de un muro de arbolado de 15 kilómetros de ancho también se ensancha poco a poco. Ya no es literal. Porque no se trata solo de plantar una monumental defensa forestal y recuperar árboles. Es todo un programa de desarrollo rural en las zonas fronterizas con el Sáhara cuyos métodos ya se exportan a lugares como Haití o Fiji.

La gran muralla verde tiene como objetivo plantar una gran barrera de árboles a lo largo de 7.700 kilómetros de largo desde las fronteras de Senegal y Yibuti y de más de 15 kilómetros de ancho.

 

Con esta idea se pretende detener el avance de los desiertos antes mencionados, que han ido aumentando en los últimos años debido a que los feroces cambios climáticos han dejado varias zonas estériles.

Uno de los pueblos que más necesita de este proyecto son los Fulani, estos son considerados el pueblo nómada más grande del mundo debido a que tenían que movilizarse constantemente.

Según varios de sus pobladores tenían que recorrer todos los años grandes distancias acompañados de sus mujeres, hijos y su única fuente de alimento, su ganado.

gran-muralla-verde-sahara-1

 

¿Para cuándo estará disponible La Gran Muralla Verde?

Solo se ha completado un 15% de La Gran Muralla Verde en los últimos 9 años desde que se inició su proyecto. A pesar de que aún este proyecto es sumamente joven, ese 15% ya ha brindado muchos beneficios.

Podemos decir que el pueblo Fulani desde 2010 ha reducido considerablemente sus movilizaciones debido a que ahora hay más zonas verdes que antes de que arrancara la creación de la gran muralla.

A pesar de que podría parecer que se ha avanzado muy poco, la realidad es otra muy diferente. De hecho, aún se esperan muchos años más para poder terminar el proyecto, ya que no solo se trata de la plantación de los árboles, sino que también están pensando en la creación de un dique y un gran sistema de riego para potenciar la agricultura en los países africanos más afectados por el hambre.

gran-muralla-verde

La Gran Muralla Verde tiene como intención crear una especie de zona utópica en el que hombre y naturaleza trabajen en conjunto, ya que en el proyecto está contemplado recuperar varias técnicas de cultivo tradicionales que se han perdido por muchos avances, del mismo modo también pretende reincorporar varias especies que se han alejado de la zona a causa de la desertificación.

La creación de esta muralla natural es sumamente necesaria para evitar una catástrofe humanitaria en el futuro a causa del hambre, ya que según cifras de la ONU, cerca de 500 millones de africanos verán cómo disminuye su calidad de vida por culpa del calentamiento global, mientras que cerca de 60 millones van a tener que abandonar sus hogares por culpa de la desertificación del Sáhara y el Sahel, algo muy triste, ¿verdad?

En Senegal ya se han plantado 11 millones de árboles, recuperando 27.000 hectáreas de tierra perdida. Las tierra recuperadas han permitido a las comunidades aumentar sus ingresos y producir alimentos para sus familias al mismo tiempo.

Econinventos

elpais

20minutos.es

Elhorticultor

Deja un comentario