La Concejalía de Sostenibilidad Ambiental de Castellón ha sustituido el glifosato, un herbicida químico, por vinagre en la fumigación contra la maleza en plazas de uso público y parques.

«El ácido acético concentrado es un producto natural, no tóxico, que se utiliza como herbicida orgánico en agricultura ecológica (*1) mientras sea derivado de productos naturales y no químicos», ha explicado la concejala responsable del área, Sara Usó.

Esta medida se enmarca dentro de la apuesta de la Concejalía de Sostenibilidad Ambiental por el uso de productos naturales en aquellos lugares de elevada utilización ciudadana como son parques y plazas. Además, recuerda Sara Usó, «la UE, mediante la directiva marco para un uso sostenible de los plaguicidas, insta a las distintas administraciones a que velen porque se minimice o prohíba el uso de plaguicidas en zonas específicas».

Entre estas zonas, se encuentran los espacios utilizados por el público en general, o por grupos vulnerables, como los parques, jardines públicos, campos de deportes y áreas de recreo, recintos escolares y campos de juego y los espacios cercanos a los centros de asistencia sanitaria.

El ácido acético que ya se está utilizando en plazas y parques de la ciudad tiene una concentración del 20% frente al 5% del vinagre de uso doméstico. El ácido acético al 20% es un producto ecológico y biodegradable que se está utilizando como herbicida de contacto en las plazas y parques del centro, Rafalafena, Auditori, parque del Meridiano, el parque Botánica Carmen Albert -zona Raval Universitari-, en Geólogo Royo, etcétera.

Además de su uso como herbicida de contacto, otras propiedades del vinagre blanco de alcohol puro (ácido acético al 20%) son la limpieza de los sistemas de irrigación, descalcificando las conducciones en goteos, la desincrustación de las precipitaciones calcáreas en los goteros además de que funciona como desinfectante de suelo y sustrato, es acaricida y fungicida natural.

También te puede interesar:  9 bibliotecas itinerantes que llevan cultura a las regiones más remotas del mundo

El ácido acético se ha comenzado a aplicar en plazas y parques desde hace dos semanas «por lo que si alguien nota olor a vinagre que no se preocupe, que se trata del nuevo herbicida que estamos utilizando para controlar la maleza, un producto natural no tóxico», ha apuntado la concejala de Sostenibilidad Ambiental, Sara Usó.

 

(1*)Debido a la reciente aprobación del Reglamento de Ejecución (UE) 2019/1108, este tema ha cobrado más relevancia ya que se ha autorizado el uso del vinagre como herbicida sin necesidad de disponer de registro fitosanitario, pero este uso no afecta a la producción ecológica puesto que en el Anexo II del RCE 889/2008, en el apartado de las sustancias básicas se indica expresamente que estas sustancias “no deben utilizarse como herbicidas, sino únicamente para el control de plagas y enfermedades”, por lo tanto NO se permite el uso del vinagre como herbicida.

Juan Carlos Pérez Montero.
Director técnico del Servicio de Certificación CAAE

Vía: elmundo.es