Ninguna colección de especias está completa sin hojas de laurel. Incluso si no usas hojas de laurel, quizás tuviste un abuelo que las usó en varios platos, como sopas o salsas para espaguetis.

Es posible que hayas oído que tragar una hoja de laurel es peligroso. En su mayor parte, esto no es cierto. La hoja en sí no es tóxica. Sin embargo, como la hoja es rígida, puede provocar asfixia o problemas digestivos.

Hojas de laurel

¡Pero la hoja de laurel tiene más usos que solo cocinar! Durante miles de años, los seres humanos la han utilizado en la preparación de alimentos debido a sus propiedades estimulantes de la digestión y favorecedoras para las vías respiratorias y antiinflamatorias.

Por supuesto, también sabe muy bien, pero solo si fué previamente secada y después de una hora de cocción a fuego lento. Si intentas comerla antes de ese momento, sentirás un sabor bastante amargo y desagradable. ¡Pero no tienes que comer la hoja de laurel para aprovechar sus beneficios para la salud!

Por ejemplo, digamos que no tienes una hora de sobra, pero quieres aprovechar los beneficios de las hojas de laurel. ¿Crees que la única opción es comerla amarga?

¡No! Hay otra opción: puedes quemar las hojas de laurel con un fósforo. Este fuego intenso funcionará mucho más rápido que la cocción a fuego lento regular, para liberar los compuestos activos dentro de las hojas de laurel. Siempre que utilice este método correctamente, es una forma segura y rápida de absorber los beneficios para la salud que ofrece la hoja de laurel.

Y, de hecho, al hacerlo e inhalar el olor (no el humo directamente), te abres a una serie de increíbles beneficios. Conoce a continuación sus dos principales beneficios:

Beneficio # 1: Reducción de la ansiedad

Hojas de laurel para la ansiedad

A veces la vida te llega a mil millones de millas por hora. Esto puede dejarte abrumado, y sí, estresado al máximo. Los remedios naturales como la hoja de laurel pueden ayudar a combatir el estrés.

También te puede interesar:  Preparar Insecticida Orgánico con Cáscaras de Cítricos

Esto se debe al hecho de que la hoja de laurel contiene un compuesto llamado linalool. Un estudio realizado por la Asociación Americana de Enfermeras Anestesistas encontró que el linalool disminuye la ansiedad y mejora la interacción social.

En tan solo 10 minutos de oler una hoja de laurel mientras se quema, el linalool comienza a actuar. Algunos incluso han descrito el efecto como levemente psicodélico.

Con todo esto en mente, considera incorporar hojas de laurel en tu sesión de meditación. Te ayudará a relajarte y puede abrir tu mente a nuevas revelaciones. Además, si experimentas mucha ansiedad social, intenta quemar las hojas de laurel antes de que lleguen los invitados. Te ayudará a que te sientas cómodo y hará que una conversación incómoda sea mucho más fluida.

Beneficio # 2 – alivio respiratorio

Hojas de laurel para la respiración

Las hojas de laurel contienen mycrene y eugenol. Ambos son compuestos que poseen grandes propiedades antiinflamatorias y, de hecho, se utilizan con frecuencia en terapias de reducción del estrés.

Cuando se quema una hoja de laurel, estos compuestos se liberan en el aire. Una vez inhalados, reducirán cualquier inflamación respiratoria. Esto puede hacer maravillas si sufres de alergias o te resfrías. La hoja de laurel puede ayudar a disolver el exceso de moco o flema, lo que facilita la respiración.

Los beneficios de la hoja de laurel continúan

Otro beneficio de quemar hojas de laurel es promover la salud cardiovascular. Las hojas de laurel son una fuente rica de ácido cafeico, que ayuda a fortalecer las paredes capilares del corazón. Además, las hojas de laurel pueden ayudar a reducir los niveles de colesterol LDL. Esto contribuye a la reducción del riesgo de enfermedad cardíaca.

También te puede interesar:  Cómo sembrar perejil en casa

Sin embargo, especialmente para las enfermedades respiratorias, recuerda no inhalar el humo directamente. De lo contrario, solo estarás empeorando tu condición respiratoria. Piensa como si fuera un incienso ardiente. No inhalarías el humo de un palo de incienso directamente, ¿verdad?

Ten presente que para algunas personas, el método de inhalar el humo puede causar una mayor irritación de los pulmones, incluso cuando se realiza correctamente. Si bien toma más tiempo, estas personas deberían optar por cocer a fuego lento la hoja de laurel en agua durante una hora y luego respirar los vapores producidos.

Aprende a quemar las hojas de laurel de la manera correcta leyendo la siguiente sección.

¿Cómo quemar hojas de laurel correctamente?

Cuando se quema de la forma correcta, las hojas de laurel comenzarán a ofrecer sus beneficios muy rápidamente.

Toma una hoja seca y colócala en un cenicero, u otro recipiente seguro para quemar. Después de asegurarte de que el cenicero esté en un lugar seguro, alejado de papeles sueltos u otros peligros potenciales, prende fuego a la hoja.

Luego, sal de la habitación unos minutos. Si es posible, cierra la puerta para dejar que el aroma de la hoja de laurel llene la habitación.

Cuando vuelvas, sopla las brasas y respira profundamente.

La quema es definitivamente la ruta más rápida, sin embargo, si no estás seguro de que este método te funcione, puedes optar por la cocción lenta en su lugar. Este es un buen método para aquellos que no quieren cocinar con él, pero tienen tiempo para esperar a que hierva a fuego lento durante una hora.