Joven desarrolló el primer piano del mundo hecho con Plantas vivas

El empresario e inventor Pablo Vidarte viaja a Ibiza para desarrollar proyectos biotecnológicos, como un piano que funciona a partir de plantas.

Pablo Vidarte es el director general de la empresa tecnológica Arkyne Technologies y fundador de su proyecto principal, Bioo, que busca generar electricidad a partir de las plantas. El empresario de 23 años, es considerado por la revista Forbes uno de los jóvenes con más futuro de Europa. Su último desarrollo fue un piano que usa plantas como antenas biológicas.

 

¿De dónde surge Bioo?
Pablo nos cuenta como fue su proceso para descubrir esta tecnología. Una noche se levantó por la noche, con un sueño muy raro del que extrajo la pregunta :

¿Se puede tratar la hoja de una planta como un panel solar? La respuesta rápida era que no. Luego de varios días le contó su sueño a sus compañeros de universidad. A sus compañeros, les resultó interesante la idea y juntos hicieron un prototipo que aprovecha las sustancias orgánicas que expelen de forma natural las plantas después de la fotosíntesis para romperlas con microorganismos. Al hacerlo, básicamente separas los átomos y liberas electrones. Todo esto pasó más o menos entre 2014 y 2015.

Pablo, ha instalado un piano que funciona con plantas en un jardín botánico de Ibiza donde utiliza una de las tecnologías que actualmente están desarrollando en Bioo.

Tratan las plantas como antenas biológicas. Lo que hacen es captar frecuencias, de radio por ejemplo. Cuando un ser vivo toca una de esas plantas se genera un cambio de frecuencia. Como son cuerpos conductores, la mueven a lo largo de su cuerpo y cuando llega al sistema ya es en forma de voltaje para transformar en sonido y en luz.

Se genera literalmente con la naturaleza. Pero no solo con ella: es el ser humano más naturaleza. Ningún viento o lluvia lo activará.

A diferencia de los paneles solares, que en la actualidad necesitan de un metro cuadrado para generar 3 watts y requieren baterías para almacenar energía y usarla cuando el sol no brilla o las generadores eólicos que dejan de moverse cuando cesa el viento, los microbios del suelo nunca duermen y nunca dejan de generar energía.

El flujo de energía es constante, incluso en medio de una noche o en un día sin viento. El panel Bioo también ahorrará agua debajo de un jardín o césped porque genera H20 adicional que se expulsa al suelo. Y para aquellos amantes de la naturaleza, las celdas Bioo no interrumpen el paisaje natural sobre el suelo. Muchos urbanistas están ansiosos por usarlos para encender luces, especialmente en parques.

¿Cree que el futuro pasa por juntar lo orgánico con lo mecánico?
Pablo responde que por supuesto que pasa por la biotecnología. Por ella viviremos cambios que no podemos ni imaginarnos. El futuro más inmediato pasa por la biotecnología y esta revolución no tiene límites. Es juntar el mundo natural, que ha tenido un desarrollo tan absurdo que con solo ver el genoma humano ya parece brutal, con la tecnología. ¿Qué mejor lugar para mostrar estos avances que un jardín botánico? Dice Pablo.

Melisa Jankac

Melisa, se dedica al movimiento y a la conciencia corporal, promoviendo un estado de integridad del ser. Ella cree que la sustentabilidad es danzar en armonía con el planeta, por tal motivo dedica parte de su tiempo a escribir artículos sobre Ecología.