Lo que debes de saber antes de cultivar cannabis

Lo que debes de saber antes de cultivar cannabis

Los innumerables beneficios terapéuticos que ofrece el cannabis lo convierten en una alternativa sumamente atractiva y deseada por diferentes pacientes que requieren de sus propiedades medicinales.

Son miles los pacientes que padecen enfermedades crónicas como esclerosis múltiple, cáncer, artritis, etc. Cuyos tratamientos médicos incluyen al cannabis para aliviar las fuertes dolencias relacionadas a su patología.

Es importante resaltar que desde el mes de diciembre del año 2020 la ONU reconoció los diversos beneficios medicinales del cannabis.

Si deseas cultivarlo es importante que te informes primero de varios aspectos. Así que, a lo largo del resto del presente post, te enseñaremos todo lo que debes saber antes de cultivar cannabis.

1. Aspectos legales del cannabis en España

En la actualidad el cannabis terapéutico no es legal en España, sin embargo durante el pasado mes de junio se aprobó en el Congreso una subcomisión que se encargará de evaluar una posible regularización de forma exclusiva para el cannabis terapéutico.

Investigación y análisis con base en las diversas experiencias y resultados en los tratamientos aplicados en países cercanos.

De igual manera se debe esperar el correspondiente debate en Congreso y su debida aprobación.

Por los momentos las condiciones de uso se mantienen iguales:

Para uso y consumo personal se permite la posesión máxima de 100 gramos de cannabis, sin especificaciones sobre si se trata de uso terapéutico o recreativo.

Se permite el cultivo exclusivo en lugares privados que no sean visibles, para uso personal, nunca comercial.

En cuanto al consumo en lugares públicos, es totalmente ilegal, así como el cultivo en lugares visibles o públicos, y el traslado de personas para que adquieran la droga.

Existen multas que penalizan el consumo de cannabis en lugares públicos y su comercialización en dichos lugares, que oscilan entre 601 euros y 30.000 euros.

2. Tipos de plantas cannabis

Es indispensable identificar cada tipo de cannabis, ya que cada planta tiene características y propiedades particulares.

Las plantas de cannabis se clasifican en:

Índica:Se caracterizan por ser plantas de baja estatura y tener hojas más anchas. Se adaptan muy bien a climas fríos ya que son originarias de regiones montañosas del centro de Asia. Su proceso de floración es más rápido. Contienen mayor cantidad de CBD, y poseen propiedades relajantes.

Sativa: Son plantas con mayor altura y sus hojas son delgadas. Su proceso de floración requiere más tiempo que las Índicas, provienen de lugares con climas tropicales como América Central, África y algunas zonas de Asia.

Poseen mayor cantidad de THC por lo que producen efectos psicotrópicos que causan euforia.

Híbrida: En la actualidad la mayoría de las plantas de cannabis pertenecen a la clasificación de las híbridas, ya que es muy difícil encontrarlas puras completamente Sativas o Índicas.

Se trata de mezclas logradas por la intervención del hombre como cultivador, logrando desarrollar numerosas características.

La recomendación antes de cultivar consiste en definir la especie que más convenga de acuerdo a las necesidades. Para ello se deben seleccionar de acuerdo a su contenido de CBD y THC.

3. Tipos de cultivos

Cultivo al aire libre

Se refiere al cultivo del cannabis en ambientes exteriores, como un jardín o terraza, donde la planta pueda desarrollarse bajo los efectos de la radiación solar directa.

Obviamente se requiere actuar de acuerdo a las regulaciones que indica la Ley y estar atentos a las condiciones climáticas y factores como plagas que puedan afectar el cultivo.

Por otra parte será necesario eliminar las plantas masculinas, para evitar que polinicen al resto.

El cultivo debe adaptarse al ciclo natural de la planta, iniciando la germinación a partir del mes de septiembre si se encuentra en el hemisferio sur, y durante el mes de marzo si se ubica en el hemisferio norte.

Cultivo en interiores

El cultivo en ambientes internos es el preferido de muchos, ya que se puede obtener una mejor y mayor cosecha.

Sin embargo, se requiere aplicar una serie de cuidados y recursos para obtener el mejor rendimiento, como la iluminación recomendada, humedad, ventilación, temperatura, etc.

Se puede iniciar el cultivo en cualquier época del año, sin embargo, durante los meses de verano la temperatura en los cultivos internos se elevará demasiado, y resultará complejo su ajuste.

4. ¿Cómo acondicionar un ambiente interno para el cultivo de cannabis?

Lo primero es seleccionar el lugar donde se realizarán los cultivos.

Decidir si el lugar seleccionado se adaptará o si se comprará una carpa indoor, la cual viene ya equipada con todo lo necesario para el cultivo y permiten que se le adapten algunos complementos como ventiladores, ductos, reflectores, etc.

Si la opción es acondicionar una habitación, se deben tener en cuenta los siguientes elementos:

Iluminación adecuada, la cual puede estarformada por bombillas LEC, luces LED, bombillas de sodio, bombillas de halogenuros, entre otras.

Cubrir las paredes con material reflectante de manera que puedan reflejar la luz.

Cubrir las ventanas para impedir el paso de la luz natural.

Proteger el suelo con material plástico de manera de evitar que se afecte por el agua.

Incorporar ventilación y extracción de aire que facilite su circulación.

5. Fases del ciclo de cultivo

Germinación

Representa el primer paso para el proceso de cultivo, y se trata de lograr a través de diversos métodos que la semilla inicie su crecimiento.

Además la efectividad del proceso va relacionada con la fertilidad de la semilla, su calidad, el método que se emplee, su conservación, entre otros aspectos.

Pueden cubrirse las semillas con papel húmedo o servilleta, o en algodón húmedo sobre un plato, cubierto y conservar en un lugar oscuro y cálido, revisándolas a diario a fin de observar su evolución.

La germinación puede durar unos dos o tres días, dependiendo del tipo de semilla, ya que hay algunos casos que este proceso puede demorar unos quince días.

Otro método consiste en colocar las semillas directo sobre la tierra, a unos dos centímetros de profundidad, humedeciéndolas regularmente con un pulverizador de agua. La germinación puede demorar entre siete y quince días con esta metodología.

El crecimiento o periodo vegetativo

Comprende la etapa del desarrollo de la planta, el tiempo para esta etapa dependerá del tipo de semilla utilizada. Por ejemplo, las semillas autoflorecientes crecen mucho más rápido que las feminizadas.

Suele durar entre 3 y 16 semanas. Si se determina que la maceta es pequeña se puede aprovechar el momento para traspasarla a una de mayor tamaño.

También representa el momento idóneo para agregar nutrientes o fertilizantes, y podarlas en caso necesario.

Si el proceso de cultivo es realizado en un ambiente interno la iluminación debe ser de 18 horas diarias. Se debe controlar la temperatura que esté entre 20°C a 30°C y la humedad sea superior al 40%.

Es el momento adecuado también para el proceso de sexado, eliminando las plantas machos para evitar que polinicen a las hembras, lo cual afectaría dramáticamente al cultivo.

Para identificar una planta macho de las hembras se debe revisar la parte de la planta conocida como nodos, la cual se ubica entre el tallo y las ramas de la planta. En las plantas masculinas se observarán unos sacos pequeños de polen y en las plantas femeninas se observarán estigmas, los cuales se encargan de atrapar el estigma esparcido por las plantas macho.

Floración

Es la última etapa del desarrollo y la más larga, guarda relación con la resistencia que tendrá la planta para aguantar la carga de los cogollos.

En el caso de las plantas autoflorecientes, cuando se cultivan en ambientes interiores, pueden llegar a florecer en unas ocho semanas, con relación a las plantas feminizadas cuyo proceso lleva entre diez y doce semanas.

Es un proceso que se puede incentivar si la planta recibe menos cantidad de luz solar, por ejemplo llevándolo a 12 horas de luz al día para los casos de cultivo en interiores.

Es una etapa donde la planta ya no debe ser podada y un nutriente como el sodio aportará lo necesario para la eficiente floración.

Cosecha

El tiempo de cosecha se determinará por la maduración y oxidación de los pistilos y hojas, se observará que presentan un color entre ámbar y miel.

El momento ideal para la cosecha es cuando los tricomas se tornan completamente blancos.

Hay diferentes modos de cosechar cannabis:

Efectuando un corte directo sobre el tallo

Cortando rama por rama.

Se puede aprovechar la oportunidad para recortar las hojas, lo cual favorecerá el proceso de secado

Sin embargo, hay cultivadores que realizan la manicura luego del secado. No tendrás que preocuparte por manos y herramientas pegajosas, pero el proceso de secado durará más tiempo. Además, los cogollos son más frágiles luego de secarse, por lo cual debes manipularlos con mayor cuidado.

Secado

Deben colocarse en un sitio oscuro y seco, para colgarlas en sentido contrario, si las ramas fueron cortadas de forma individual, será recomendable colocarlas sobre una rejilla.

Mantener una temperatura entre 15°C y 21°C, con una humedad por debajo del 55%

Este proceso puede durar desde un par de días hasta varias semanas. Para verificar si tus plantas están listas, puedes probar doblando una rama: si se dobla, espera un poco más; si se rompe en seco, tu planta está lista para ser curada.

Curado

Proceso importante para mejorar el sabor y el aroma y adicionalmente previene la formación de moho.

Se deben colocar los cogollos en envases de vidrio de boca ancha, no se debe llenar en su totalidad dejando libre aproximadamente un cuarto de su capacidad. Para almacenarlos en un ambiente fresco sin luz, cuidando de abrirlos diariamente a fin de verificar que no se forme moho.

Tardará unas ocho semanas aproximadamente la fase de curado.

Y de esta manera concluye todo lo que debes saber antes de cultivar cannabis. ¡Esperamos que te sea de mucha utilidad la información!

Martín Reid

Apicultor, experto en sostenibilidad, apasionado por los huertos, el cultivo de alimentos orgánicos y las hierbas medicinales. Escribe para "El Horticultor" desde 2014.