Sólo porque algo es legal no significa que sea seguro, resalta grupo ambientalista.

Una segunda ronda de pruebas encargada por el Grupo de trabajo ambiental – EWG (sigla en inglés, Environmental Working Group) en los Estados Unidos, encontró el ingrediente activo del herbicida Roundup, de Monsanto, en todas las muestras de cereales populares a base de avena, comercializados para niños. Los resultados de esas pruebas son contrarios a los argumentos de dos empresas, Quaker y General Mills, que dijeron no tener motivo de preocupación. Lo anterior, porque dicen que sus productos cumplen con las exigencias legales.

Casi todas las muestras probadas por la EWG tenían residuos de glifosato en niveles más altos de lo que los científicos consideran el margen de seguridad adecuada para la salud. Los hallazgos vienen después de un importante estudio publicado en la JAMA Internal Medicine, que encontró una reducción significativa en el riesgo de cáncer para individuos que ingirieron gran cantidad de alimentos orgánicos.

Las pruebas detectaron el glifosato en todas las 28 muestras de productos hecho con avena cultivada convencionalmente. Todas, excepto dos de las 28 muestras, tenían niveles de glifosato por encima de lo considerado seguro.

Los productos examinados por Laboratorios Anresco en San Francisco, Estados Unidos, incluyeron 10 muestras de diferentes tipos de Cheerios de la General Mills y 18 muestras de diferentes productos de la marca Quaker de PepsiCo, incluyendo harina de avena instantánea, cereales matinales y cafeterías. El nivel más alto de glifosato encontrado por el laboratorio fue de 2.837 ppb (Proceso Productivo Básico) en el cereal matinal Quaker Oatmeal Squares, casi 18 veces mayor que el considerado como una buena práctica para la salud infantil por el EWG.

También te puede interesar:  Té de Ortiga: Beneficios, usos y Propiedades

 

Riesgo cancerígeno

El glifosato, el herbicida más utilizado en el mundo, es clasificado por la Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer (IARC) como “probablemente cancerígeno” para las personas. “¿Cuántas tazas de cereal y harina de avena han comido los niños norteamericanos que vienen con una dosis de herbicida? Esta es una pregunta que sólo General Mills, PepsiCo y otras empresas de alimentos pueden responder “, dijo el presidente del EWG, Ken Cook.

Los resultados de las nuevas pruebas vienen dos meses después de la primera serie de pruebas del EWG, donde fue encontrado el glifosato en todas las muestras, excepto dos, de 45 muestras hechas con avena cultivada convencionalmente y en cerca de un tercio de los 16 productos hechos con avena orgánica. Después del lanzamiento del primer lote de pruebas, General Mills y Quaker Oats Company se mostraron a la defensiva, observando que los niveles de glifosato encontrados estaban dentro de los límites regulatorios establecidos por la Agencia de Protección Ambiental (EPA).

Pero sólo porque algo es legal no significa que es seguro. Los patrones del gobierno federal para los pesticidas en los alimentos son a menudo obsoletos y no están basados en los mejores ni más actuales criterios científicos. Los estándares de la EPA para pesticidas y otros productos químicos también están fuertemente influenciados por el lobby de la industria, cree la organización.

Los estudios constatan regularmente que los límites legales sobre contaminantes en alimentos, aire, agua potable y productos de consumo están por debajo de proteger totalmente la salud pública, particularmente para niños y otras personas más sensibles a los efectos de productos químicos tóxicos. El límite legal de la EPA para el glifosato en la avena, 30 partes por millón, fue establecido en 2008, mucho antes de los descubrimientos de cáncer del IARC y de los científicos estatales de California.

También te puede interesar:  Propiedades, usos y Beneficios del Estragón

Repercusión

Más de 156 mil personas firmaron una petición de EWG pidiendo a las empresas General Mills, Quaker y Kellogg’s, retirar el glifosato de sus productos. Además, la institución se unió a empresas del sector alimenticio solicitando a la EPA que regulara los residuos de glifosato.

“Una vez más, nuestro mensaje es que usted [las empresas, en el caso] puede dar el simple paso de decir a sus productores de avena que dejen de usar el glifosato”, dijo Cook. “Puede esconderse detrás de un estándar federal desactualizado, o puede oír a sus clientes y responsabilizarse por la limpieza de su cadena de suministros. Es su elección”.