Argentina crea un nuevo tipo de ladrillo a base de hongos que es más resistente que el hormigón

Inspirada por varios proyectos similares en Estados Unidos, Francia y otro países, Juliana Lareu diseñó en Argentina un ladrillo que está hecho a base de hongos y otros componentes orgánicos que parece ser tan resistente (o incluso más) que los ladrillos de hormigón convencionales.

Juliana, quién es arquitecto y profesora de la Universidad de Mar del Plata. Empezó a trabajar en este proyecto a medida que fue descubriendo como otros proyectos había utilizado materiales biodegradables para hacer diferentes tipos de instrumentos de construcción como lo son los ladrillos.

Los que Juliana diseñó, están hechos a base de los residuos ecológicos de la producción de cerveza, como la raíz de algunas cebadas, que en su interior contienen dos tipos de hongos el Ganoderma Lucidum (Reishi) y el Pleurotus Ostreatus (Hongos Ostra).

Con esta materia prima, la arquitecta fue capaz de diseñar ladrillos que tienen un peso de tan solo 250 gramos, y que son capaces de soportar hasta 400 Kg de peso cada uno.

Características importantes de los ladrillos

Además, durante la experimentación de Juliana, concluyó que cada ladrillo era capaz de soportar altas temperaturas e incluso el fuego directo y su porosidad le permita actuar como un excelente aislante acústico. Acompañado con la capacidad de flotar que poseen, los hacen unos materiales de construcción increíbles para la arquitectura y el diseño, ya que cumplen con ciertos requerimientos muy versátiles que pueden ser aprovechados al máximo en estos tiempos de la ingeniería moderna.

Además, al ser biodegradables, tienen aproximadamente una duración de 30 años, una vez cumplido es periodo, los ladrillos comienzan a perder poco a poco su integridad, y pueden ser fácilmente repotenciados por el mismo material y durar mucho más.

Como aprovechar las capacidades del material

Lo bueno del material con el cual están compuestos los ladrillos, es que su facilidad de moldeo hacen que estén diseñando ya otro tipo de cosas hechos a partir de los hongos. Juliana está experimentando con lámparas y muebles con sus propios diseños.

Lo que depara el futuro

Cumpliendo con les metas de Juliana para su empresa, ya ella cuenta con un financiamiento por parte de una beca del Fondo Nacional de Arte de Argentina, la cual constó en 120.000 dólares para que ella siguiera expandiendo su proyecto.

Desde un principio este nuevo proyecto fue autogestionado, pero ahora Juliana espera poder seguir creciendo profesionalmente con más colaboradores y seguir ofreciéndole sus servicios a empresas de construcción serias que quieran tomar el proyecto de ella y hacerlo más tangible.

Con el costo del ladrillo en aproximadamente 113$ (casi igual a un ladrillo convencional hueco) Juliana espera poder ser competitiva con su producto, y no descarta la posibilidad de expandir sus fronteras hacia nuevos proyectos y nuevas tecnologías basadas en materiales biodegradables. Dice ella misma que cuenta con equipo increíble de personas que la han apoyado desde el principio, y espera poder cumplir con todas les expectativas planteadas por ellos mismos para alcanzar un futuro ecológicos y autosustentable.

Martín Reid

Apicultor, experto en sostenibilidad, apasionado por los huertos, el cultivo de alimentos orgánicos y las hierbas medicinales. Escribe para "El Horticultor" desde 2014.