Cómo convertir tu terraza en un huerto urbano

¿No hay terreno para cultivar tus comestibles? ¡Piensa en tu azotea!

Usted puede transformar un techo plano en un encantador paraíso al aire libre con plantaciones en contenedores. Un jardín en la azotea bien planificado también puede proporcionar hábitat para la fauna local y mitigar las inundaciones de aguas pluviales. A continuación lo Guiaremos para pueda comenzar su propio huerto.

Tierra y macetas:

No importa lo que pretenda plantar, un medio de cultivo ligero es imprescindible para cualquier jardín en la azotea para ayudar a reducir su carga general. Los suelos combinados con perlita y vermiculita, que son más livianos que el suelo de jardín y también ayudan a retener la humedad y a proporcionar aireación son recomendables. Busque macetas de plástico o de madera livianas en lugar de macetas de terracota u hormigón más pesadas.

Puede hacer sus propias macetas con una amplia gama de recipientes reutilizados, como piscinas para niños, cubos de plástico y contenedores de reciclaje con agujeros perforados en el fondo para el drenaje. Algunos jardineros incluso tienen buena suerte con viejas latas de café o bolsas de plástico de alta resistencia.

Huerta:

Los tejados soleados pueden ser grandes lugares para cultivar plantas comestibles. Muchas verduras, hierbas y frutas son anuales, por lo que puede probar diferentes variedades y cultivos cada año.

Techo:

Aprenda todo lo que pueda sobre el estado general del techo y sobre los próximos requisitos de mantenimiento. Este puede ser el año en que su techo está programado para repintarse, por ejemplo. No querrás invertir en maceteros caros y difíciles de mover u otras estructuras que los techadores tendrían que limpiar.

Una vez que haya asegurado el espacio de su techo, evalúe el sitio tal como lo haría al establecer un jardín a nivel del suelo. También querrá planificar cómo abordar varios desafíos del sitio, por ejemplo como manejará la humedad del cultivo para no dañar el techo y/o propiedad. Simplemente utilizando algún aislante que mantenga la humedad afuera, etc.

Sol y calor:

Tome nota de la exposición a la luz del sitio. La mayoría de los techos reciben pleno sol (más de seis horas de luz solar directa al día), pero si la suya está a la sombra de los edificios vecinos la mayor parte del día, será mejor que cultive plantas amantes de la sombra. Si su techo está pintado de negro, será significativamente más caliente que un techo blanco o plateado y necesitará plantas que puedan sobrevivir a temperaturas tan abrasadoras.

Abastecimiento de agua y drenaje:

Durante la temporada de crecimiento, la mayoría de las plantas de contenedores en la azotea necesitan riego diario, por lo que un suministro de agua en la azotea es esencial. Muchos jardineros usan riego por goteo. Puede colocar un barril de lluvia en la azotea en su techo, y recolectar agua de lluvia, pero antes de hacerlo, tenga en cuenta el peso de una cisterna llena, encuentre un lugar seguro para colocarlo.

Viento:

Tome nota de las áreas que son más vulnerables al viento y planifique en consecuencia. Si su techo no tiene cortavientos, instale algo para proteger sus plantas, como un enrejado bien asegurado, o elija contenedores bajos que se abrazan a las paredes del perímetro.

Aves, abejas y nativos:

Considere cultivar especies  nativas de su región. Las plantas nativas son los principales atractores de la vida silvestre local, por lo que incluso el jardín de contenedores en la azotea más humilde puede convertirse en un hábitat para los polinizadores y aves locales. La jardinera Ellen Spector Platt, que preside un jardín de más de 75 contenedores en el techo de su alto edificio de apartamentos en Manhattan, con frecuencia ve pájaros cantores y polillas polinizadoras flotando en su jardín, 18 pisos sobre el nivel de la calle.

Fuente: https://www.bbg.org/

 

 

 

 

Catalina Zimmermann

Fotógrafa, le encanta leer y escribir sobre temas ambientales y, por esta razón, ha estado escribiendo para "El Horticultor" desde 2018.