Cómo cultivar con las fases de la luna + fácil de recordar!

Desde hace muchos años, los agricultores han comprobado que las fases de la luna influyen, de una manera u otra, en sus cultivos. Para ellos, la Luna era el “manual de instrucciones” de las cosechas.

¿Cómo influyen las fases lunares en la agricultura y las cosechas?

La savia de las plantas, la fotosíntesis o el enraizamiento de las semillas son algunas de las etapas de desarrollo que se ven afectadas por la Luna. Por tanto, sembrar en un día u otro, o lo que es lo mismo, es una etapa lunar o otra, va a significar que la planta prospere o no. Por ello, no está de más saber cuáles son las distintas fases lunares y qué efectos pueden tener en los cultivos.

Luna Nueva

Eliminar las malas hierbas.
Quitar las hojas marchitas.
Aplicar fertilizante a las plantas de hojas verdes.
No regar las plantas de interior.
Resulta favorable para abonar y arar el suelo.
Óptima fase para la siembra de césped si se acompaña de tiempo lluvioso.

Durante esta fase está recomendado llevar a cabo labores como el control de raíces adventicias, eliminando aquellas plantas que no deseemos en nuestra huerta, además puede llevar a cabo otras tareas de mantenimiento de los cultivos.

Cuarto Creciente

En el hemisferio sur, aunque la fase de la Luna sea la misma que en el hemisferio norte, se observa invertida (es decir, D menguante, o decreciente, y C creciente). En la zona ecuatorial se observa más bien recostada.

Es la fase más propicia para cultivar los terrenos arenosos, limpiar las hojas, podar, abonar y plantar cualquier variedad de planta de flor.
Las plantas abonadas y cuidadas en esta etapa crecen más rápidamente.
Es poco recomendable regar las plantas de flor.

Durante esta fase la savia asciende desde las raíces hasta la parte superior de la planta. Si siembra durante
esta fase el desarrollo será más rápido, el follaje crecerá mucho más que las raíces. Por eso sería buena idea favorecer el desarrollo de éstas. También es más común que las plantas sean menos resistentes a las enfermedades o plagas.

Cuarto Menguante

Podemos quitar las hojas marchitas.
Regar por abajo la planta de flor y pulverizar la planta de hoja verde.
Es la mejor fase para realizar trasplantes y acabar con los insectos y las malas hierbas.
Es recomendable para sembrar las verduras que crecen bajo tierra.

Durante la luna menguante notaremos que la planta tiene más esplendor, y tanto es así que tiende a fructificar mucho más. Es un período en el que la savia desciende hacia las raíces.

Luna Llena

Invita a la recolección.
También es un buen momento para fertilizar las plantas y regar.
Trasplantar las plantas de interior.

En esta fase puede haber un aumento de las plagas. Además la savia se encuentra principalmente concentrada en el follaje de la planta, es por eso que este aece más rápidamente, aunque hay menos fructificación que en otras fases lunares.

La luna nueva y los cultivos: ¿Cómo afecta la luna nueva a la cosecha?

Dado que los rayos de la Luna disminuyen significativamente, no es te extrañar que las raíces o las hojas de las plantas crezcan a un ritmo más lento que en otras fases lunares. En la agricultura, puede decirse que es un periodo en el que la vegetación crece poco o nada.

Más bien, es un ciclo de reposo. Durante estos días, las plantas pueden adaptarse al medio sin sufrir ningún trastorno o daño derivado del estrés que este proceso puede llegar a producirle. Además, es la etapa perfecta para llevar a cabo ciertas tareas de mantenimiento en el jardín.

¿Y cómo podrás aprovechar la luna nueva?

Durante esta fase en la que el satélite está alejado de la Tierra, la savia de las plantas se encuentra concentrada en las raíces y existen una gran disponibilidad de agua en el suelo. Por consiguiente, una de las tareas más recomendadas es la del control de malezas.

Asimismo, en Luna nueva podrás realizar ciertas actividades de mantenimiento. Como te hemos dicho, es una etapa de reposo, por lo que podrás desempeñar aquellos trabajos que en otro momento pueden suponer un gran estrés para la planta.

Y las tareas que pueden hacer en luna nueva son por ejemplo las siguientes:

Abonar: abono de todo tipo de plantaciones.
Eliminar las malas hierbas. Si no sabes cómo hacerlo, en uno de nuestros artículos encontrarás todo lo que debes saber sobre este proceso tan vital para el jardín.
Eliminar las hojas marchitas de tus plantas.
Sembrar prados y céspedes, árboles de hoja redonda y hortalizas de raíz como por ejemplo las zanahorias o los nabos.
Podas.

El periodo de cuarto creciente:

Cuando nos encontramos en la etapa de cuarto creciente, la Luna aumenta la superficie y, por tanto, la visibilidad de esta es mayor. Durante esta fase lunar, este satélite se va acercando a la Tierra y como consecuencia su presión hacia nuestro planeta aumenta.

En estos días, la Luna tiene una forma muy característica, pues parece un círculo partido justo por la mitad. ¿Te suena verdad?

Los efectos de luna creciente en la cosecha:

Si con la luna nueva te contábamos que la savia de las plantas se encontraba en las raíces, durante cuarto creciente ésta comienza a subir hasta la parte superior de la vegetación.

Estos días significan que la luz lunar va en aumento y, por consiguiente, los cultivos sufren un crecimiento balanceado, siendo el follaje y las raíces las partes más afectadas.

¿Y qué tareas puedes hacer en cuarto creciente?

Como en esta fase lunar la vegetación crece a un ritmo más elevado que en la anterior (luna nueva), debes favorecer el desarrollo de la vegetación. Además, puedes llevar a cabo lo siguiente:

Podar los árboles enfermos y los árboles frutales que verán mejorado su rendimiento y su fructificación.
Cultivar los campos y terrenos que se caractericen por tener sustrato arenoso.
Sembrar flores y hortalizas de hoja como la lechuga, la acelga o la espinaca. También se recomienda realizar la siembra uno o dos días antes de que comience esta fase.
Realizar injertos, pues el enraizamiento tiene más probabilidades de tener éxito. Las condiciones son propicias asique no pierdas la oportunidad de aprovechar la luna creciente para esto.
Y un último consejo ¡evita regar las plantas con flor!

Luna llena, los rayos aumentan:

Quizás sea la fase más espectacular de todas. La Luna llena se produce cuando la concavidad de la parte luminosa del satélite logra verse en su totalidad, formando así un círculo completo. Es la fase que marca justo la mitad del mes lunar.

¿Qué consecuencias tiene la luna llena en los cultivos?

En este periodo, los rayos de la Luna van en aumento. Como consecuencia, las hojas de las plantas se desarrollan rápidamente, sin embargo, las raíces crecen a un ritmo menor pues la savia ya no se concentra en ellas. En estos días, la vegetación cuenta con una mayor cantidad y mayor movimiento interno de agua y savia. Esta última está en el follaje y es por ello que el desarrollo de esta parte es mayor.

Y aunque todo pueda parecer positivo, no lo es. En luna llena las plagas suelen proliferar más que en otras fases lunares.

¿Cómo aprovecho el efecto de la luna llena?

Dado que durante esta etapa la savia de las plantas se concentra (en su mayoría) en el follaje y que, además, hay una gran disponibilidad de agua, las actividades de agricultura y jardinería recomendadas guardan estrecha relación con las hojas.

Algunas son:

Cosechar frutos y hortalizas de hoja (lechuga, espinacas, etc.) pues así conseguirás un mayor volumen de follaje, que es lo que verdaderamente interesa este tipo de vegetación.
Plantar especies que se mantengan verdes durante todo el año, es decir, plantas de follaje perenne.
Trasplante: si el trasplante se realiza durante luna llena, la vegetación tenderá a crecer rápido y a producir, como no, un mayor volumen de hojas.
Propagación vegetativa: si usas estacas para la propagación vegetativa, te recomendamos que no las cortes en esta fase lunar. ¿Por qué? Porque al tratarse de un periodo de gran disponibilidad acuosa, las hormonas fundamentales para el enraizamiento y que se encuentran incluidas en el agua estarán muy diluidas. Por tanto, la emisión de las raíces no se estimulará correctamente. Además, los líquidos saldrán y tu cosecha podría deshidratarse.

Cuarto menguante, la fase de menos actividad:

Cuarto menguante es la fase lunar “contraria” al cuarto creciente. Durante estos días, la Luna empieza a disminuir su visibilidad (recordarás que en luna creciente el efecto era el opuesto). Esta etapa se produce antes de luna nueva y después de luna llena. La apariencia del satélite es de un semicírculo decreciente.

La influencia de la luna menguante en el cultivo:

El cuarto menguante es sinónimo de menos actividad. La luz lunar va disminuyendo a medida que pasan los días, la savia de las plantas comienza a desplazarse hacia las raíces para finalmente concentrarse en ellas.

¿El resultado? Un crecimiento lento del follaje y un aumento en el desarrollo de la parte inferior de la vegetación. La luna menguante es, junto con el cuarto creciente, el periodo ideal para la adaptación de las especies al medio.

La disminución de la luz de la Luna, los movimientos inferiores de la savia y el lento crecimiento del follaje hacen que durante esta etapa los mejores trabajos de jardinería (o al menos los más recomendados) sean los siguientes:

Sembrar hortalizas de raíz como por ejemplo el nabo o la zanahoria. Recuerda, la savia de las plantas se concentra en sus raíces.
Eliminar las hojas marchitas
Regar por abajo las plantas con flor y pulverizar aquellas que tengan un follaje verde (perenne).
Es la fase lunar perfecta para llevar a cabo trasplantes, pues la cosecha no sufrirá demasiado.
Abonar el suelo de la plantación.
Plantar árboles de hoja larga.

A continuación les ofrecemos un Video Tutorial sobre La siembra con Fases de la Luna! que lo disfruten!

Fuente: https://wormsargentina.com/

Catalina Zimmermann

Fotógrafa, le encanta leer y escribir sobre temas ambientales y, por esta razón, ha estado escribiendo para "El Horticultor" desde 2018.