Es común que algunas personas cultiven pequeños huertos en sus balcones o patios traseros. Gracias a esto pueden adquirir diversos alimentos como tomates, albahacas o zanahorias. Sin embargo, una familia californiana ha convertido el cultivo hogareño en toda una forma de vida.

Cuando la casa es el huerto

La familia Dervaes, al igual que muchas otras, disfrutaba de pasar tiempo en casa y realizar distintas actividades que servían como pasatiempos. Sin embargo, Jules Deavers, padre de la familia, notó que una de sus actividades favoritas podía convertirse en un estilo de vida sostenible y saludable.

Agricultura en el patio trasero, una nueva filosofía familiar

Photo: The Urban Homestead.

Los Dervaes plantaban y cultivaban distintas hortalizas en su patio. Como las cosechas solían ser buenas, el pequeño huerto creció hasta abarcar todo el patio trasero de su modesta casa, ubicada en Pasadena, California, EE.UU. Con el tiempo, notaron que su huerto no solo era un pasatiempo, sino que era una opción sostenible y alternativa a las grandes cadenas de supermercados, donde solían adquirir sus alimentos.

Agricultura en el patio trasero, una nueva filosofía familiar

Photo: The Urban Homestead.

Jules, un veterano de la Guerra de Vietnam, junto con sus hijos Jordanne, Anais y Justin van a la cabeza de una tendencia que cada vez gana más adeptos en todo Estados Unidos. Para Jules, la agricultura urbana “Es una forma de vida, ajena al consumismo y la rapidez que caracterizan al mundo actual. Es una vuelta a los valores de nuestros antepasados”.

Anualmente, la familia Dervaes cultiva entre 2.000 y 2.700 kilogramos de comida completamente orgánica, que venden a restaurantes locales y pequeños supermercados.

Agricultura en el patio trasero, una nueva filosofía familiar

Cultivar en el hogar, un proceso de aprendizaje

Jules Dervaes, aunque disfruta del éxito que ha tenido en su proyecto de cultivo de alimentos, admite que “Hace falta perseverancia” y que “Es mejor empezar poco a poco y no rendirse ante los contratiempos”. Dervaes reconoce que el proceso de expandir su huerto no fue fácil, y que uno de sus mayores problemas ha sido la prolongada sequía que afecta el Estado de California.

También te puede interesar:  Dos años de acampe contra Monsanto en Malvinas

A pesar de los contratiempos, los Darvaes siguen abriendo su huerto a quien desee visitarlo. Además de sus hortalizas, también ofrecen recorridos por su patio trasero, funciones de cine y pequeños festivales de música tradicional.

Agricultura en el patio trasero, una nueva filosofía familiar

El bienestar alternativo

Según Jules Dervaes, su huerto “no es un hobby, es un proyecto para las generaciones futuras y una cuestión de supervivencia”. Para este veterano, es importante que los jóvenes se interesen por las habilidades de cultivo básicas, asegurando que más que una forma divertida de pasar el tiempo, son una necesidad.

Agricultura en el patio trasero

La “Revolución Casera” de los Dervaes ha estado en pie desde el año 2001, y a pesar de las dificultades, los miembros de esta familia esperan seguir disfrutando de su granja urbana durante muchos años más. Lo positivo de todo, es que cada vez más familias se interesan en este estilo de vida.

Agricultura en el patio trasero, una nueva filosofía familiar

En su patio trasero ahora también tienen patos y gallinas, que crían de forma natural y orgánica. Debido a esto, desean seguir recibiendo en su hogar a miembros de la comunidad interesados en su forma de vida, e inspirar a quienes quieran crear sus propios huertos sustentables.

 

Agricultura en el patio trasero

La casa de la familia Dervaes desde una vista aérea.