Más que acciones puntuales, Florianópolis, capital de Santa Catarina, Brasil, prioriza la consolidación de las políticas públicas a favor de una ciudad más sostenible. El último proyecto en este sentido es el que prohíbe el uso y almacenamiento de pesticidas, aprobado el martes pasado (24).

La ley crea una «zona libre de pesticidas» en todo el municipio y es válida para las prácticas agrícolas, ganaderas, extractivistas y de gestión de recursos naturales. El objetivo es fomentar los insumos biológicos y naturales, al tiempo que sensibiliza a la población sobre los riesgos e impactos de los pesticidas.

El proyecto de ley también prevé fomentar el desarrollo de la producción rural orgánica, sostenible y agroecológica, alentando el cooperativismo y el asociativismo en la producción y comercialización de productos agroecológicos, creando incentivos fiscales para los productores rurales para la transición a la producción libre de pesticidas, y alentar la prevención y restauración de recursos hídricos y suelos.

Los insumos ya regulados para la producción orgánica pueden utilizarse como alternativa. Para esto, deben tener en su composición «solo productos permitidos por la ley y registrados bajo el nombre de productos fitosanitarios para la agricultura orgánica», dice el texto del proyecto.

La ley también establece excepciones: el uso de pesticidas está permitido en la «aplicación de prevención, detección temprana, control y erradicación de especies exóticas invasoras, así como con fines de restauración ambiental».

El Poder Ejecutivo Municipal será responsable de la supervisión, así como de la aplicación de multas y sanciones.