En términos de prevención de una catástrofe climática, Irlanda se posicionó como el peor país de Europa en el 2018, obteniendo el último lugar en el ranking del Índice de Rendimiento del Cambio Climático. El obvio peligro que conlleva esta posición despertó una alarma en el pueblo y el gobierno irlandés, que al fin decidió tomar cartas en el asunto. Con un objetivo ambicioso, Irlanda se propone dar pelea al cambio climático.

El Plan de Acción Climática irlandés apunta a plantar 440 millones de árboles para el 2040, a un ritmo de 22 millones cada año. Además de la reforestación, adjunta proyectos de inversión en energías renovables, impuestos al carbono, y modificaciones en el uso de la tierra; intentando últimamente llegar a cero emisiones para el 2050. De acuerdo a la portavoz del Departamento de Comunicaciones, Acción Climática de Irlanda y Medio Ambiente “El plan se compromete a ofrecer una expansión de la plantación forestal y el manejo del suelo para garantizar que la reducción del carbono por el uso de la tierra se realice durante el período 2021 a 2030 y en los años posteriores”.

Irlanda tiene en la actualidad un 11% de su territorio cubierto por bosques (solía ser solamente 1% en 1900), pero espera llegar a una cobertura del 18%. Además del volumen y el lapso de tiempo para cumplir con el objetivo, se ha determinado que por cada hectárea forestada hayan 2500 coníferas o 3300 árboles de hoja ancha. También se decidió que en el total de los árboles plantados, un 70% serán coníferas.

El proyecto, que fue anunciado por las autoridades en Junio pero se terminó de detallar hacia el final de Agosto ya ha recibido oposición por parte de grupos de agricultores y habitantes de áreas rurales. El problema radica en la cesión de terrenos para reforestar que solicitó el gobierno; serán los campesinos quienes otorguen las 8000 hectáreas al año para los nuevos bosques. A la resistencia al plan se suman los escépticos que aseguran que no es necesario plantar los árboles (ni hacer la significativa inversión millonaria); sino más bien dejar a la tierra sin perturbaciones, y que sea ella misma quien vuelva a su estado salvaje. Otras voces han agregado que las especies plantadas deben ser nativas, para adaptarse mejor al ambiente y a los ecosistemas autóctonos. Actualmente el gobierno irlandés se encuentra trabajando en soluciones que permitan el avance sin accidentes del proyecto forestal.

 

A modo de catalizador, un artículo publicado en la revista Science en Julio aseguraba que la manera más efectiva de solucionar el problema del cambio climático sería plantar 500 billones de árboles. Sin embargo, esta medida no sería suficiente. Hacen falta determinar políticas de estado que fomenten la protección ambiental, el comercio conciente y la utilización de energías limpias. Además de esto, debemos tener presente que resulta cada vez más urgente actuar para detener el consumo desmedido de recursos naturales. Conforme a esto el gobierno dijo “En tiempos donde deberíamos estar reduciendo radicalmente nuestra dependencia de carbono, las emisiones de gases invernaderos de Irlanda han estado aumentando rápidamente. Actualmente dependemos en un 85% de combustibles fósiles. […] Debemos cambiar la forma en que calentamos nuestros hogares, como viajamos y cómo obtenemos energía”.

Como respaldo a estas declaraciones, en el plan de acción también se plantea eliminar los plásticos no reciclables mediante un aumento de impuestos en su producción, prohibir los plásticos de uso único, establecer sistemas donde cada vivienda genera su propia energía, instalar estaciones de carga que faciliten el uso de automóviles eléctricos (para finalmente prohibir la venta de vehículos que utilicen derivados de petróleo), sumar ciclovías; y en general, imponer reglas más severas sobre aquellos sectores que no hagan avances en la lucha de cuidado ambiental.

Aparentemente los gobiernos mundiales (otros que se han sumado a la reforestación son Escocia, Etiopía, India, etc) están notando la necesidad de implementar normativas de protección del medio ambiente, y con suerte avanzaremos hacia un futuro más sustentable. Es gracias a acciones como éstas que podemos vislumbrar un rayo de esperanza para nuestro planeta y para las futuras generaciones que lo habiten.

Dejamos una infografía publicada por el Department of Communications, Climate Action and Environment con los objetivos principales…

Irlanda plantará 440 millones de árboles para combatir el cambio climático
Objetivos plan de acción climática de Irlanda entre 2021 – 2030.