Yacouba Sawadogo, el agricultor que detuvo el avance del desierto

Se negó a abandonar su tierra debido a la sequía y, combinando técnicas agrícolas antíguas, convirtió el desierto en un bosque.

 

Entre todos los habitantes de la Tierra existen algunas personas con el ingenio suficiente para idear formas de mejorar la vida de los más desfavorecidos. En sus comienzos en 1974, le tomaban por loco. Campesino burkinés, Yacouba Sawadogo se asignaba entonces la misión de replantar su región, reintroduciendo el Zaï: un método de cultivo tradicional olvidado. Su meta: restaurar la agricultura en unas tierras áridas afectadas por la desertificación. 40 años más tarde, la técnica floreció y fue aplicada en 8 países del Sahel. Más de 3 millones de hectáreas de tierras burkinesas estériles han sido rehabilitadas.

 

Sawadogo y las tierras recuperadas

 

Llamado Zaï, el método consiste en cavar hoyos de unos 20 centímetros para depositar estiércol y compost al lado de las semillas.

 

Reviviendo el bosque con técnicas antiguas

Sin acceso a herramientas modernas ni estudios, comenzó a usar una antigua práctica agrícola africana llamada zai, que conduce al crecimiento del bosque y a la mejora de la calidad del suelo. Poco a poco, la tierra estéril se transformó en un bosque de cuarenta hectáreas que contiene más de 96 especies de árboles y 66 tipos plantas, muchas de las cuales son comestibles y medicinales, así como una serie de animales.

«Thomas Sankara (quien fue presidente de Burkina Faso entre 1983 y 1987) lanzó un llamamiento para desarrollar iniciativas para detener el avance del desierto – relata Sawadogo – y cuando vino a ver mi trabajo, me preguntó qué técnica yo estaba usando y le dije que era zai. Por eso también me conocen como Yacoub Zai «.

El hombre que detuvo el desierto, documental

Después de embarcarse en un trabajo tan innovador en el semiárido desierto africano, Sawadogo apareció en un documental de 2010, The Man Who Stopped the Desert, que se hizo famoso en todo el mundo. Además, se le otorgó el Premio Right Livelihood Award, ampliamente conocido como el «Premio Nobel alternativo» en 2018, «por convertir tierras áridas en bosques y demostrar cómo los agricultores pueden regenerar su suelo con el uso innovador del conocimiento indígena y local».

La increíble historia del hombre que detuvo el avance del desierto

La técnica que utiliza, zai, también se ha extendido a la vecina Mali, y la enseña a las muchas personas que vienen a aprender de él. «Quiero diseñar un programa de capacitación que será el punto de partida para muchos intercambios fructíferos en toda la región y hay tantos agricultores de aldeas vecinas que me visitan para obtener consejos sobre semillas de buena calidad para plantar», dice Sawadogo. «Elegí no guardar mis métodos de cultivo como secretos para mí».

La increíble historia del hombre que detuvo el avance del desierto

Hoy, Sawadogo enfrenta serios problemas desde varios sectores. El norte de Burkina Faso se ha vuelto cada vez más volátil debido a las incursiones de grupos yihadistas y al conflicto entre comunidades, que han provocado ataques insurgentes y disturbios sociales. Un proyecto de expansión en el área ha ocupado una porción considerable del bosque que pasó años cultivando: se han construido casas en su tierra, con poca compensación ofrecida. Además, toda la familia está en guardia para proteger el área de las personas que desean robar madera.

Sin embargo, el mensaje del agricultor sobre el futuro del medio ambiente y la conservación sigue siendo profundo. «Si cortas diez árboles al día y no siembras ni siquiera uno al año, nos dirigimos a la destrucción».

Técnica de cultivo Zai

 


La película desafía la noción de que África necesita ayuda externa para resolver sus problemas.

“Tenemos que dejar de enseñar y contar, y en lugar de eso empezar a aprender y escuchar lo que los agricultores tienen que decir”, dice el Dr. Chris Reji (Universidad de Ámsterdam ) un experto en agua y conservación de la tierra desde el Centro de Cooperación Internacional.

Según Chris Reij el impacto positivo del trabajo de Yacuoba en la conservación del suelo es superior al trabajo nacional e internacional combinado.

Yacouba Sawadogo y Chris Reij
Yacouba Sawadogo y Chris Reij

Para mi esta experiencia es única y demuestra una vez mas como las personas individualmente pueden conseguir mucho si en vez de quedarse a esperar que se mueva el gobierno, toman la resolución de los problemas en sus propias manos.

 

Martín Reid

Apicultor, experto en sostenibilidad, apasionado por los huertos, el cultivo de alimentos orgánicos y las hierbas medicinales. Escribe para "El Horticultor" desde 2014.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *