Un agricultor burkinés ha conseguido volver fértiles más de tres millones de hectáreas de tierras desérticas

el hombre que paro el desierto - FOTO

Entre todos los habitantes de la Tierra existen algunas personas con el ingenio suficiente para idear formas de mejorar la vida de los más desfavorecidos. En sus comienzos en 1974, le tomaban por loco. Campesino burkinés, Yacouba Sawadogo se asignaba entonces la misión de replantar su región, reintroduciendo el Zaï: un método de cultivo tradicional olvidado. Su meta: restaurar la agricultura en unas tierras áridas afectadas por la desertificación. 40 años más tarde, la técnica floreció y fue aplicada en 8 países del Sahel. Más de 3 millones de hectáreas de tierras burkinesas estériles han sido rehabilitadas.

Sawadogo y las tierras recuperadas

Rendimientos cuadruplicados

 

Llamado Zaï, el método consiste en cavar hoyos de unos 20 centímetros para depositar estiércol y compost al lado de las semillas. Después de tres años de experimentación con diversas técnicas, el treintañero obstinado de entonces cree firmemente en las promesas del Zaï. Y acertará. Desde las primeras lluvias, el resultado es evidente. Los rendimientos se multiplican por dos, hasta por cuatro. Yacouba tiene éxito ahí dónde la máquina de la ayuda al desarrollo lucha desde hace décadas. Lejos de enorgullecerse de este éxito, coge su moto y se va a recorrer los caminos de Burkina Faso para enseñar el Zaï a los agricultores.

Técnica de cultivo Zai

En 2010 el cineasta Mark Dodd creó un documental basado en el experimento de Yacuoba llamado “The man who stopped the desert” cuyo tráiler publicamos a continuación.

La película desafía la noción de que África necesita ayuda externa para resolver sus problemas.

También te puede interesar:  Fascinante proyecto convierte un basurero en un “oasis verde”

“Tenemos que dejar de enseñar y contar, y en lugar de eso empezar a aprender y escuchar lo que los agricultores tienen que decir”, dice el Dr. Chris Reji (Universidad de Ámsterdam ) un experto en agua y conservación de la tierra desde el Centro de Cooperación Internacional.

Según Chris Reij el impacto positivo del trabajo de Yacuoba en la conservación del suelo es superior al trabajo nacional e internacional combinado.

Yacouba Sawadogo y Chris Reij
Yacouba Sawadogo y Chris Reij

Para mi esta experiencia es única y demuestra una vez mas como las personas individualmente pueden conseguir mucho si en vez de quedarse a esperar que se mueva el gobierno, toman la resolución de los problemas en sus propias manos.

 

“Todo hombre tiene ante sí un problema, al que todos consideran inexorable. Ese desafío puede ser tan grande que lo consuela la resignación.

Sin embargo, una dosis de locura unida a una idea, sostenida con persistencia, es capaz de librar esa batalla otrora perdida. Ese es el combate que presentan los transgresores, los locos que viven sus convicciones con determinación. Cuando la contienda finaliza, son considerados héroes. Ya no les importa el tamaño de la resistencia ni el tiempo transcurrido. Esos seres especiales han podido vibrar con sus sueños durante toda la travesía”.

 

Comentarios de Facebook