Después de que Madrid prohibió la circulación de coches en el centro de la ciudad, Oslo, Noruega, decidió seguir el mismo ejemplo. Han puesto manos a la obra en cuanto a medidas para reducir la contaminación ambiental. Si una propuesta presentada por el gobierno es aprobada, a partir del 2019 los autos estarán prohibidos en el centro de la ciudad

Hasta la implantación, el municipio planea construir al menos 60 kilómetros de ciclovías y un aumento de la inversión en transporte público. De esta manera, la región tendrá acceso para peatones y ciclistas y el Gobierno cree que la medida impulsará el comercio y el Turismo.

En casos especiales, los coches pueden circular todavía en la región, tales como cuando hay una necesidad de transporte de personas con discapacidad y paraa establecimientos comerciales, en particular de carga y descarga. La ciudad cuenta con aproximadamente 600 mil habitantes y casi 350 mil coches -que deberán estar bien lejos del centro en los próximos años.

También producen energía limpia a partir de “basura”

Oslo, capital de Noruega, a diferencia de la mayoría de las ciudades del mundo es una ciudad que no sólo produce basura sino que la importa. Barcos con basura proveniente de Inglaterra, Irlanda e incluso de sus vecinos suecos llegan con sus fétidas toneladas a alguna de las muchas plantas industriales que transforman los residuos de nuestra era de consumo desmedido en energía eléctrica y calorífica.

Mientras los gobiernos del mundo comienzan a adoptar la apuesta por producir combustibles alternativos de manera sustentable, el curioso caso de Noruega permanece como un referente para cualquier estrategia de reciclaje a gran escala en el mundo.

También te puede interesar:  Vauban: la Ciudad que Recicla, genera energía, casi no hay coches y la gente es feliz