Un tejido libre de crueldad animal, libre de químicos tóxicos y biodegradable. Dos jóvenes mexicanos desafían la moda actual y demuestran que esta industria puede ser más sostenible. Lo mejor de todo, la innovación de Adrián López Velarde y Mars Cázarez provino de algo muy presente en el paisaje del país: el cactus.

 

Todo comienza con el cultivo de la especie Opuntia ficus-indica en la ciudad de Zacatecas, capital del estado homónimo. «Es una familia de cactus que no necesita riego, tiene espinas muy pequeñas y es resistente al frío, lo que nos permite garantizar una producción continua de materia prima durante todo el año»

Es López quien explica cómo funciona el proceso de hacer piel orgánica. “Cortamos las pencas maduras, sin matar la planta, para limpiarlas y triturarlas. Posteriormente, se secan al sol durante tres días consecutivos. El siguiente proceso es refinar la molienda a un nivel apropiado de pulverización. Luego, de este polvo, una proteína presente en el cactus se extrae mediante un método de congelación. Finalmente, se hace una mezcla (que patentamos) entre este extracto y el polvo de cactus, entre otros aditivos naturales que nos permiten hacer la conexión molecular entre la química orgánica y sintética, preservando el rendimiento, la estética y la calidad del material a ser fabricado «.

 

La mezcla obtenida a lo largo de este proceso se puede agregar al algodón o poliéster reciclado e incluso a una mezcla de estas sustancias; esto varía según las necesidades del cliente para «aumentar el contenido sostenible del producto final». Incluso los pigmentos también pueden ser de origen vegetal. El punto aquí es que la pareja pretende convertirse en proveedores importantes, abasteciendo a la industria de la moda, muebles, artículos de cuero en general e incluso a la industria automotriz.

Actualmente, la compañía del dúo, llamada Adriano de Martí, tiene dos hectáreas de cultivo, pero con una capacidad de expansión de hasta 40 hectáreas. El potencial de producción actual es de 500 mil metros lineales por mes de piel vegetal.

Para reemplazar el cuero animal, jóvenes mexicanos crean piel de cactus

De México al mundo

Adrián López y Marte Cázarez nacieron el mismo día, en el mismo mes y en el mismo año. Pero fue solo en Taiwán en 2011 que sus historias se cruzaron. El primero es de Aguascalientes y estudió Política Global y Economía en la Universidad de Tamkang en Taiwán, mientras que el segundo es de Culiacán, se especializó en Negocios Internacionales en Monterrey Technology y fue a la isla asiática para aprender chino.

De regreso en México, ambos con experiencia trabajando en la industria de la moda y muebles, decidieron unirse para desarrollar un material sostenible que cubriera las necesidades de estas industrias.

Después de dos años de investigación, varias pruebas y errores, finalmente, el julio pasado, se obtuvieron las primeras muestras exitosas del material. Nació la marca Desserto, un fabricante de piel de cactus orgánica libre de ftalato y PVC.

El producto es súper resistente y tiene una durabilidad mínima de 10 años. También se puede personalizar según el gusto y las necesidades de cada cliente en grosor, colores, texturas, soportes, resistencia a la rotura y a la tracción, flexibilidad, entre otras demandas del mercado.

Urgencia por cambios drásticos

Según el informe de la organización danesa Global Fashion Agenda, la industria de la moda ocupa el quinto lugar como la industria más contaminante del mundo. Además, su producción está interconectada con varias otras a través del consumo agrícola, ganadero, energético y de transporte. Es decir, el impacto en los recursos naturales es prácticamente incalculable. “Con las trayectorias actuales de producción y consumo, estas presiones se intensificarán en 2030 hasta el punto de amenazar el crecimiento de la industria misma. Para este año, se estima que el consumo de agua aumentará en un 50% y la generación de residuos en un 62% «, dijo Desserto en un comunicado.

Pero hablar de porcentajes puede dificultar ver la magnitud del problema: el aumento del 62 por ciento en los desechos representa un aumento de 57 millones de toneladas por año, esto en un mundo que genera 100 millones de toneladas de desechos que comúnmente se incineran o depositan en los vertederos.

La piel vegana se lanzó oficialmente en la exposición Lineapelle en Milán a principios de octubre. “La recepción de nuestro material ha sido muy positiva en todo el mundo. Confirmamos que las industrias tienen un interés genuino en contribuir al cuidado del medio ambiente. Actualmente estamos trabajando en proyectos importantes en las industrias de la moda, calzado, automotriz e incluso aeronáutica ”, dice López.