Transforman residuos plásticos en postes, para evitar la tala de millones de árboles

La empresa recicla más de 5000 kg de plástico por día desde su planta ubicada en Junín, Mendoza.

Cada poste reciclado se denomina Vidplast, recupera más de 10 kilos de residuo plástico y sus postes instalados recuperan cerca de 6.000 kilos de basura de este material por hectárea, evitando la tala de más de 300 árboles.

En cuanto a las características del material reciclado, los socios detallan que la fabricación de postes para viñas es elaborada con material plástico 100% reciclado, se producen sin uso de agua y son resistentes a las inclemencias climáticas, la humedad, los insectos y los productos químicos.

Están trabajando duro para cubrir una demanda interesante del mercado. Solo en Mendoza, se recambian 5 millones de postes de madera por año, lo que equivale a 1 millón y medio de árboles para cubrir esa demanda.

Madera Plástica nació  como resultado de la inquietud compartida de 3 socios de Junín: Carlos Arce, Pio De Amoriza y Leonardo Cano.

“Venimos de mundos laborales diferentes pero coincidimos en la preocupación por el plástico y la necesidad de reciclarlo. Por eso, con base en estudios de la UNCuyo e investigando a empresas que fabrican madera plástica en el mundo, analizamos la posibilidad de hacerlo aquí”, cuenta Leo Cano.

Tenemos un convenio con la Municipalidad de Junín, formamos parte de la planta de reciclaje que trabaja con ladrillos de PET y botellas plásticas que luego se destinan a la construcción de viviendas sociales. Recibimos material de todo tipo que normalmente no se recicla (restos de malla antigranizo, entre otros) y nuestro proceso permite hacerlo sin problemas. La idea es expandir esta iniciativa a otros municipios”, indica Cano.

La propuesta de Madera Plástica busca el triple impacto: económico, ambiental y social. Por eso, el interés no solo está puesto en reciclar plástico, sino evitar la tala de bosques y la contaminación del suelo.

Ellos están dispuestos a pensar en otros productos que se pueden fabricar, están dispuestos a innovar en sus productos para que sean de utilidad, que vuelvan a la comunidad y, fundamentalmente, que en este proceso productivo intervengan vecinos y vecinas, porque esto generaría un ingreso económico y es uno de los ejes de gestión que se está promoviendo.

Fuente:

https://ecocuyo.com/

https://maderaplasticamdz.wixsite.com/

 

 

 

Catalina Zimmermann

Fotógrafa, le encanta leer y escribir sobre temas ambientales y, por esta razón, ha estado escribiendo para "El Horticultor" desde 2018.