antibiótico ajo

El ajo es uno de los alimentos más utilizados como remedio casero por la riqueza de sus propiedades. Como es un alimento, se puede aprovechar sus beneficios incorporándolo en nuestros menús o de manera tópica a través de un ungüento de aceite de ajo.

Sus propiedades antibacteriales son conocidas desde la antigüedad. Y son efectivas hoy en día en cepas de bacterias respiratorias que han desarrollado defensas contra los antibióticos actuales. Es una cura natural contra neumonía, resfríos y otras infecciones como las de oído.

Anicilina: Un potente compuesto antibacteriano contenido en el ajo

Sin lugar a dudas, este principio activo presente en el ajo es el que brinda un mayor poder terapéutico, pero existen otros más que actúan en conjunción con ella y multiplican los beneficios para nuestra salud. Tal es el caso del ajoeno que se obtiene al disolverlo en agua o calentarlo.

Para aprovechar las propiedades de la anicilina al comer un diente de ajo, tienes que trozarlo y machacarlo antes de ingerirlo. Esto se realiza para que la aliínasa tome contacto con el oxígeno y se convierta en anicilina. Esto se confirmó en los resultados de estudios de laboratorio realizados por Chester J. Cavallito y John Hays Bailey, quienes además probaron que la acción de la anicilina como antibiótico es similar a la de la penicilina.

Es importante mencionar que este principio activo se puede extraer del ajo y se encuentra en el ungüento de aceite de ajo. Lo que es muy eficiente porque la anicilina tiene la capacidad de traspasar los capilares sanguíneos casi de manera instantánea.

Además, una parte de la anicilina es destruida en el estómago. Por lo tanto, si se sigue un tratamiento con el ungüento ingresa una mayor proporción de dicho principio activo a nuestro sistema circulatorio.

El ajo como un poderoso antibiótico y antifúngico

Luis Pasteur fue el primer científico en descubrir que las bacterias mueren en tomar contacto con el ajo. Los estudios continuaron y ahora se puede saber con certeza cuál es su acción real en bacterias muy patógenas como la salmonella y Staphylococcus. Según los estudios realizados por los doctores Arora y Kaur, el ajo tiene una acción casi inmediata sobre dichas bacterias.

También te puede interesar:  Remedios Naturales y hierbas medicinales para el Asma

El efecto del ajo sobre las cándidas es más eficaz que otros compuestos químicos, como la Nystatina. Entre las bacterias que pueden ser tratadas con el ungüento de aceite de ajo de manera eficiente se encuentran las gram positivas y negativas, helicobacter pylori y el moho Asperfillus.

El ajo también es un fuerte antiparasitario, según lo han demostrado los estudios presentados por los dores D. Mirelman y S. Ankri. Entre los parásitos que pueden ser eliminados con el aceite de ajo se encuentran los siguientes: Giardia intestinalis, Leishmania sp, Loa loa, Trypanosoa brucei y otros más.

Propiedades anticancerígenas del ajo

Según los estudios comparativos presentados por la dra. Dominique Boivin, las crucíferas pueden lograr disminuir el crecimiento y multiplicación de algunos tipos de células cancerosas. Mientras que el ajo, logra tener el mismo efecto en la mayoría de tipos de cáncer conocidos.

como usar el ajo como antibiotico?

El sistema cardiovascular también se ve beneficiado por las propiedades del ajo

Los eritrocitos presentes en nuestra sangre transforman los alilos del ajo en ácido sulfídrico. Este ácido es un vasodilatador que permite reducir la presión arterial y favorece al traspaso de oxígeno y nutrientes a las células.

Otro efecto de los metabolitos sulfurosos presentes en el ajo es la reparación de los tejidos dañados del corazón a causa de infartos. Básicamente todo nuestro sistema cardiovascular se ve beneficiado con las propiedades del ajo porque es antioxidante, vasodilatador, inhibidor de la adhesión leucocitaria, favorecedor de la respiración mitocondrial e inductor de apoptosis en células cancerígenas.

Esto se ha demostrado en varios estudios, uno de ellos es el realizado por el Dr D.J. Lefer en el 2016.

Otros grandes beneficios que el ajo aporta a nuestra salud

El aceite de ajo tiene la propiedad de bajar el nivel de glucosa y subir el de insulina en sangre. Además, puede minimizar los valores de colesterol total, triglicéridos, urea, ácido úrico, creatinina y transaminasa AST y ALT. Según los numerosos estudios publicados de este tema, uno de ellos tiene como autora a la Dra Martha Thomson

Cómo preparar el ungüento de aceite de ajo

Para preparar este ungüento en tu hogar necesitas 5 dientes de ajo frescos y pelados, 2 cucharadas de aceite de oliva y 3 de aceite de coco. Comienza calentando un poco el aceite de coco para que esté licuado y agrega el aceite de oliva.

También te puede interesar:  Propiedades de la Plata Coloidal

Corta o machuca los dientes de ajo y colócalos en la preparación anterior. Espera por 30 minutos y cuela separando los trozos de ajo. Deja una hora más en reposo y luego notarás que tiene un aspecto de pegamento.

Usos diarios del ungüento de aceite de ajo

Este remedio casero es muy eficiente para los resfríos, y la manera de usarlo es muy simple. Puedes colocar una gota en la base de las fosas nasales o frotarlo en el pecho para aliviar los síntomas de tos.

La caída del cabello puede tratarse eficazmente con este ungüento, para ello tienes que masajear el cuero cabelludo y luego lavar con el champú regular.

Como fungicida este ungüento es fenomenal, especialmente para tratar el pie de atleta, para ello, solo necesitas aplicarlo en la zona afectada.

Estos son algunos de los beneficios que el ungüento de aceite de ajo aporta a nuestra salud y no es peligroso para niños.