¿Alguna vez has oído hablar de la planta que se parece a un colibrí?

La naturaleza es increíble. Hay flores que parecen orejas de conejo, plantas que pueden comer insectos y plantas que atraen específicamente mariposas y colibríes a su jardín botánico. Pero, ¿Alguna vez has oído hablar de una planta que en realidad se parece a un colibrí?

Conocida por los nombres comunes de pájaro verde o pájaro real, la Crotalaria Cunninghamii es originaria del norte de Australia. Parte de la  familia de las leguminosas, la flor verde del pájaro está relacionada con plantas herbáceas como garbanzos, soja y alfalfa. Se encuentra principalmente en dunas de arena inestables y en comunidades Mulga, que son grupos de plantas que «capturan, retienen y reciclan sedimentos preciosos, nutrientes y agua», según el Departamento de Medio Ambiente y Conservación Australiano.

 

 

La flor, que lleva el nombre del botánico de principios del siglo XIX, Allan Cunningham, es un arbusto perenne que puede crecer hasta dos metros y medio de altura. Presenta ramas peludas o lanosas y un follaje verde opaco que parecen colibríes para el ojo humano. Las hojas en forma ovalada crecen junto a las flores de guisantes verdosas que están veteadas de finas líneas negras. A primera vista, la flor parece un pájaro con el pico unido al tallo central de la cabeza de la flor.

Además de verse hermosa, la planta también tiene propiedades medicinales. Según la Sociedad Australiana de Plantas Nativas, se sabía que los aborígenes usaban la savia de la planta y las flores verdes para tratar las infecciones oculares.

Mirando directamente a toda la planta, es como si una docena de colibríes verdes se reunieran para disfrutar de una fiesta de néctar de flores, bellamente suspendida en el aire. Y cuando sostiene una de estas flores en sus manos, es fácil pensar que es real.

 

 

Catalina Zimmermann

Fotógrafa, le encanta leer y escribir sobre temas ambientales y, por esta razón, ha estado escribiendo para "El Horticultor" desde 2018.