El plátano es muy producido en Brasil, siendo las regiones nordeste, sudeste y sur las mayores productoras. Es difícil ir a una feria y no encontrar esa fruta tan deliciosa. Y además de la fruta, es posible aprovechar su cáscara para hacer abono orgánico. ¡Y eso es lo que vamos a aprender hoy!

El abono del plátano es rico en potasio y fósforo, nutrientes óptimos para el suelo y para el desarrollo de plantas. Entonces, comience guardando las cáscaras de los plátanos que vaya a comer.

ingredientes:

  • 5 cáscaras de plátano;
  • 1,5 litros de agua;
  • 1 botella de plástico (con capacidad de 1 litro);
  • 1 cacerola.

Pique las cáscaras en pedazos pequeños y colóquelos en una olla con 1 litro de agua. Lleve la olla al fuego durante 15 minutos. Al final del tiempo, apague el fuego y deje que el agua se enfríe.

Usted se dará cuenta de que parte del agua habrá desaparecido. Esto porque, la cáscara del plátano absorbe bastante agua durante la cocción. Otra cosa que se dará cuenta es que el agua ha ganado un color pardusco, lo que es normal debido a la corteza del plátano.

Cuando el agua esté fría, cuele y guarde en un recipiente. Las sobras de cascara puede añadirlas a su abono. Ahora agregue a esa agua 500 ml  más de agua y guarde en una botella de plástico.

En el momento usar se debe mezclar en las proporciones siguientes: 1 parte de fertilizante a 5 partes de agua . Y haga la fertilización sólo una vez por semana.

Este abono es óptimo para cuando las plantas están empezando a florecer.