La puesta en marcha de macetohuertos, desde una humilde botella reciclada ubicada en el alféizar de la ventana hasta una exuberante azotea totalmente cultivada, aportan innumerables beneficios a la calidad de nuestras vidas.

En función de su ubicación, forma, dimensión y materiales constructivos, contribuyen, en mayor o menor medida, a:

Producir alimentos de calidad.

Incrementan nuestra soberanía alimentaria, mejorando el control sobre los alimentos que consumimos, reduciendo la dependencia del exterior.

Nos ayudan a complementar nuestra dieta con otras frutas, hortalizas, hierbas aromáticas y medicinales que no están disponibles en los comercios. Además, tenemos la posibilidad de producirlos de forma Ecológica y si somo manitas, podremos hacerlo con bajo costo, permitiéndonos ahorrar algo de dinero en la alimentación.

macetohuertos

Dar uso a un espacio infrautilizado y generar ocio.

No solo produciremos alimentos. Un macetohuerto es un espacio que puede tener otros usos, pudiendo utilizarse como espacio de reunión, lectura, reposo o donde tomar el sol.

También podemos montar una pequeña cocina para aprovechar in situ las cosechas, o simplemente ver una buena película en las calurosas noches veraniegas. Las posibilidades son múltiples.

Mejorar el clima urbano.

Contribuyen a la disminución del calentamiento atmosférico, humedeciendo el ambiente urbano, con lo que se crea, consecuentemente, un clima más agradable.

Proteger los hogares frente al ruido.

Mejoran la insonorización de las casa, pudiendo aportar una protección eficaz en entornos muy ruidosos.

Ahorrar energía.

Aportan un aislamiento térmico interesante, reduciendo el consumo energético de las casas y edificios.

Mejorar el reciclado doméstico.

Mediante el compostaje podremos aprovechar los restos orgánicos de la cocina, provengan de frutas y hortalizas que compremos o procedentes de nuestro propio macetohuerto. También podemos recuperar el agua de lluvia, que es mejor para el riego. Si usamos jabones suaves, la aguas grises de lavar la ropa o en el fregadero también pueden llevar a utilizarse. Finalmente, el reciclado de envases, pallet, etc. ayudará a reducir el impacto sobre el medio ambiente.

Recuperar espacios verdes.

Compensan, en cierta medida, el espacio verde natural perdido a causa de la urbanización, proporcionando una hábitat natural alternativo para animales y plantas, haciendo el mundo un poco más habitable.

Pablo José

www.elmacetohuerto.net/

Visto en Revista Brotes