El Banco Europeo de Inversiones acordó eliminar gradualmente su financiamiento multimillonario para combustibles fósiles en los próximos dos años para convertirse en el primer «banco climático» del mundo.

El banco terminará su financiamiento de proyectos de petróleo, gas y carbón después de 2021, una política que hará que el brazo de préstamos de la UE sea el primer prestamista multilateral en descartar financiamiento para proyectos que contribuyen a la crisis climática.

La decisión de detener el flujo de capital hacia proyectos de combustibles fósiles ha sido bien recibida por los grupos verdes como un paso importante hacia el objetivo de la UE de ser neutral en carbono para 2050.

Además, aumentará la financiación de la producción descentralizada de la energía, el almacenamiento innovador y la movilidad eléctrica, concederá financiación a redes esenciales para nuevas fuentes de energía como la eólica y solar, reforzará las interconexiones transfronterizas e incrementará el impacto de las inversiones para impulsar la transformación energética fuera del bloque.

Los activistas medioambientales estiman que el BEI entregó € 6.2 millones por día a las compañías de combustibles fósiles entre 2013 y 2018.

El BEI entregó uno de los préstamos más grandes de Europa al Trans Adriatic Pipeline (TAP), que llevará el gas Caspio a Europa, y ha financiado planes de la empresa de servicios públicos polaca PGE para construir dos centrales eléctricas de gas.

 

https://www.theguardian.com/environment/2019/nov/15/european-investment-bank-to-phase-out-fossil-fuels-financing