El Método más simple de compostaje: El Pozo con Tapa

EL METODO QUE AQUÍ PRESENTAMOS PRETENDE SER UNA SOLUCION PARA LA AUTOGESTIÓN DOMICILIARIA DE TODOS LOS RESIDUOS BIODEGRADABLES QUE SE GENERAN EN EL HOGAR. Pero también puede ser usado perfectamente para producir un compost específico, utilizando más de un pozo en simultáneo, y dejando uno para compostar particularmente lo que deseemos…

¿En qué consiste el Método PCT?

El sistema comienza en el momento mismo que estamos haciendo algo en la cocina, generando residuos alimenticios. Debemos contar con un recipiente pequeño, con tapa, ubicado bien cerca y cómodo sobre la mesada de la cocina, tiene que quedar prolijo y ser más cómodo que ir a tirar ese residuo al cesto de basura, luego nos acostumbramos a poner ahí cada residuo que vamos generando, todos los miembros de la familia.


Es importante que sea pequeño para que sea vaciado con frecuencia, y así evitar olores y moscas en la cocina.

Aquí les presentamos el “método PCT (pozo con tapa)”, Que consta simplemente de un pozo con una tapa adecuada, como su nombre lo indica.

El diámetro del pozo debería ser similar al diámetro del agujero interno de la tapa. La tapa puede realizarse de varias maneras, aquí le mostramos una técnica fácil de hacer, con media cubierta de auto, una tapa que calce bien en el borde interior, en este caso fue hecha con la tapa de un balde de 20 litros, una bisagra, y una barra.

La profundidad del pozo viene más bien dada por las herramientas que tengamos, sea una pala común, pala vizcachera, un barreno, o una hoyadora automática. Puede tener más de un metro si la herramienta lo permite. Un pozo de 70 cm de profundidad por 30 cm de diámetro, dura unos 60 días para una familia tipo de 4 personas. Un pozo de 1,5 metros puede durar más de 4 meses… pero cada caso dependerá de los hábitos alimenticios familiares, la temperatura, la humedad y el tipo de suelo.

Resaltamos que es muy importante que la tapa interna apoye bien sobre su base en la cubierta, y que del lado externo insertemos un poco la cubierta en la tierra, o hagamos un cordón de tierra para evitar el ingreso de moscas ni roedores. Esto evita tener que realizar coberturas diarias con tierra después de cada descarga, como requieren otros métodos convencionales.


Cuando el pozo se está por llenar (que falten unos 5 cm para llegar al nivel de superficie), simplemente hacemos otro pozo nuevo al lado, a unos 20 cm como mínimo para que no se desmorone, y a no más de un metro. A esta distancia no hace falta agregar inóculos de bacterias o lombrices, porque estas migran a través de la tierra. Los inóculos aceleran el proceso ya que se trata de biota seleccionada de alta performance. cuando está hecho, simplemente mudamos la tapa al pozo nuevo, rodeamos la cubierta con un poco de tierra para evitar ingreso de moscas o roedores, y ya está listo para empezar a volcar.

El tiempo para la degradación total de los residuos también depende del suelo y el tipo de residuos que pongamos… Si compostamos Carnes, hay que esperar unos dos años, si no se composta Carne, solo 6 meses. Podemos volver al lugar del primer pozo, obteniendo el compost producido por nuestros residuos, y así seguiremos luego con los otros. Un indicador del final del proceso es la ausencia de lombrices que fugan hacia el pozo vecino en busca de su sustrato alimenticio. La estructura calcárea de los huesos grandes puede persistir aun cuando el compost ya está terminado, y lejos de ser un problema, estos sirven como mulch (estructurante), y son fuente de aporte lento de Calcio al suelo.
La humedad es muy importante, es recomendable que al descargar el recipiente de la cocina lo enjuaguemos y volquemos este líquido a la compostera.

Así entonces, con aproximadamente 3m 2 del terreno y un mínimo esfuerzo podemos reducir a más de la mitad el peso de los residuos que requieren ser llevados para que los retiren los recolectores, pero como si esto fuera poco, existen otros beneficios mayores: el resto de los residuos nunca tomaron contacto con los restos de alimentos, y no hay nada que se pudra, ni que genere olores… con esto se nos acaba la urgencia para sacarnos de encima la bolsa de residuos, pudiendo juntar sin problema la generación semanal, e incluso clasificarla para ayudar al reciclado, Así entonces, en los barrios periurbanos donde el camión recolector pasa una vez por semana podremos sacar las bolsas ese día, sin que los perros las quieran romper, sin moscas ni ratas. y con el placer de participar de las soluciones de tus problemas y de tu vecindad…

¿Qué pasa si llueve y se inunda?
No pasa nada, es natural que el suelo se sature de agua cuando llueve, y se vea el pozo inundado. El agua bajará naturalmente. Los sustratos solubles que lixiviarán son degradados con gran velocidad en su recorrido y no representan un riesgo real de contaminación. Tal como sucede con la tecnología de pozo negro para tratamiento de aguas negras, estas técnicas se pueden usar en zonas periurbanas, donde la cantidad de pozos por hectárea están bien por debajo de la capacidad del suelo de asimilarla.

Algunas RECOMENDACIONES para el uso de la compostera PCT:

  • Tratar de mantener la tapa del pozo limpia. Si se vuelca accidentalmente algo afuera, limpiar y volcar adentro para evitar moscas.
  • Si tiene perros grandes, amarre la tapa al suelo con estacas, si no resulta suficiente rodear el PCT con un corralito que el perro no pueda burlar. Coloque dentro del pozo las heces del perro para desincentivarlo.
  • Si va a salir de la casa por unos días, vaciar y enjuagar el tacho de la cocina.

Fuente: fundacion.enlaces/

Catalina Zimmermann

Fotógrafa, le encanta leer y escribir sobre temas ambientales y, por esta razón, ha estado escribiendo para "El Horticultor" desde 2018.