En colombia transformaron un enorme basural en el mejor jardín de toda la ciudad

El cerro de Moravia fue una de las zonas más degradadas de Medellín, formado a base de 1.5 millones de toneladas de basura apiladas en 35 metros de altura. En los años ‘80 se estableció en él un asentamiento humano dedicado al reciclaje informal de materiales, generándose un enorme conflicto ambiental y social debido a la aguda degradación ambiental, el hacinamiento urbano y la difícil gestión de los lixiviados.

Ante esta situación el Gobierno nacional declaró la zona como de calamidad pública.
Con una inversión inicial de aproximadamente 900.000 dólares americanos, el proyecto “Moravia florece para la vida” emprende la recuperación del cerro de Moravia, favoreciendo el desarrollo desde tres ejes: el económico, el social y el medioambiental, este último con énfasis en el urbanismo y el paisajismo de la zona.

Las principales técnicas usadas para descontaminar la zona son:

La fitorremediación: Se utilizan plantas nativas para absorber, acumular, metabolizar, volatilizar o estabilizar contaminantes presentes en el suelo, aire, agua o sedimentos como: metales pesados, metales radioactivos, compuestos orgánicos y compuestos derivados del petróleo.

La Biorremediación: Es la rama de la biotecnología que hace uso de organismos vivos como los microbios para eliminar contaminantes y toxinas del suelo y del agua.

De esta forma se están encargando de la recuperación del suelo, cuentan con plantas de tratamiento de agua residual, también acompañan a dos cooperativas de jardineros, entre otras acciones. Adicionalmente en el cerro de Moravia ya se han utilizado 72 especies de plantas en su paisajismo, hay dos invernaderos y tiene un corredor del arte y la memoria, donde se busca mantener la memoria histórica del proceso de transformación de Moravia.

Esto generó más de 200 empleos y la siembra de 50.000 plantas ornamentales. El proyecto, cuya primera fase llevó 2 años de trabajo entre 2013 y 2015, resultó un éxito, y hoy Moravia cuenta con 30 mil metros cuadrados de jardín destinado a la producción comercial de flores.

Aportación estratégica

• Desarrollar técnicas de fito y bioremediación para la estabilización del suelo del cerro de basuras.
• Realizar los tratamientos físicos, químicos y biológicos a los lixiviados generados al interior del morro de basuras.
• Apoyar iniciativas ciudadanas relacionadas con la restauración ambiental del cerro.


• Implementar tecnologías amigables con el medio ambiente para proponer la restauración del suelo del sector.
• Generar los elementos de protección necesarios para evitar que las personas que se interrelacionan con las acciones que se realizan al interior del morro se vean afectadas


. • Implementar un vivero municipal que permita generar material vegetal para su distribución y aplicación en el cerro.
• Reubicar 250 familias que vivían en el interior del cerro.

Este proyecto representa el mayor ejemplo de cómo se puede convertir la degradación ambiental y social en vida y bienestar. Un verdadero milagro.

Melisa Jankac

Melisa, se dedica al movimiento y a la conciencia corporal, promoviendo un estado de integridad del ser. Ella cree que la sustentabilidad es danzar en armonía con el planeta, por tal motivo dedica parte de su tiempo a escribir artículos sobre Ecología.