Francia prohíbe los envases de plástico para frutas y verduras

Desde el pasado 1 de enero ha entrado en vigor en Francia una ley cuyo principal objetivo es reducir el uso de plástico desechable en el país y, en consecuencia, la contaminación del medio ambiente. Parte de la nueva legislación había estado en vigor desde 2020, como el uso de vasos, cubiertos y platos de plástico, que deberían ser reemplazados por otros biodegradables similares.

Sin embargo, el gobierno francés dio a la industria dos años más para adaptarse a la exigencia de encontrar también alternativas biodegradables a los envases de plástico utilizados en frutas y verduras. La nueva ley, que incluye 30 tipos de estos productos, entre los que se encuentran tomates, berenjenas, manzanas, plátanos y naranjas, dejó fuera algunos más sensibles, como las moras, o los que se comercializan en grandes volúmenes, con un peso superior a 1,5 kg.

Los establecimientos comerciales y las empresas que incumplan la norma pueden pagar multas de hasta 5.000 euros.

Francia prohíbe los envases de plástico para frutas y verduras
Envases 100% biodegradables desarrollados por la cadena francesa Carrefour

 

Francia ha endurecido cada vez más su control sobre el plástico. En 2019, impuso un impuesto a los envases fabricados con plástico no reciclado y también aumentó la cantidad de impuestos por verter residuos en vertederos, además de reducir la carga para las empresas que trabajan en la industria del reciclaje.

El presidente francés, Emmanuel Macron, se ha fijado el objetivo de que el 100% del plástico se recicle en Francia para 2025.

Actualmente, cada año se arroja una cantidad absurda de plástico a los mares del planeta. Las corrientes oceánicas formaron cinco islas gigantes de estos desechos, que se mueven lentamente, en remolinos.

Un estudio revela que alrededor de 5 billones de desechos plásticos, que pesan más de 250 mil toneladas, flotan a través de los océanos. Si bien gran parte de este volumen se encuentra en los Vórtices, una parte importante de esta basura es llevada a la costa o digerida por animales marinos, que terminan muriendo asfixiados por estos desechos.

El plástico tarda miles de años en descomponerse en la naturaleza. Y para empeorar las cosas, hay más de 50 tipos diferentes de este material. Los científicos dicen que para el 2050, casi todas las aves marinas tendrán plástico en sus cuerpos. No escaparán ni las comunidades más remotas de pingüinos antárticos ni los albatros nacidos en islas y rocas alejadas del continente

* Con información de la agencia de noticias Reuters.

Fotos: reproducción Facebook Carrefour France

Martín Reid

Apicultor, experto en sostenibilidad, apasionado por los huertos, el cultivo de alimentos orgánicos y las hierbas medicinales. Escribe para "El Horticultor" desde 2014.