Noruega es el primer país en prohibir el biocombustible a base de aceite de palma

Noruega hizo historia cuando el parlamento de la nación anunció planes para prohibir los biocombustibles a base de aceite de palma. La decisión se tomó como un esfuerzo por proteger las selvas tropicales de Indonesia, que están siendo destruidas para plantar más plantaciones de palma.

Como resultado de la prohibición, las industrias de biocombustibles en Noruega tendrán hasta 2020 para eliminar gradualmente el uso de aceite de palma. Según la organización sin fines de lucro Rainforest Rescue, que actúa para preservar las selvas tropicales, proteger a sus habitantes y promover reformas sociales en todo el mundo, el 61 por ciento de las 7.7 millones de toneladas de aceite de palma consumidas en Europa el año pasado se utilizó en energía (biocombustible, energía y calor). Mientras que el 39 por ciento restante se utilizó en alimentos, y productos químicos.

A pesar de la reglamentación sobre biocombustibles, el aceite de palma seguirá estando permitido en alimentos y cosméticos (y otros artículos no energéticos); sin embargo, se espera que la Unión Europea esté trabajando hacia una fecha límite de 2030 que eliminará gradualmente otros productos de aceite de palma, con la esperanza de que otros países instituyan sus propias prohibiciones nuevamente para los biocombustibles a base de aceite de palma, como lo ha hecho Noruega.

Como dijo Nils Hermann Ranum de Rainforest Foundation Norway en un comunicado, «La decisión del Parlamento noruego establece un ejemplo importante para otros países y demuestra la necesidad de una reforma seria de la industria mundial del aceite de palma».

Como ha explicado Rainforest Rescue, la demanda de plantaciones de aceite de palma ha tenido consecuencias catastróficas tanto para los animales como para los seres humanos; La destrucción de la selva tropical en el sudeste asiático para dejar espacio a las plantaciones ha liberado grandes cantidades de carbono a la atmósfera (tanto es así que en 2015, Indonesia, el mayor productor de aceite de palma, superó temporalmente a Estados Unidos en términos de Emisiones de gases de efecto invernadero). La tala de la selva tropical también ha sido problemática para los animales que han perdido sus hábitats, ya que especies como los orangutanes, el elefante de Borneo y los tigres de Sumatra se están acercando a la extinción.

Y, como dijo Rainforest Foundation Norway, esto es más que una simple victoria para Noruega; el grupo dijo en un comunicado: «Esta es una victoria en la lucha por la selva tropical y el clima».

Fuente: https://www.greenmatters.com/

Catalina Zimmermann

Fotógrafa, le encanta leer y escribir sobre temas ambientales y, por esta razón, ha estado escribiendo para "El Horticultor" desde 2018.