CANNABIS PARA LA ARTRITIS: CÓMO UNA PLANTA MEJORA LAS ARTICULACIONES ARTRÍTICAS

 

Aproximadamente 350 millones personas en todo el mundo tienen artritis. Bastante impactante, dado el hecho de que estas estadísticas ni siquiera incluyen a los individuos que no están diagnosticados oficialmente.

Entonces, ¿qué puede lograr el cannabis con una enfermedad para la cual la mayoría de la gente toma analgésicos? Bueno, bastante, en realidad. Pero primero, tenemos que aprender un poco más acerca de la artritis, y lo que significa para aquellos que la padecen.

 

¿QUÉ ES LA ARTRITIS?

Contrariamente a la creencia popular, la artritis no es solo una enfermedad. Es, esencialmente, es una manera informal de referirse a esta inflamación crónica, dolor articular, o enfermedad articular. De hecho, hay más de 100 tipos diferentes de artritis, y cualquier persona de cualquier edad, raza y/o sexo puede experimentarlos.

 

LOS TIPOS DE ARTRITIS PUEDEN INCLUIR:

  • Dolor de espalda
  • Bursitis
  • Síndrome del túnel carpiano
  • Síndrome de fatiga crónica
  • Fibromialgia
  • Gota
  • Enfermedad inflamatoria intestinal
  • Lupus
  • La enfermedad de Lyme
  • Pagets
  • Esclerodermia
  • Estenosis espinal

 

Si bien la artritis es increíblemente común, sigue siendo una enfermedad muy incomprendida. Es tan amplia, que su clasificación significa literalmente «inflamación de una o más articulaciones», clasificación que calza con varias enfermedades.

 

Los síntomas de la artritis pueden ir y venir, ser leves, moderados o severos. Pueden permanecer inadvertidos durante años, pero luego progresar y empeorar con el tiempo. Si descuida esta enfermedad, puede infligir un daño irreparable, llegando a la invalidación, a largo o a corto plazo, para ejecutar funciones básicas como caminar o subir escaleras.

La artritis se asienta en las articulaciones que llevan peso, como las caderas, las rodillas y la columna vertebral, pero también puede afectar las articulaciones que no tienen peso, como las que se encuentran en los dedos.

 

CANNABIS PARA LA ARTRITIS

Dado que la artritis es una inflamación de las articulaciones y el cannabis sirve como antiinflamatorio, no es tan sorprendente que la gente esté recurriendo a él.

 

Existe un sistema llamado endocannabinoide (SEC), que es un grupo de receptores endógenos localizados en el cerebro de los mamíferos, los dos primeros son  CB1 y CB2. Los receptores CB1 se encuentran principalmente en el sistema nervioso, en los tejidos conectivos, en las gónadas y en las glándulas. Los receptores CB2 reinan sobre el resto de nuestro cuerpo, y se encuentran principalmente en el sistema inmunológico. Sin embargo, también se encuentran en el bazo, en el hígado, en el corazón, en los riñones, en los huesos, en los vasos sanguíneos, en las células linfáticas, en las glándulas endocrinas y en los órganos reproductivos.

 

Nuestro cuerpo produce naturalmente endocannabinoides que estimulan y modulan estos dos receptores. Del mismo modo, el cannabis contiene fitocannabinoides (como THC y CBD) que están estrechamente relacionados y son molecularmente similares a los endocannabinoides. Estos fitocannabinoides también interactúan y modulan los receptores CB1 y CB2, que producen una amplia gama de efectos fisiológicos.

También te puede interesar:  Descubra las Propiedades del Aloe Vera, sus usos y Beneficios para la Salud

 

Un estudio, publicado en la revista Rheumatology del Dr. Sheng-Ming Dai, de la Segunda Universidad Médica Militar de China descubrió que los receptores CB2 se encuentran en niveles inusualmente altos en el tejido articular de los pacientes con artritis. Lo que llevó a los investigadores a concluir que el cannabis es clave para activar estos receptores, reduciendo así el dolor y la inflamación.

 

En 2008, una revisión concluyó que el CBD redujo el dolor asociado con la artritis reumatoide, y también mejoró la calidad del sueño para los pacientes sin efectos secundarios negativos. Otro estudio de 2017 encontró que el cannabidiol, principal componente de la planta, representando hasta un 40% de sus extractos, CBD podría ser un tratamiento seguro y útil para el dolor articular de la osteoartritis.

 

Debido a que el cannabis sigue siendo ilegal en gran parte de los Estados Unidos, y otros países, se carece de estudios clínicos llevados a cabo en seres humanos reales. Esto está cambiando lentamente, sin embargo, en algunos países, como Canadá, han comenzado a legalizar la planta para uso medicinal, lo que se ha traducido en la realización de más estudios. Mientras tanto, solo tenemos que esperar (o simplemente confiar en cómo nuestros propios organismos se sienten cuando se medican con cannabis).

 

REPARACIÓN DE DAÑOS A LAS ARTICULACIONES ARTRÍTICAS CON CANNABIS

El investigador canadiense Dr. Jason McDougall, profesor de Farmacología y anestesia en la Universidad de Dalhousie en Halifax, ha emprendido un nuevo estudio para averiguar si la marihuana medicinal puede ayudar a reparar las articulaciones artríticas y aliviar el dolor. El estudio, apoyado por la sociedad de artritis de Canadá, recibió una subvención para un estudio exhaustivo de tres años con el fin de  investigar si el cannabis repara las articulaciones al combatir la inflamación, o si simplemente amortigua la respuesta al dolor en el cerebro.

 

El Presidente y CEO de la sociedad de la artritis, Janice Yale, afirmó que: “Las personas que viven con dolor de artritis están buscando alternativas para mejorar su calidad de vida. Necesitamos investigación para ayudar a responder a las muchas preguntas importantes sobre el cannabis medicinal y su uso. Nuestro objetivo es dar a los canadienses la capacidad de tomar decisiones informadas sobre sus opciones de tratamiento y dar a los médicos pautas basadas en evidencias para hacer recomendaciones de tratamiento a sus pacientes. Este proyecto es un paso importante para lograr esos objetivos.”

 

McDougall le informó a CBC Radio, lo que ocurre con los nervios en esta enfermedad: Los nervios son como alambres que han sido despojados de su recubrimiento. Están desnudos y son responsables de sentir mucho dolor. Lo que presuponemos es que al administrar localmente estas moléculas de cannabis a esos nervios, realmente podríamos repararlas y reducir el dolor de la artritis.”

También te puede interesar:  12 alimentos ricos en calcio que no contienen leche

Los hallazgos de McDougall han demostrado hasta ahora que las moléculas de cannabis pueden adherirse a los receptores nerviosos y controlar el disparo de las señales de dolor en la articulación.

 

Otro estudio, publicado en la revista de transacciones filosóficas de la Royal Society B, encontró que el sistema endocannabinoide del cuerpo libera antioxidantes que ayudan a reparar las células dañadas cuando se estimula con cannabinoides externos.

 

La evidencia parece lo suficientemente convincente para que cualquiera pueda confiar en que el cannabis realmente ayuda a aquellos que sufren de enfermedades artríticas. Algunas personas incluso han ido tan lejos que han elaborado jugo de cannabis crudo para ayudar a aliviar su artritis. ¿Los resultados? Inspirador para decir lo menos.

JUGO DE CANNABIS CRUDO PARA LA ARTRITIS

Los hallazgos preliminares de McDougall en realidad se han demostrado en algunas circunstancias anecdóticas. Katie Marsh de Maine, una víctima de la artritis reumatoide que fue recetada con prednisona y antibióticos durante años antes de que ella descubriera el cannabis. Sus doctores la alentaron a tomar fármacos antirreumáticos modificadores de la enfermedad, pero los efectos secundarios fueron tan intensos que finalmente decidió buscar el Consejo de un médico especializado en cannabis dietético. Después de hablar con el médico, Marsh comenzó a beber jugo de cannabis crudo, mezclado con batidos. También consumió toda la planta, cruda. Los resultados que experimentó fueron inmediatos. En pocos días, Marsh dejó la prednisona y los analgésicos. Después de sólo 11 meses de tomar regularmente el jugo de cannabis, la condición de Marsh entró en remisión.

 

¿THC o CBD?

el cannabis contiene CBD (compuesto que actúa en el SNC, por lo tanto psicotrópico) y el THC (psicoactivo de el cannabis), pero difieren uno del otro en que el THC es psicoactivo, y el CBD que no es psicoactivo.

 

En cuanto a cuál funciona mejor con la artritis, ambos vienen con sus propios beneficios. Tanto el CBD como el THC son útiles para aliviar la inflamación en el organismo, pero algunas personas pueden preferir el CBD, ya que no viene con efectos psicoactivos. CBD es particularmente deseable para aquellos con condiciones autoinmunes específicas, ya que trabaja para mejorar el estado de los sistemas inmunes. El CBD se adhiere mejor con los receptores CB2, por lo que es más fácil combatir la inflamación en las articulaciones, mientras que el THC se une mejor a los receptores CB1 para dar alivio a las personas con dolor crónico. También es bueno para la ansiedad y la depresión, dos condiciones que a menudo afectan a las mentes de aquellos con afecciones debilitantes como la artritis.