Cómo cultivar Hongos Gírgola Orgánicos en tu hogar + Guía Completa

Los hongos se han convertido en un ingrediente muy apreciado por la cocina internacional; esto no es nuevo, ya que los griegos y los romanos los usaban en sus recetas. Actualmente los chef más prestigiosos del mundo no dudan en incorporar hongos en sus creaciones y podemos decir, incluso, que se trata de una fuerte tendencia gourmet en muchos restaurantes. Los hongos, además de transformar las comidas en un verdadero deleite gracias a su rico sabor, aportan un gran valor nutritivo a nuestra dieta.

Valor nutricional:

Contribuyen en el enriquecimiento de la dieta humana, aportan valores proteicos del 3 %. Siendo un porcentaje mayor que las verduras presentes en la huerta.

  • Es alto su contenido en vitaminas. Los hongos contienen Riboflavinas (vitamina B2), Tiamina (Vitamina B1), Cianocobaladina (vitamina B12) y Niacina (vitamina B3).
  • Son una rica fuente de minerales como calcio, potasio, fósforo y hierro. Además de ácido fólico, que es una sustancia esencial para las madres embarazadas.
  • Presentan bajos niveles de sodio, esta condición favorece el consumo de las gírgolas por parte de pacientes que presentan enfermedades cardíacas.
  • Los Pleurotus contienen una sustancia denominada mevinolin que inhibe la síntesis de reductasa, con ello se logra disminuir los niveles de colesterol.
  • Son una buena fuente de 1,3/1,6 glucanos, sustancia que estimula el sistema inmunológico del cuerpo.

Características de Pleurotus Ostreatus:

Son hongos saprófitos que se alimentan de materia orgánica muerta o en descomposición. No atacan árboles sanos. Se alimenta principalmente de la lignina provocando la pudrición blanca de la madera. El crecimiento vegetativo se origina con el desarrollo del micelio que está formado por un conjunto de filamentos blancos denominados hifas. Los sombreros de las gírgolas presentan un tamaño mediano a grande, oscilando entre 5 a 15 cm de diámetro. Su coloración es variada observándose cepas de color marrón, salmón, amarillo, etc. Su producción es estacional y altamente dependiente de las condiciones climáticas. Las laminillas son blanquecinas, en su interior se encuentran las esporas que son los órganos responsables de comenzar un nuevo ciclo. El pie se caracteriza por ser corto y compacto. Predomina su crecimiento excéntrico, manteniéndola horizontalidad del sombrero. Contienen un alto valor nutritivo debido a la presencia en su estructura de proteínas, vitaminas y minerales.

Descripción Morfológica:

El Pleurotus ostreatus se desarrolla en forma escalonada o en aspecto de racimos .Tiene aspecto convexa cuando es joven, para aplanarse poco a poco a medida que avanza su madurez. Este sombrero representa el cuerpo fructífero, es liso de margen irregular y su color es muy variable, desde el gris claro hasta el marrón oscuro pasando por todas las tonalidades intermedias. Las esporas son de color gris claro y en la etapa de esporulación son liberadas hacia la cara superior del sombrero.

Inóculo o blanco del hongo:

Las gírgolas en la naturaleza se originan a partir de las esporas, cuando germinan forman las hifas o cuerpo del hongo. En el laboratorio bajo condiciones controladas de luz, humedad y temperatura; las esporas de Pleurotus se siembran sobre semillas de trigo o centeno. El sustrato es
rápidamente invadido por las hifas, cuando éstas envuelven totalmente a las semillas se forma el inóculo o blanco del hongo. Cuando no se usa el blanco del hongo en forma inmediata, se conserva en la heladera a una temperatura de 2 a 4 o C. Su duración se calcula en 60 días, luego pierde vigor.

A continuación explicaremos Paso a paso, Cómo cultivar Hongos Gírgola en casa:

Elección de la madera

El principal alimento de las gírgolas son largas cadenas carbonadas de hemicelulosa, celulosa y lignina; que se encuentran en maderas blandas y blancas presentes en álamos y sauces. Para facilitar su manipulación los tocones debe tener 50 cm de alto y un diámetro de 30 cm aproximadamente. Siempre debemos elegir madera recientemente cortada, cuya antigüedad no deberá ser mayor de 30 días. No es recomendable utilizar troncos quemados, podridos o enfermos. Es fundamental preservar su condición sanitaria para no perjudicar el crecimiento del micelio sobre los tocones. Tampoco se deben usar maderas resinosas porque inhiben el crecimiento de los hongos.

Proceso Productivo:

Etapas:
1. Siembra o inoculación
2. Incubación
3. Fructificación
4. Cosecha

  1. Siembra o inoculación:

El método más utilizado para realizar la siembra se denomina técnica de la rodaja que consiste en cortar unos 5 cm del extremo superior del tocón. Luego se siembra una capa homogénea de micelio sobre el tronco. Posteriormente, se vuelve a colocar la tapa y se fija con un clavo de 5 pulgadas. Para evitar contaminaciones se encinta la abertura que queda entre el tocón y la rodaja. Finalmente, el tronco se coloca en el interior de una bolsa negra generando un ambiente de oscuridad total y con una humedad del 80%. Ambas condiciones ambientales son indispensables para una rápida invasión del sustrato.

2. Incubación:

En ésta etapa los tocones son sometidos a condiciones climáticas controladas, ellas son:

  • Oscuridad total
  • Humedad relativa del 80%
  • Temperatura ambiente de 25 C

Actualmente, los productores realizan la incubación a partir del diseño de pila o paquetes. En ésta etapa, se realiza la estiba de los tocones dentro de galpones o como alternativa a la intemperie, en lugares protegidos del sol como alamedas o sauces. Los troncos son cubiertos con polietileno negro para evitar el contacto con la luz y la pérdida de humedad. La duración del período de incubación es de 4 a 6 meses. Cuando se respetan estos tiempos se logra que el hongo invada todo el tocón en busca de su alimento que está compuesto por celulosa, hemicelulosa y lignina. Al finalizar la incubación los troncos presentan una capa blanquecina que cubre totalmente su estructura y que está formada por el micelio o cuerpo del hongo (crecimiento vegetativo).

3. Fructificación:

La fructificación de las gírgolas se produce por inducción, éste proceso es considerado como una señal fisiológica generada por el hongo para cambiar su comportamiento. Ello significa que su crecimiento vegetativo, que se caracteriza por el crecimiento del micelio pasa a reproductivo, donde se observan las fructificaciones.

4. Cosecha de las Gírgolas:

Cuando los tocones se disponen en el interior de los sombráculos, inmediatamente se debe comenzar con el riego. El riego debe ser por aspersión. Transcurridos aproximadamente 10 días aparecen los hongos inmaduros denominados primordios. La cosecha de las gírgolas es estacional. Se extiende durante los meses de marzo, abril y mayo. El productor debe identificar cuando el hongo alcanza el punto óptimo de cosecha, que está determinado por el desarrollo total del borde del sombrero. El rendimiento de los hongos se puede calcular pesando los troncos durante el proceso de siembra. La producción a obtener se calcula en alrededor de 15 % del peso fresco del tronco. El período de cosecha finaliza, cuando se producen las primeras las heladas otoñales que inhiben la continuidad de las fructificaciones sobre los troncos. El micelio entra en estado de latencia hasta la próxima temporada.

Requerimientos ambientales:

Las gírgolas requieren de días frescos, entre 17 y 23 C para su fructificación. Estas temperaturas se dan mayormente en otoño y algo en primavera.

Fuente: INTA

 

 

Catalina Zimmermann

Fotógrafa, le encanta leer y escribir sobre temas ambientales y, por esta razón, ha estado escribiendo para "El Horticultor" desde 2018.