Cómo cultivar tomates al revés

Cultivar tomates al revés, ya sea en cubos o en bolsas, no es nuevo, pero se ha vuelto muy popular en los últimos años. Si pasa algún tiempo investigando productos de jardinería, probablemente haya visto macetas diseñadas para sostener una planta de tomate al revés. Esta forma no tradicional de cultivar una planta de tomate puede ser una forma divertida de mantener su jardín interesante. También puede ayudar a los jardineros con espacio limitado a encontrar un poco de espacio extra.

En este método, los tomates crecen «al revés». Muchos jardineros afirman que esta es la mejor manera de cultivar tomates. Las personas que prefieren este método afirman que cultivar tomates al revés en realidad produce frutas más saludables.

Al igual que cualquier otro método, cultivar tomates al revés tiene sus ventajas y desventajas:

Ventajas: Este método es excelente para aquellos con espacio limitado. Es un excelente método para cultivar tomates en una terraza soleada o un balcón. Además, ayuda a prevenir algunas plagas y no necesita usar replanteo. (Sin estacas). El método tradicional de cultivo de tomates requiere replanteo. Las estacas mantienen los tomates fuera del suelo y evitan que los tallos se rompan por el peso de las frutas. Mientras que algunas personas disfrutan haciendo estacas y enrejados para tomates, a otros les resulta tedioso. Estas personas seguramente se beneficiarán de un método que no requiere replanteo.

Desventajas: El cultivo al revés se limita a ciertas variedades de tomate. Se recomienda plantar solo tomates pequeños y cherry de esta manera. Así también, se deberá regar con más frecuencia ya que puede que la tierra tiende a secarse con más rapidez.

Cómo cultivar tomates al revés:

Todos los materiales para este proyecto están ampliamente disponibles. Puede comprar una cubeta de 10-20 litros, puede solicitar una cubeta gratuita en una panadería o restaurante local.

Cubo de 10 0 20 litros con tapa
Cuchillo de uso
Cinta métrica
Tijeras
Tierra para macetas
Plántulas de tomate
Fertilizante ecológico (según sea necesario) o tierra de Compost.

1. Cortar un agujero de drenaje:

Use un cuchillo utilitario para cortar cuidadosamente un orificio de drenaje en el balde que tiene aproximadamente 5cm de diámetro. No tiene que ser ordenado o exacto. Puede usar el círculo en la parte inferior de su cubo como guía para facilitar el corte.

Como opción, también puede cortar o perforar cuatro pequeños agujeros en la parte inferior del balde para un drenaje adicional, y / o agregar algunos pequeños agujeros en la tapa del balde para aumentar la circulación de aire.

2. Cubra el agujero con una malla:

Antes de colocarla, recorte el agujero por donde saldrá la planta de tomate, esta malla permitirá que el agua drene, y la tierra se mantenga.

3. Plantá tu tomate:

Método al revés: llene el balde con tierra para macetas hasta 7 a 12 cm de la parte superior. Coloque la tapa sobre el balde, luego incline el balde hacia un lado. Rellene las plántulas de tomate profundamente en el agujero, hasta su primer conjunto de hojas resistentes. Tire hacia abajo de las aletas de la pantalla para que queden planas en el suelo.
4. Colgá tu maceta:
Cuide su planta con algunos consejos de expertos:
Riegue generosamente: Una de las formas más rápidas de matar una planta de tomate es no darle suficiente agua. El suelo debe estar constantemente húmedo pero no mojado. Dejar que el suelo se seque puede provocar la pudrición del extremo de la flor.
Deje la tapa del balde parcialmente abierta, si lo desea, para evitar que el balde se vuelva demasiado pesado en un aguacero repentino, mientras permite la circulación de aire.
Alimente a sus tomates todas las semanas con un fertilizante líquido diluido.

Catalina Zimmermann

Fotógrafa, le encanta leer y escribir sobre temas ambientales y, por esta razón, ha estado escribiendo para "El Horticultor" desde 2018.