En climas cálidos, la comida no se mantiene fresca por mucho tiempo. Los tomates se malogran en solo dos días. Después de cuatro días las zanahorias y el pepino están podridos.

Con esta sencilla tecnología, la misma verdura puede durar hasta 20 días. Este refrigerador completamente natural ofrece una alternativa para la conservación de los alimentos sin necesidad de electricidad.

 

Es un simple refrigerador hecho de materiales locales. Consiste en una olla de barro colocada dentro de otra, con una capa de arena húmeda en medio. A medida que la humedad se evapora, enfría la olla interior, manteniendo hasta 12 kg de frutas y verduras frescas por más tiempo.