Si tienes la mala suerte de vivir en una zona con el agua muy dura (alto contenido en sales de calcio y magnesio) puedes tener problemas en el calentador de agua, en la lavadora, o en el lavavajillas.

¿Cómo puedes evitarlo? Con descalcificadores, pero cuidado, que en el mercado hay mucha desinformación interesada o directamente, engaños.

¿Qué es un descalcificador?

Los descalcificadores son máquinas esenciales para el saneamiento del agua, pues son las que se encargan de limpiarlas completamente del calcio y el magnesio que se acumula en todas sus partículas.

Seguramente has notado que, con algunas aguas, se debe agregar más jabón para lograr una buena espuma y una limpieza correcta de la ropa.

Esta característica se presenta cuando el magnesio y el calcio se acumulan en el agua, lo cual dificulta que las demás sustancias se disuelvan correctamente.

A este tipo de agua se le llama aguas duras.

Consecuencias negativas de las aguas duras

Es normal que la abundancia de cal se sitúe tanto en la ropa, en las tuberías, o en las ollas, cuando quedan con un residuo blanquecino.

  • En las ropas de color oscuro, la cal deja algunas manchas que son difíciles de quitar. En el caso de la ropa blanca, suele oscurecer su tono, ofreciéndole, un aspecto avejentado a los tejidos.
  • La cal obstruye el paso de agua ya que se pega en las tuberías. Además enlentece el calentamiento de la misma, lo que hace que necesitemos gastar más energía para obtenerla.

¿Cómo funciona el descalcificador?

Se trata de un proceso en el que se intercambian diversos iones. Se utilizan algunas resinas y se capturan los iones de magnesio y de calcio que quedan en el agua, eliminándolos de manera completa y eficientemente.

Generalmente la descalcificación posee tres procesos:

  • Intercambio iónico.
  • Descaclificación.
  • Regeneración.

La descalcificación del agua se realiza mediante un proceso llamado intercambio iónico.

Para este proceso se emplean unas resinas que tienen la capacidad química para capturar los iones de calcio (Ca) y magnesio (Mg) existentes en el agua y eliminarlos de forma segura.

Cuando el agua cargada con cal y magnesio pasa por la resina, esta captura los iones de calcio (Ca) y desprende iones de sodio (Na).

El sodio es mucho más soluble que el calcio y con él, se evitan las incrustaciones y problemas ocasionados por la dureza del agua.

En la conexión de salida los descalcificadores incorporan un contador de agua descalcificada para saber cuándo es necesario realizar la regeneración.

En la regeneración, el agua con iones de calcio es enviada al desagüe a través de la válvula del equipo.

Gracias a este proceso la resina vuelve a quedar cargada de iones de sodio y podrá empezar de nuevo el proceso de descalcificación.

Además, es importante agregar que los procesos de los descalcificadores arrojan como resultado, un agua ideal para aprovecharla al máximo en las actividades domésticas.

Peligros de la salud por el uso de descalcificadores.

  • Los descalcificadores que trabajan a base de sal, acaban con agua que posee cloruro de sodio en exceso y pueden ocasionar dificultades en la salud.
  • Las personas que mantienen dietas bajas en sodio, no necesitan un aporte extra de este elemento.
  • Los descalcificadores que intercambian los iones, suelen eliminar los dos elementos minerales propios del agua.
  • Debes considerar un gasto adicional: instalar un equipo de ósmosis inversa, por ejemplo, para quitar ese exceso de sal.
  • Si tienes plantas en tu casa, al regarlas con el agua salada obtenida de estos sistemas, la sal termina acumulándose en el suelo y eliminando la vegetación.

Por estas razones, es importante que tengas suficiente conocimiento acerca de los procesos realizados por las descalcificadoras, puesto que terminarías muy afectado por los efectos secundarios causados por el agua tratada, o por las que poseen altos contenidos de sodio y magnesio.

Otros tipos de descalcificadores

Descalcificadores electrónicos y magnéticos.

Son electrónicos pero en verdad no descalcifican el agua, más bien logran que ésta no se cristalice, modificando su estructura cristalina, con lo cual no se incrusta en la tubería, por lo que en verdad son desincrustadores.

En cuanto a los magnéticos, se trata de una versión mucho más simple: unos imanes puestos alrededor de la tubería, los cuales sin necesidad siquiera de alimentación eléctrica, consiguen que la cal no incruste tus tuberías

Este tipo de aparatos, no se basan en ninguna evidencia científica, y es lógico pensar que algo estático y fijo es incapaz de ser eficiente en tuberías.

Pastillas Anti-cal.

Son pastillas que se pueden añadir al lavado de ropa en zonas donde el agua es muy dura.

Funcionan correctamente pero no deben usarse en agua para consumo humano, ya que es difícil regular la cantidad de residuos que dejan en el agua.

Descalcificador sin Sal.

A diferencia de los descalcificadores con sal, no remueven el calcio y el magnesio que en sí son necesarios para nuestra salud, lo que logran es mantenerlos en estado líquido, evitando que dañen nuestras tuberías o electrodomésticos.

Tienen sistemas mecánicos, junto con barras de iones, que hacen que obtengamos un agua más blanda y apta para el consumo.

Fuentes:

www.ecocosas.com/salud-natural/descalcificadores/

www.hidrologiasostenible.com/mitos-y-timos-del-agua-descalcificadores/

www.ecohabitar.org/descalcificadores-un-problema-para-la-salud/