Estudio: Los niños que crecen rodeados de naturaleza se convierten en adultos más felices

Mientras más rodeados crezcan los niños de “espacios verdes”, menos problemas psiquiátricos tendrán más adelante en la vida, encuentra un nuevo estudio de 30 años.

Crecer en un hogar rodeado de árboles y vegetación, en lugar de edificios de la ciudad, reduce el riesgo de los niños de padecer trastornos psiquiátricos en la adolescencia y la edad adulta.

Para el estudio, investigadores daneses siguieron a 900.000 niños de 1985 a 2013.

Los niños que crecieron con los niveles más bajos de «espacios verdes» residenciales tenían hasta un 55% más de riesgo de desarrollar un trastorno psiquiátrico.

Los investigadores utilizaron imágenes de satélite para determinar cuánto espacio verde rodeaba las residencias infantiles de los participantes. Cuanta más vegetación pudieran ver desde sus hogares, mejores serán sus resultados de salud mental.

Estar ubicado a una distancia razonable de las áreas silvestres, los parques públicos y los espacios verdes urbanos no parecía hacer una diferencia, solo lo que podían ver y tocar en su propio patio delantero o trasero.

Los resultados también fueron «dependientes de la dosis»: cuanto más de la infancia se pasa cerca de la vegetación, menor es el riesgo de problemas de salud mental.

Estudios más pequeños han encontrado que la falta de espacios verdes aumenta el riesgo de trastornos del estado de ánimo y esquizofrenia e incluso puede afectar el desarrollo cognitivo.

Pero este es el primero en descubrir que los espacios verdes son un factor de fuerza similar a otras influencias conocidas en la salud mental, como el historial de trastornos de salud mental en la familia o el nivel socioeconómico, dicen los autores.

Estar expuestos a nuestro hábitat «nativo» podría tener poderosos efectos fisiológicos y psicológicos.

Más espacios verdes también podrían fomentar más juegos al aire libre, ejercicio e interacción social o disminuir la contaminación del aire y el ruido. Incluso la exposición a una diversidad más amplia de microbios podría influir.

«Hay muchos mecanismos potenciales a seguir, pero en general creo que este estudio es tremendamente importante», dice Lambert. (Neurocientífica de la Universidad de Richmond). “Sugiere que algo tan simple como una mejor planificación de la ciudad podría tener un impacto profundo en la salud mental y el bienestar de todos nosotros”.

Fuente: https://returntonow.net/

Catalina Zimmermann

Fotógrafa, le encanta leer y escribir sobre temas ambientales y, por esta razón, ha estado escribiendo para "El Horticultor" desde 2018.