Jaboticaba, la fruta Guaraní que se ha hecho viral en las redes y en el mundo

Este árbol inusual es muy querido en la comunidad de la permacultura por muchas razones. El pequeño espacio necesario para cultivar el Jaboticaba, su facilidad de cuidado, la resistencia a las plagas y el crecimiento compacto los convierten en una elección fácil para cualquiera que intente incorporar plantas más comestibles, inusuales y resistentes al comienzo de su bosque de alimentos. Crece generalmente bajo la sombra de árboles más grandes.

Nombres comunes: Jaboticaba, Jabuticaba, Guaperu, Guapuru, Hivapuru, Sabara, Ybapuru

Cubierto en grandes cantidades de fruta púrpura a lo largo del tronco y las ramas durante la temporada de cosecha, el delicioso producto de este árbol tropical brasileño rara vez se encuentra en otras regiones del mundo. La Jaboticaba, como es una planta tropical, no puede crecer en todos los climas, particularmente aquellos con inviernos largos. Sin embargo, ciertas áreas de Australia y el sur de los Estados Unidos (como Florida) han captado su atractivo. En comparación con una uva, se dice que la fruta tiene un sabor más vibrante y potente, con un sabor dulce que se intensifica cuanto más tiempo queda en el árbol.

La jaboticaba tiene un gran potencial comercial, es una fruta comercial importante en Brasil y, en cierta medida, en otras partes de América del Sur donde prosperan, como así también en distintos países de Centro América, está siendo seleccionando por su alto rendimiento económico y beneficios para la salud.

Usos:

No sólo se consume como cualquier otra fruta fresca, sino que también se utiliza para la elaboración de vinagres caseros, vino, licores, refrescos y mermeladas. Asimismo, también se incluye la jabuticaba en muchos productos cosméticos, ya que tiene componentes que ayudan a eliminar las toxinas que aceleran el envejecimiento.

Increíbles Beneficios para la Salud:

Reduce los efectos del asma, Ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares, Previene el cáncer, Previene la diabetes tipo 2, Mejora la flora intestinal y ayuda con la digestión.

Mejora el estado de salud de las embarazada:

La administración de su fruto cubre la carencia de hierro además de evitar la aparición de anemia en sangre. (se recomiendan todos los productos de jaboticaba menos el vino de jaboticaba en caso de embarazadas).

Suaviza los síntomas de la artritis y mejora la calidad ósea:

La jabuticaba presenta altos niveles del calcio, potasio y magnesio. Sin duda alguna, estos minerales ayudan a mejorar la calidad de nuestros huesos y dientes.

Sin ir más lejos, un estudio afirmó que esta planta puede ser usada como una alternativa económica para el control de enfermedades odontológicas.

Asimismo, previene la osteoporosis en gran medida y disminuye los síntomas de la artritis. Esta última se ve reducida debido a las diferentes propiedades anti-inflamatorias que posee la jabuticaba.

Nos protege dermatológicamente:

Vitaminas como la B3 – denominada como niacinamida – que ayudan a un mejor crecimiento celular. Propiedades antimicrobianas que funcionan como desintoxicantes, eliminando problemas como el acné. Estimula la producción de colágeno para mejorar la elasticidad de la piel. Su alto porcentaje en agua consigue que nuestra piel se hidrate de manera natural.

Mejora la salud capilar:

Los diferentes nutrientes que posee ayudarán a prevenir la caída del cabello y a eliminar su aspecto grasiento.

Desintoxicante:

El fruto de la planta realiza un proceso de eliminación de toxinas, concretamente en el hígado, aunque también tenga efectos orgánicos a nivel general.

Sus propiedades antioxidantes y calmantes mejoran la circulación sanguínea, protegen la visión, ayudan a estabilizar los niveles de azúcar en sangre y regulan la actividad intestinal. La jabuticaba esta indicada para diabéticos y puede curar la amigdalitis, el asma, diarreas y disenterías. Asimismo, en las bayas del árbol guapurú se han encontrado varias propiedades antiinflamatorias.

Fuente: https://www.permaculturenews.org/

https://www.lifeder.com/

 

 

 

 

Catalina Zimmermann

Fotógrafa, le encanta leer y escribir sobre temas ambientales y, por esta razón, ha estado escribiendo para "El Horticultor" desde 2018.