miel de manuka

¿Sabías que existe un tipo de miel que mata a las bacterias incluyendo a las que no puede atacar la penicilina?

Los beneficios que la miel ofrece a nuestra salud son reconocidos por las diferentes culturas de todo el mundo desde hace siglos. A medida que pasan los años la ciencia va demostrando que todavía no se conocen todas sus propiedades.

Especialmente las de la miel de manuka, la cual se ha descubierto que es un poderoso antibiótico capaz de matar a la bacteria SARM, la cual es resistente a la meticilina.

De dónde se obtiene la miel de manuka

Manuka es un arbusto originario de Nueva Zelanda, también conocido como el árbol del té. La miel producida por las abejas a partir de las flores de este arbusto recibe el nombre de miel de manuka. Este tipo especial de miel posee todas las propiedades de la miel común, además de otras que son realmente impresionantes.

Estudios científicos comprueban las propiedades antibióticas de la miel de manuka

Según estudios realizados en la Universidad Cardiff del Reino Unido, la miel tiene propiedades antibióticas excepcionales para tratar bacterias que sean resistentes a los antibióticos. Por ello es que, a través de los años, la miel es uno de los componentes incluidos en la mayoría de los apósitos utilizados para las heridas.

La miel está compuesta por más de 200 componentes que actúan contra las bacterias a través de varios mecanismos. Entre ellos se encuentra la actividad hiperosmóticas del azúcar, la producción de peróxido de hidrógeno, reacciones enzimáticas naturales de la miel, subproductos metabólicos como el metilglioxal (MGO) y péptidos derivados de las propias abejas productoras y de los fitoquímicos que ellas han extraídos de las flores.

También te puede interesar:  Crema casera: fácil y barata.

Qué posee la miel de manuka para que sea tan valiosa

Por lo tanto, científicamente todos los tipos de miel poseen propiedades antibióticas naturales. Pero, la gran diferencia se encuentra en las propiedades de los fitoquímicos extraídos de las plantas.

El arbusto de manuka, es muy rico en Leptospermone, un compuesto antibacteriano muy potente, que cuadruplica los beneficios de otros tipos de miel. Estas propiedades extras están siendo estudiadas para matar a bacterias que son resistentes a la penicilina y a la ametilicina.

A principio de este año se ha realizado otro estudio en la universidad Swansea de Reino Unido, donde se comprobó que la miel de manuka puede ser la clave para tratar de manera eficiente los trastornos de una fibrosis quística.

La fibrosis quística es una de las enfermedades hereditarias, con alto riesgo de contraer infecciones respiratorias crónicas muy resistentes a los antibióticos actuales. Algunas de estas bacterias son las Pseudomonas y las cepas del complejo Burkholderia que causan mucho daño en los pulmones y son muy difíciles de matar con un amplio espectro de antibióticos.

También se están realizando estudios para comprobar la eficiencia de la miel de manuka para matar a las bacterias Staphylococcus aureus (MRSA). Según los primeros resultados, la miel de manuka interrumpe la división y separación de células de la bacteria limitando su crecimiento.

Otros beneficios de la miel de manuka

Los beneficios nutricionales de la miel manuka van mucho más allá de su acción antibacteriana. Es muy útil para tratar algunos trastornos digestivos como la acidez estomacal, reflujo o para recuperar la flora intestinal. También es muy eficiente para calmar el dolor de garganta, sinusitis, alergias y elevar las defensas naturales del organismo.

También te puede interesar:  Detergente para lavar platos hecho en casa con aceites esenciales

Tópicamente es muy eficaz para tratar quemaduras, heridas, acné y eczemas. Además de ayudarnos en la belleza de nuestro cabello y piel. Todos estos beneficios se obtienen de la riqueza de sus compuestos. Entre los cuales se encuentran aminoácidos, calcio, sodio, vitaminas B, hierro, cobre, fosforo, magnesio, potasio, manganeso y zinc

Cómo se mide la pureza de la miel de manuka

Es importante que su procedencia sea de Nueva Zelanda, porque solo allí se encuentra regularizada la producción de miel de manuka. Pero además se debe conocer la pureza de este producto y eso se expresa en KFactor.

Un KFactor 12, por ejemplo, significa que el 65% de los granos de polen recogidos por la abeja que produjeron la miel son granos de polen de las flores de Manuka. Un KFactor 16 indica un 75% y un KFactor 22 garantiza un 90% de pureza.

También podemos conocer la potencia de su acción medicinal, la cual se expresa a través del Factor Único de Manuka (UMF).

Esta medida se encuentra en la etiqueta del envase e indicará la potencia antibacteriana del producto que contiene. Si posee un número menor a 4 no es terapéutico, si posee un número entre el 5 y 10, se recomienda darle un uso regular de miel.

En cambio, si el número es superior a 10 hasta 14 ofrece una potente acción antibacteriana. Y si supera al 15 no se recomienda tomar más de una cucharada en el día porque se la utiliza para tratamientos específicos.