La mujer que ha vivido más de 30 años de su huerta Totalmente desconectada del resto del mundo, Jill no utiliza el agua municipal, ni teléfono ni la televisión y produce su propia electricidad con paneles solares. Vive al lado de un arroyo que le proporciona toda el agua que necesita. Gastó aproximadamente 3.000 $ en construir su casa, la mayoría de ese dinero gastado en techos y suelos.

Escritora y activista medioambiental, Jill Redwood construyó su propia casa en East Gippsland, Australia, utilizando solamente materiales reciclables, paredes de madera, así como reutilización y la técnica de zarzo, de forma totalmente autodidacta. Una mujer que ha aprendido a vivir en armonía con la naturaleza y de la que podemos aprender todos infinidad de cosas. Ha dedicado su vida a la protección del medio ambiente en Australia.

Jill Redwood junto a uno de sus caballos

Jill Redwood paneles solares

Hace mas de treinta años que vive una pequeña granja de 15 hectáreas, 60 animales, una casa y un jardín. Ella no va al supermercado casi nunca, una vez cada 6 meses, y tiene un promedio de gasto semanal de 80 $, la mayoría de ese dinero se lo gasta en los animales.

La cocina de Jill Redwood

Jill Redwood1

Jill Redwood estufa y cocina

Su despensa está llena de conservas, la mayoría de ellas hechas por ella misma. Jill Redwood es vegetariana y solo come comida orgánica. Dependiendo de la temporada, su huerta decide lo que hay de menú.

Casi todos los muebles, ropa o utensilios que usa en su casa son recuperadas de la basura o compradas de segunda mano. Como ella misma suele decir: “Es increíble las cosas que la gente puede tirar a la basura“.

Jill Redwood, su dormitorio

Su único “lujo” es su conexión a internet, totalmente necesaria para ella hoy día para poder ejercer su activismo medioambiental.

También te puede interesar:  Ofrecen becas de formación para construir la primera escuela sustentable

Jill Redwood2

Jill Redwood construcción de su casa

Totalmente desconectada del resto del mundo, Jill no utiliza el agua municipal, ni teléfono ni la televisión y produce su propia electricidad con paneles solares. Vive al lado de un arroyo que le proporciona toda el agua que necesita. Gastó aproximadamente 3.000 $ en construir su casa, la mayoría de ese dinero gastado en techos y suelos.

ecoinventos.com