Principales beneficios de la espirulina: tratar la diabetes tipo 2, la cándida, el VIH y más

La espirulina es uno de esos superalimentos que proporcionan a tu cuerpo todos los nutrientes que necesita. De hecho, hay más de 1800 artículos científicos que analizan las formas en que la espirulina beneficia su salud (¡eso es mucho!).

Se ha utilizado en alimentos desde la década del 1500 y fue una fuente de alimentación popular para los aztecas.

Los aztecas utilizaron la espirulina (también conocida como «Tecuitlatl») como fuente de proteína primaria durante cientos de años y el Lago de Texcoco sigue siendo una fuente abundante de este alimento en la actualidad. Ahora, la espirulina está volviendo a ser popular, y por una buena razón. Gramo por gramo, la espirulina tiene una de las concentraciones más altas de proteínas de todos los alimentos del planeta.

Principales beneficios de la espirulina: tratar la diabetes tipo 2, la cándida, el VIH y más

¿QUÉ ES LA ESPIRULINA?

La espirulina es una alga azul-verde (cianobacteria) que crece en agua dulce (¡algunas cepas de espirulina incluso crecen en aguas termales!). Es extremadamente alta en proteínas, contiene un equilibrio casi perfecto de Omega-3 y Omega-6, y es rica en los siguientes minerales: hierro, cobre, calcio, magnesio, potasio, fósforo, selenio y zinc. También contiene altos niveles de vitamina A, C, E, K, B6, folato, niacina, ácido pantoténico, riboflavina y tiamina. Contrariamente a la creencia popular, la espirulina no es una gran fuente de vitamina B12. Contiene una forma de B12, pero es una pseudo-vitamina B12 que el cuerpo humano no puede absorber ni utilizar adecuadamente.

 

La espirulina es un organismo unicelular simple, que recibe su nombre de la palabra latina para hélice (que significa espiral).

Principales beneficios de la espirulina: tratar la diabetes tipo 2, la cándida, el VIH y más

LOS PRINCIPALES BENEFICIOS DE ESPIRULINA

Debido a su naturaleza densa en nutrientes, se ha encontrado que es útil para una variedad de dolencias. Es particularmente buena para reforzar el sistema inmunológico, por lo que comenzaremos con ese beneficio primero.

El VIH

Cuando se trata de casos en los que el sistema inmunológico juega un papel importante, el VIH / SIDA es un gran ejemplo. De hecho, descubrieron que las tasas bajas de VIH / SIDA  en Japón, Corea y Chad  se deben a que los individuos en estas regiones ingieren grandes cantidades de algas.

Una revisión publicada en el Journal of Applied Phycology en 2012 explicó este fenómeno y las razones por las que la espirulina era tan protectora contra este virus (3). Los científicos tomaron 11 pacientes con VIH que nunca habían tomado antirretrovirales, y dividieron a los miembros en tres grupos: un grupo comió 5 gramos de algas de color oscuro de forma consistente, un grupo comió 5 gramos de espirulina y uno comió una mezcla de ambos. Después de tres meses, se encontraron dos descubrimientos claves:

  1. No hubo resultados desfavorables de las diferentes variaciones de algas o una mezcla de ambas.
  2. Las células CD4 (glóbulos blancos auxiliares T que combaten la enfermedad y se usan para estadificar el VIH y la carga viral del VIH-1, otro biomarcador del VIH) se mantuvieron estables.

El potencial de la espirulina fue tan prometedor que uno de los participantes del estudio se ofreció como voluntario para la revisión durante 10 meses adicionales, y descubrió que se beneficiaba de «una mejora clínicamente significativa en CD4 y una disminución de la carga viral del VIH».

La forma en que la espirulina frena la progresión del VIH y refuerza el sistema inmunológico lo convierte en un suplemento muy beneficioso que debiesen usar los pacientes afectados por el VIH.

Diabetes tipo 2

Mantener niveles equilibrados de azúcar en la sangre es una parte importante de la salud diaria de los diabéticos. Ahora, los estudios están descubriendo que la espirulina puede ayudar con eso. En algunos estudios en animales, se ha citado a la espirulina como tan eficaz como los medicamentos para la diabetes (como la metformina) (4).

También hay evidencia de que es efectiva en humanos. En un estudio de dos meses en 25 personas con diabetes tipo 2, solo 2 gramos de espirulina al día (aproximadamente media cucharadita) llevaron a una impresionante reducción en los niveles de azúcar en la sangre (5). Solo dos meses de 1/2 cucharadita de espirulina llevaron a reducciones significativas en los niveles de HbA (1c), lo que indica una mejor regulación de la glucosa a largo plazo. Los niveles de triglicéridos también se redujeron significativamente.

Otro estudio de Corea publicado en 2008 encontró que los niveles de grasa en la sangre de los participantes que tomaron 12 semanas de suplementos de espirulina (8 gramos al día, aproximadamente 2 cucharaditas) se redujeron significativamente (6).

Cándida / Infección micótica vaginal / Infección vaginal por hongos

Otra forma en que la espirulina ayuda al cuerpo es asegurándose de que la cándida (levadura/hongo) no se salga de control. Controlar la cándida es importante si tiene una enfermedad autoinmune como la enfermedad de Crohn, el síndrome de fatiga crónica, la fibromialgia o el Lupus, ya que puede empeorar los síntomas.

Varios estudios en animales han demostrado que la espirulina es un agente antimicrobiano eficaz (7 , 8). Al estimular un microbioma intestinal saludable, inhibe el crecimiento excesivo de candida en el intestino. Un microbioma intestinal saludable también fomenta un sistema inmunológico fuerte, por lo que tomar un poco de este polvo todos los días trae muchos beneficios.

Cáncer

Debido a la forma en que la espirulina beneficia al sistema inmunológico, no es de extrañar que ayude a combatir el cáncer. En un estudio, los investigadores encontraron que era capaz de inhibir el crecimiento y el desarrollo de tumores resultantes de la sobreexposición a los rayos UVB del sol. En el estudio, se demostró que promueve una función genética saludable, inhibe las enzimas productoras de radicales libres, reduce la inflamación y limita el daño al ADN  (9).

La C-ficocianina, un antioxidante y antiinflamatorio increíblemente poderoso, se encuentra fácilmente en la espirulina. Comprobado está que este compuesto reduce la velocidad a la que se multiplican las células cancerosas del hígado, al tiempo que estimula la apoptosis en las células cancerosas ya desarrolladas. También se encontró que la C-ficocianina reduce potencialmente las masas tumorales (10).

Metales pesados

Recogemos metales pesados de todas partes en el medio ambiente.Ya sea a través de nuestros alimentos (pesticidas / herbicidas), aire (contaminación) o agua, estamos expuestos a ellos diariamente. Los que ​​se dirigen al sistema nervioso central, sistema cardiovascular, sistema gastrointestinal, pulmón, riñones, hígado, glándulas endocrinas y huesos. Afortunadamente, existe la espirulina para ayudarnos.

La espirulina se puede unir a los metales pesados ​​en el cuerpo y así ayudar a  eliminarlos. También es increíblemente alta en clorofila, lo que facilita la eliminación de toxinas de la sangre y refuerza el sistema inmunológico.

Un estudio encontró que solo 500 miligramos de espirulina al día combinados con suplementos de zinc pueden reducir la toxicidad por arsénico en casi la mitad (11).

La espirulina también se ha utilizado en las personas expuestas a la radiación de la fusión nuclear de Chernóbil. En solo 20 días, los niveles de radioactividad de la orina en niños se redujeron en un 50% (12). La espirulina también se usó para mejorar el sistema inmunológico de los niños afectados por el desastre de Chernobyl.

Enfermedades del corazón

La diabetes y la salud cardiovascular están íntimamente conectadas, por lo que no es de extrañar que la espirulina mejore la salud del corazón. Se cree que las altas concentraciones de ficocianina en la espirulina inhiben la actividad de la lipasa pancreática, que a su vez provoca una mayor excreción de triglicéridos a través de las heces.

En un estudio, los participantes recibieron 4,5 gramos de espirulina al día durante seis semanas. Al final de la prueba, los niveles séricos de triglicéridos y el colesterol total se redujeron significativamente (con la ventaja adicional de un HDL más alto). También reguló la presión arterial entre mujeres y hombres entre las edades de 18 y 65 años sin que se realizaran otros cambios en la dieta (13).

En otro estudio, los pacientes diabéticos que recibieron 2 gramos de espirulina al día mostraron una mejor hemoglobina glicosilada y mejores perfiles de lípidos (14).

Alergias

Las alergias estacionales son una molestia, pero la espirulina beneficia al cuerpo al reducir la inflamación que causa los problemas de sinusitis. Cuando alguien experimenta alergias a causa del polen, el polvo o las mascotas, la nariz puede hincharse. Esto se llama rinitis alérgica, y hay algunas pruebas de que la espirulina podría ayudar a mejorar los síntomas de esta afección.

Un estudio publicado en 2013 afirma que la espirulina puede aliviar la inflamación nasal y reducir la histamina en el cuerpo. En comparación con un placebo, se descubrió que la espirulina reduce los síntomas como secreción nasal, estornudos, congestión nasal y picazón (15).

Según los autores, «La espirulina es clínicamente eficaz en la rinitis alérgica en comparación con el placebo. Se deberían realizar estudios adicionales para aclarar el mecanismo de este efecto«.

No toda la espirulina igual

Se sabe que la espirulina absorbe los metales pesados ​​y las toxinas de su entorno, por lo que es vital asegurarse de que la suya provenga de una fuente limpia.

Desafortunadamente, muchos productos de espirulina en el mercado hoy en día se cultivan en áreas que tienen altas concentraciones de metales pesados ​​(16). La espirulina cultivada en Japón podría tener altos niveles de radiación debido al desastre nuclear en Fukushima en 2011.

También existe una gran preocupación con respecto a la espirulina cultivada en China, ya que se ha encontrado que muchos suplementos de espirulina de esta región están contaminados con plomo, mercurio y arsénico.

La espirulina cultivada en lagos naturales también está en riesgo de contaminación por metales pesados, contaminación y bacterias.

Si compra espirulina de estas áreas, compruebe que tengan certificados de prueba válidos para asegurarse de que sus productos no contengan metales pesados.

 

Cómo tomar espirulina

La espirulina viene en muchas formas diferentes, y hay muchas maneras de incorporarla en su dieta. La favorita es mezclar el polvo con los batidos, o mezclar un par de cucharaditas en un litro de agua fresca de coco.

Aquí están todas las diferentes formas de espirulina que tal vez quiera considerar:

Polvo de espirulina: se mezcla fácilmente en batidos, jugos, se espolvorea en ensaladas o se convierte en bolas de energía con dátiles y otros súper alimentos.

Tabletas de espirulina: pequeñas tabletas de espirulina que puede tragar fácilmente sin tener que superar el sabor de las algas. Algunas personas prefieren las tabletas, otras prefieren el polvo, porque en realidad les agrada el sabor.

Es una gran fuente de hierro (especialmente para veganos y vegetarianos), así como proteínas para la recuperación después del entrenamiento. Y si no puede superar el sabor, ¡tome las tabletas!