Salvemos a las abejas! 10 cosas que puedes hacer para ayudar a salvarlas

Las abejas son responsables de la polinización de muchos de nuestros cultivos. De hecho, sin su ayuda, más de un tercio de nuestro suministro de cultivos podría estar en peligro de desaparecer. Sin las abejas ocupadas, podríamos decir adiós a las almendras, manzanas, albaricoques, arándanos, fresas, tomates y calabacín, por nombrar solo algunos.

Aproximadamente 250,000 especies de plantas con flores dependen de las abejas. Sin estos increíbles insectos, muchas flores silvestres y otras plantas tendrían dificultades para reproducirse. Como estas flores y sus bayas son a menudo una fuente de alimento para insectos, pájaros y pequeños mamíferos, podría tener graves consecuencias para la supervivencia de tales criaturas. A su vez, los depredadores más grandes encontrarían afectado su suministro de alimentos y también lucharían por sobrevivir.

10 formas brillantes en que puedes sumarte para ayudar a salvar a las abejas:

1. Apoyar a los agricultores orgánicos locales:

Dado que los insecticidas son citados como la principal causa del declive de las abejas, el primer paso lógico es cambiar a la agricultura orgánica. Los agricultores orgánicos trabajan con la naturaleza y las estaciones para cultivar sus cultivos, sin el uso de pesticidas dañinos, que apoyan tanto la biodiversidad como la abeja.

Haga un viaje al mercado local de agricultores, conozca a las personas que cultivan sus alimentos y admire la gran variedad de frutas, verduras y hierbas frescas locales y de temporada.

2. Practicá la jardinería orgánica en casa:

Los químicos para matar abejas no solo se encuentran en las prácticas industriales, sino también en muchos insecticidas domésticos. Asegúrese de usar solo semillas orgánicas certificadas, herbicidas y repelentes de insectos o, mejor aún, haga las suyas.

3. Plantar flores y plantas para las abejas:

Atraiga estas criaturas invaluables a su jardín llenándolo con plantas vibrantes y aptas para las abejas. No solo será recibido con una variedad de colores cuando salga de su puerta, sino que disfrutará de hermosos aromas, flores frescas de temporada para la mesa de la cocina y hierbas orgánicas recogidas directamente del jardín.

Si no tiene espacio, intente plantar algunos en su balcón, en cajas de ventanas o cestas colgantes: ¡las abejas se lo agradecerán!

4. Compre miel local:

Compre miel orgánica local en lugar de marcas de supermercados producidas en masa. Sus apicultores locales tienen muchas más probabilidades de preocuparse por la salud y el bienestar de sus abejas que las grandes compañías de producción, que solo se centran en sus resultados.

5. Conviértete en apicultor:

¡Este definitivamente no es para todos! Se necesita cierto tipo de personalidad para querer vestirse de pies a cabeza con ropa protectora y pasar el día alrededor de los insectos que inevitablemente les darán una picadura o dos. Pero si está interesado en aprender de primera mano cómo estas criaturas cautivadoras contribuyen a nuestro mundo y está preocupado por la conservación, entonces podría ser para usted.

6. Adopta una colmena:

Si no estás listo para el desafío de tener abejas, pero estás interesado en salvar a estas increíbles criaturas, entonces siempre puedes «adoptar una colmena». En ciertos casos el propietario ofrece el espacio y recibe a cambio miel. Puede variar dependiendo de la creatividad de cada situación.

7. Establecer una estación de agua para abejas:

Ahora que ha eliminado los insecticidas desagradables de su jardín y está atrayendo activamente a los polinizadores a través de su elección de flores y arbustos, es una buena idea establecer una estación de refrescos para las abejas cansadas. Después de todo el trabajo que hacen, una abeja puede desgastarse fácilmente y no es raro ver a una abeja solitaria tirada en el suelo, aparentemente muerta, mientras trata de reunir la energía para encontrar comida y agua dulce.

8. Aprende más sobre estas criaturas cautivadoras:

Si una abeja se cierne a tu alrededor, no la golpees, ¡quédate quieto y pronto se irá! Si todavía no se siente cómodo con la idea de las abejas en su jardín o vecindario y ha encontrado una colmena no deseada, asegúrese de contactar a su apicultor local, quien la eliminará de manera segura sin dañar a sus habitantes. Una búsqueda rápida en línea lo encontrará un cuidador local o se comunicará con su organización nacional de apicultura.

9. Actúe en nombre de las abejas:

A menos que haya un cambio legislativo importante o protesta pública, la agricultura industrial continuará utilizando estos pesticidas para matar abejas y prácticas agrícolas destructivas. Hable para influir en los gobiernos y las empresas que pueden hacer que estos cambios sucedan. Necesitamos solicitar más estudios sobre la salud y el bienestar de las abejas para que podamos comprender mejor el impacto devastador que estas prácticas están teniendo en nuestros polinizadores, nuestro medio ambiente y nuestra propia salud. Anime a su gobierno o consejo local a llenar los espacios públicos con plantas aptas para las abejas, y solicite conservar lo que queda del hábitat natural de las abejas en bosques, pastizales.

10. Dile a un amigo:

Por último, pero no menos importante, ¡ayude a crear conciencia sobre la difícil situación de las abejas para que podamos crear conciencia y trabajar juntos para salvar a las abejas trabajadoras del mundo y nuestros futuros suministros de alimentos!

Compartir este artículo es una excelente manera de comenzar, así que publique un enlace en su Facebook, Tweet a sus seguidores, Pin a su cuenta de Pinterest o envíelo por correo electrónico a cualquiera que escuche para ayudar a difundir este importante mensaje.

 

 

Catalina Zimmermann

Fotógrafa, le encanta leer y escribir sobre temas ambientales y, por esta razón, ha estado escribiendo para "El Horticultor" desde 2018.