1354746582_05-528x391

Vancouver tiene un objetivo claro: convertirse en la ciudad más verde del mundo en 2020. Como la meta no es fácil y conlleva incentivar a una población que supera los 600.000 habitantes, según el censo realizado en 2011, el Consejo de la ciudad elaboró un Plan de Acción para lograrlo. A través de objetivos clasificados en áreas, como “Acceso a la Naturaleza”, “Cero Residuos” y “Transporte Verde”, se intentará cambiar el entorno inmediato de las personas para que vean los beneficios medioambientales que se pueden lograr con simples medidas.

La última decisión que tomó el Consejo impresionó a todos. Con la ayuda de la empresa GreenMantra, se pavimentarán las calles de la ciudad con plástico reciclado. Así, las botellas de agua, los envases de yoghurt y las bolsas plásticas no terminarán en basureros, sino que serán derretidas y granuladas para ser mezcladas con el tradicional asfalto gris.

1354746566_02-528x395

Si en el proceso común de fabricación de pavimento se necesitan altas temperaturas (160 ºC) para fundir los materiales, en el caso del plástico reciclado esto no será necesario porque es convertido en una cera que se adhiere fácilmente al asfalto en un ambiente más frío, lo que reducirá en un 20% el consumo de combustible durante la elaboración de la mezcla. Además, esto permitirá que los trabajos no sean suspendidos durante el invierno.

Según Peter Judd, ingeniero del municipio, esta disminución de combustible no sólo se traduce en un ahorro económico, sino que evitará que se generen 300 toneladas de gases invernadero por año. Además, durante la pavimentación con plástico, desciende la cantidad de vapores que se liberan a la atmósfera para que se fije el asfalto.

En unos meses más no será necesario arreglar de nuevo las calles, porque la cera que se produce a partir del plástico evita el envejecimiento de los aceites presentes en la mezcla. Por ahora, el plástico reutilizado es trasladado desde Ontario, pero las autoridades esperan que en un tiempo más se pueda obtener desde la propia ciudad.

1354746765_06-528x393

Aunque este tipo de pavimentación tiene un costo tres veces mayor al común, refleja un esfuerzo y compromiso por parte de las autoridades por implementar acciones “verdes” que permitan que la ciudad sea más verde. Para involucrar a los ciudadanos, sería positivo que se ejecutará un plan de reciclaje que retire el plástico -y ojalá otros materiales que se puedan reutilizar- desde cada hogar.

Vía: PlataformaUrbana