El tiempo se está acabando para la industria de los plásticos. Mientras que las legislaciones se vuelven más rigurosas, las soluciones de diversas empresas, especialmente las de pequeño tamaño, surgen para mostrar que si es posible generar menos residuos plásticos. Ejemplo de ello, es la compañía Ống Hút Cỏ, que está haciendo sorbetes compostables con pasto o hierba salvaje.

Liderada por el joven empresario Tran Minh Tien, la idea de la empresa es aprovechar un material abundante en la región, el pasto que crece de manera silvestre a lo largo del Delta del Río Mecom, una región en Vietnam. El producto además genera ingresos para un grupo de mujeres artesanas que residen en la provincia de Long An.

Para producir el accesorio ecológico y seguro para alimentos, el césped es cosechado, lavado y cortado en tubos del tamaño de un sorbete normal. El paso siguiente es usar una barra de hierro para limpiar la parte interna de los sorbetes y finalmente pasarlos por un último lavado. El producto final se vende para restaurantes y se puede comercializar de dos formas: seco o verde.

En la versión fresca, el lote se vende en un paquete de 100 sorbetes, que es recogido y envuelto en hojas de plátano. Sin pasar por el proceso mencionado anteriormente. Estos generalmente duran alrededor de dos semanas en la nevera, pero es posible aumentar la vida útil hirviendo los sorbetes en casa con un poco de sal, dejándolos secar y después guardando en un lugar fresco y seco.

En la opción seca, después del lavado final, los sorbetes son dejados al sol por dos o tres días y luego se les da un toque final ​​en el horno. Esto hace que el tiempo de vida útil del producto se prolongue hasta seis meses si se deja a temperatura ambiente.

Secos o frescos, los sorbetes son comestibles, compostables, libres de productos químicos y conservantes.

Por ahora, los sorbetes de césped sólo se venden en Vietnam, pero ya está en estudio y pruebas la posibilidad de ampliar el negocio a otros países.

 

También te puede interesar:  Plantas que puedes cultivar para ayudar a las abejas y evitar su extinción