Son innumerables los beneficios del aceite de coco para la salud en general. Es usado en la cocina, para reducir los niveles altos de colesterol y mejorar las funciones del sistema nervioso, por ejemplo. Ideal para el cabello, cuando se aplica tópicamente, el aceite de coco también puede ser usado para obtener diferentes beneficios para la piel.

Vamos a aprender un poco más sobre este aceite que no para de sorprendernos y descubrir cuáles son los beneficios del aceite de coco para la piel

Aceite de coco

La combinación única de ácidos grasos presente en el aceite de coco tiene efectos positivos para la salud, como aumentar la pérdida de grasa, la salud del corazón y la función cerebral.

Entre los ácidos grasos encontrados en el aceite de coco, tenemos:

  • Ácido láurico;
  • Ácido mirístico;
  • Ácido caprílico;
  • Ácido cáprico;
  • Ácido oleico;
  • Ácido linoleico;
  • Ácido esteárico.
Aceite de coco

Imagen de DanaTentis de Pixabay

Beneficios del aceite de coco para la piel

1. Hidratación:

Puedes cumplir el sueño de tener una piel suave e hidratada, gracias al uso de este maravilloso aceite. Un estudio clínico realizado en pacientes con piel seca, comparó los efectos del aceite de coco con los efectos de un aceite mineral a base de petróleo que es frecuentemente usado en productos para el tratamiento de la piel seca.

Después de dos semanas de estudio, fue comprobado que el aceite de coco mejoró de forma significativa la hidratación de la piel y fue más eficaz que el aceite a base de petróleo.

Otro estudio, que comparó el aceite de oliva con el aceite de coco, mostró que el aceite de coco ayuda a reducir la sequedad de la piel y ayuda también a tratar eczemas en la piel.

Además de la acción hidratante en el rostro y en el cuerpo en general, el aceite de coco también es útil para hidratar los labios, dejándolos suaves.

Vale la pena usar el aceite de coco para la piel, porque la hidratación es importante, no sólo para fines estéticos, sino también para ayudar a proteger la piel de la proliferación de bacterias y a mantener la integridad de la misma.

2. Combate microorganismos:

Los ácidos grasos de la cadena media, presentes en este aceite, tienen propiedades antimicrobianas que pueden ayudar a combatir microorganismos como hongos y bacterias presentes en la piel.

Eso significa que la aplicación de este aceite en la piel puede prevenir y tratar condiciones como acné, celulitis, psoriasis, dermatitis de contacto, foliculitis, eczema y pie de atleta.

Eso se debe en especial a la presencia de ácido láurico, que combate microorganismos. Un estudio demostró que el ácido láurico es capaz de matar la bacteria Propionibacterium acnés, responsable por el acné inflamatorio.

 Otro estudio demostró el papel del ácido cáprico, que también tiene propiedades antimicrobianas potentes capaces de eliminar bacterias y hongos.

 3. Acción antiinflamatoria:

Tiene propiedades antiinflamatorias. En un estudio, investigadores aplicaron aceite de coco virgen en las orejas inflamadas de algunos ratones. Fue comprobado el efecto antiinflamatorio de la sustancia y una acción analgésica que reduce el dolor.

Adicionalmente, es capaz de reducir el estrés oxidativo, responsable por desencadenar procesos inflamatorios en el organismo.

A pesar de ser resultados promisorios, el único pero, es que esas investigaciones todavía no fueron realizadas con humanos y, por eso, tales efectos deben ser probados en nuevos estudios.

4. Tratamiento de acné:

Como ya fue mencionado, el aceite de coco presenta interesantes propiedades antimicrobianas. Por tratarse de un aceite, muchas personas pueden pensar que la aplicación tópica puede empeorar la situación de una piel con espinillas y dejar grasosa la piel.

Sin embargo, investigaciones indican que este aceite ayuda realmente en el tratamiento de esa condición.

La acción bactericida combinada con propiedades antiinflamatorias, son ideales para ayudar en el tratamiento contra el acné y esa acción es comprobada en diferentes estudios.

Si tu piel es extremadamente grasosa por naturaleza, consulta un dermatólogo antes de probar este método.

5. Cicatrización:

Un estudio realizado con ratones, analizó el efecto de este aceite cuando es aplicado en una herida. Observaron que el aceite de coco virgen aplicado directamente en la piel, aceleró el proceso de cicatrización, además de aumentar los niveles de colágeno, que es una proteína muy importante para la piel y que ayuda en la cicatrización de heridas como quemaduras.

También te puede interesar:  12 Beneficios del Agua de Coco, sus Propiedades y para que sirve

Otra investigación que analizó el efecto del aceite de coco en conjunto con un antibiótico de uso tópico, mostró eficacia en la cicatrización de quemaduras.

También fue constatado en esos estudios que, además de acelerar la cicatrización, las propiedades antimicrobianas del aceite de coco pueden ayudar en la prevención de infecciones que se pueden desarrollar en la piel, en el área de la herida y que perjudicarían todavía más el proceso de cicatrización.

De esa manera, el aceite de coco puede ser un aliado en la cura de heridas como quemaduras. Sin embargo, son necesarios más estudios en seres humanos para comprobar tal eficacia.

Aceite de coco

Imagen de Sergio Ortiz de Pixabay

6. Desmaquillante

El aceite de coco puede ser usado como un desmaquillante natural que facilita bastante la limpieza de la piel. Aplica el aceite de coco con un algodón en la región donde deseas retirar el maquillaje y déjalo actuar durante 15 minutos. Luego, lava toda el área con agua tibia y jabón neutro.

Vas a notar que prácticamente todo el maquillaje fue removido. Para remover los residuos que quedaron, repite el procedimiento.

También puedes usar esa técnica para desmaquillarte los ojos. Sólo debes cerrar bien los ojos y aplicar el algodón humedecido con el aceite de coco. Manteniendo los ojos cerrados por algunos minutos, los productos como la pestañina o rímel y la sombra, serán disueltos en el mismo aceite, facilitando bastante la limpieza. Finalmente, enjuaga bien los ojos.

7. Exfoliante natural

Nuestro rostro está expuesto diariamente a cremas de belleza, maquillaje, rayos solares, contaminación y polvo. El contacto con tantas sustancias puede hacer que algunas se acumulen y hasta intoxiquen la piel. De esa manera, es necesario hacer limpiezas más profundas regularmente para mantener la buena salud de la piel.

El aceite de coco es un exfoliante natural que promueve una limpieza profunda en la piel, sin agredirla como otros exfoliantes. Su textura leve y suave es capaz de penetrar profundamente en las glándulas sebáceas, limpiando la piel.

Para pieles secas, la sugerencia es usar 2 cucharadas soperas de harina de almendras (que es más suave y no ocasionará más resequedad de la piel) con aceite de coco suficiente y leche para obtener una pasta grasosa. Esa mezcla debe ser aplicada en el rostro y masajeada con movimientos circulares.

En piel normal, es posible remplazar la harina de almendras por harina de avena. Para pieles grasosas, es posible usar una pasta hecha de harina de arroz, avena y aceite de coco.

Para potenciar los efectos, coloca una toalla mojada en agua tibia en el rostro para abrir los poros y realizar así una limpieza todavía más profunda.

8. Protección contra daños provenientes de la radiación solar

El aceite de coco nunca debe ser usado en la piel como sustituto del protector solar. Sin embargo, su uso regular es capaz de crear una especie de barrera a los daños causados por la exposición solar sin protección en el día a día.

Eso se debe a las propiedades antioxidantes del aceite de coco en la piel, éstas protegen las células de daños causados por los rayos del sol, que pueden resultar en la formación de radicales libres perjudiciales para la salud.

9. Loción calmante

Cuando es aplicado en la piel, el aceite de coco tiene un efecto calmante que reduce los síntomas de inflamación y dolor. Puede ser usado por ejemplo, para calmar la piel después de una leve quemadura o ardor.

10. Regeneración

El aceite de coco es capaz de ayudar en la reparación y estímulo para la producción de colágeno, proteína natural importante para mantener la elasticidad y suavidad de la piel.

También te puede interesar:  Suplementos y vitaminas para el tratamiento natural de la psoriasis

A través de la exposición a la contaminación, luz solar y otros agentes nocivos, la piel puede sufrir daños y el aceite de coco puede ayudar en la regeneración de la misma.

11. Prevención del envejecimiento precoz

De la misma forma que usar el aceite de coco para la piel te protege de daños causados por la exposición al sol, su acción antioxidante también previene algunas señales de envejecimiento precoz.

Una de las causas del envejecimiento es la presencia de radicales libres que dañan las células a través de un estrés oxidativo causado por diferentes factores: alimentación inadecuada, exposición al sol, contaminación ambiental, lesiones en la piel, entre otros.

Por medio del efecto antioxidante y de la reparación del colágeno, el aceite de coco es capaz de prevenir e incluso disminuir señales de envejecimiento como arrugas y manchas en la piel, manteniéndola suave y flexible.

12. Repelente

Otro efecto que se le atribuye es que repele insectos de la piel. Especialmente si quieres evitar repelentes industriales llenos de aditivos químicos, esta es una buena opción natural.

Sin embargo, por ser muy volátil y a base de una planta, su efecto repelente desaparece rápido, lo cual implica que es necesario aplicarlo muchas más veces que un repelente comprado en la farmacia.

Para prolongar el efecto repelente del aceite de coco, es posible usar la siguiente receta de repelente natural: Calienta dos tazas de aceite de coco al baño maría hasta quedar caliente al tacto. En seguida, agrega un vaso lleno de hojas de menta y citronela, y deja la mezcla en infusión entre 5 y 6 horas. Luego, filtra el aceite obtenido y déjalo enfriar.

Este aceite puede ser usado en todo el cuerpo, cuantas veces sean necesarias.

¿Cómo aplicar el aceite de coco?

Algunas aplicaciones específicas como el uso como repelente y exfoliante naturales ya fueron mostradas anteriormente. Sin embargo, también explicaremos cómo aplicar el aceite de coco en la piel para obtener otros beneficios mencionados.

Lo más importante es considerar tu tipo de piel para aplicar el aceite de la manera más eficaz y segura.

Piel seca

Si tu piel es seca, aplícalo en el rostro después de lavarte y secarte debidamente. Usa poca cantidad, solo un cuarto de cucharadita es suficiente para ver los beneficios. Aplica el aceite en el rostro y masajea toda el área. Deja actuar por lo menos 10 minutos hasta que sea absorbido por la piel y limpia el exceso de aceite con ayuda de un algodón.

Piel grasosa

Si tienes piel grasosa, también es posible aprovechar los beneficios de este aceite para la piel, excepto en los casos en los cuales tu dermatólogo indique lo contrario.

Para pieles grasosas, lo recomendable es pasar el aceite de coco tibio en la región del rostro y cuello, después de lavar toda el área con jabón neutro. Dejar actuar el aceite alrededor de 15 minutos y luego, lavar el rostro con agua tibia y secar.

Repite el procedimiento durante varios días seguidos. Incluso si ocurre un brote inicial de acné, no te asustes, porque la piel tiende a acostumbrarse al aceite y las espinillas van a desaparecer, porque la hidratación reduce la secreción de sebo en la piel.

Consideraciones finales sobre el aceite de coco

A pesar de ser un producto totalmente seguro para su uso y sin ningún efecto colateral con respecto al uso directamente en la piel, las personas con piel muy grasosa deben evitar su uso, porque podría bloquear totalmente los poros de la piel, produciendo puntos negros.

Si tu piel es sensible, haz una pequeña prueba antes de aplicar el aceite en toda la piel, para garantizar que no sufrirás ningún tipo de irritación o alergia al aceite de coco.

Si es posible, prefiere el aceite de coco virgen, porque  tiene mayor contenido de sustancias beneficiosas para la piel. O si prefieres, puedes producir tu propio aceite de coco en casa, para garantizar la ausencia de conservantes y otras sustancias indeseadas.