Cómo germinar y cultivar semillas de aguacate en casa

Consumir diariamente 100 gramos de aguacate —más o menos la cuarta parte de una pieza— ayuda a bajar los niveles de colesterol y glucosa, así como mejorar la circulación sanguínea. De igual forma, contribuye a disminuir la tensión nerviosa y la depresión, así como favorecer una buena digestión y proteger al estómago de úlceras y gastritis.

El aguacate tiene poder antiinflamatorio, reduce el estrés,  mejora la salud cardiovascular, es anticancerígena, previene el envejecimiento prematuro, trata la piel, etc.

Por estas razones, y muchas otras más, aquí le dejamos una guía muy simple para que usted pueda germinar en casa una semilla de aguacate y en unos años disfrutar de su propia producción orgánica:

Pasos para sembrar un aguacate:

  1. Sacamos la pepita/ semilla o hueso del aguacate.
  2. La limpiamos.
  3. Tenemos que introducir la mitad de la semilla en agua por lo que le ponemos tres palillos clavados en la mitad. (Estos palillos de dientes son su andamiaje de aguacate, lo que le permitirá descansar la mitad inferior del aguacate en agua, por lo tanto, los palillos de dientes deben estar firmemente clavados allí).
  4. Llenamos un vaso de agua, no demasiado hondo, no es necesario.
  5. Colocamos la semilla con los palillos clavados.
  6. Ponemos más agua si es necesario hasta cubrir la mitad de la semilla. El vaso se ubica en un lugar que obtenga luz solar. Es útil usar un vidrio transparente para que pueda ver fácilmente cuándo comienzan a crecer las raíces y también cuándo es necesario cambiar el agua. Muchas guías recomiendan cambiar el agua todos los días, pero descubrí, por prueba y error, que es mejor cambiar el agua cada cinco días a una semana más o menos. Debes asegurarte de cambiar el agua regularmente para evitar el crecimiento de moho, bacterias y hongos.
  7. Esperaremos a que salga la raíz, suele tardar unas 3 – 4 semanas. En algunos casos toma al menos 8 semanas para obtener una germinación, así que sea paciente.
  8. Cuando la raíz alcance unos 10 cm, sacaremos la semilla del agua.
  9. Le quitamos los palillos.
  10. Preparamos una maceta no muy grande con tierra.
  11. Plantamos y regamos la pepita. La colocaremos de tal forma que la mitad de ella esté dentro de la tierra y la otra mitad fuera.
  12. En poco más de un mes comenzaran a salirte hojas.

Si notas que sus hojas adquieren un color amarillento, significa que la planta no necesita tanta agua, entonces suspende el riego durante un par de días; pero si por el contrario, sus hojas comienzan a volverse marrones, entonces necesita mucha más agua.

Catalina Zimmermann

Fotógrafa, le encanta leer y escribir sobre temas ambientales y, por esta razón, ha estado escribiendo para "El Horticultor" desde 2018.