Cómo hizo Dinamarca para convertirse en líder mundial de la Agricultura Orgánica

¿Te imaginas el futuro con agricultura 100% orgánica? Para este tipo de cambios paradigmáticos, es necesario que alguien tome el riesgo de dar el ejemplo con una convicción firme. Desde el año 2015, Dinamarca viene siendo el país que la agricultura mundial mira con asombro, por su inigualable convicción de que una agricultura rentable y libre de agrotóxicos es posible.

Esta convicción no sería tan fuerte sin el apoyo del 97% de los habitantes daneses, plenamente conscientes de la vital importancia de este cambio de paradigma que hoy necesita la agricultura mundial, y el esfuerzo personal que conlleva este compromiso ecológico con el planeta.

Hace ya 25 años que existen en el país productores orgánicos, y la agricultura ecológica continúa volviéndose cada vez más exitosa.

El gobierno danés ha establecido un plan de estímulo al consumidor para que elija productos ecológicos; de esta manera, se combina la información con el incentivo económico necesario para garantizar que sean accesibles.

El objetivo del primer Plan Ecológico Danés se ha cumplido con éxito, entre el 2015 y el 2020, Dinamarca logró duplicar la cantidad de cultivos orgánicos. Esto fue posible gracias a un conjunto de 67 normas que marcaron el rumbo y regularon las técnicas de la producción agrícola dentro del territorio danés.

Además, este plan impartió un considerable incentivo económico de casi 61 millones de dólares, distribuidos entre todos aquellos productores que deseaban sumarse al nuevo paradigma orgánico, a través de una transición desde las técnicas convencionales a las agroecológicas.

A nivel local, ya se encuentra en marcha un proyecto para que cada municipio pueda ocupar los terrenos sin dueño y crear huertos ecológicos.

Recientemente, en el pasado diciembre, el Gobierno de Dinamarca volvió a ratificar su gran interés por incentivar la producción orgánica y consolidar al país como el líder mundial en el desarrollo de una economía agroecológica sostenible, convirtiéndose así en un modelo a seguir.

El 8 de diciembre, el Gobierno renovó la agenda para la promoción del sector orgánico danés, establecido para el periodo financiero 2021-24. Sybille Kyed, Jefa de Política Agrícola y Alimentaria de la Asociación Nacional de Productos Orgánicos de Dinamarca señaló que: “El mercado orgánico mejora la biodiversidad, el bienestar animal y el agua potable limpia, reduce la huella climática, aumenta los vegetales y reduce el desperdicio de alimentos en nuestras cocinas públicas, pero debemos seguir invirtiendo”.

El futuro es orgánico, pero el cambio también se dará orgánicamente. Paulatinamente, más y más individuos toman conciencia de la vital importancia que tiene para la salud de nuestros cuerpos y el bienestar del planeta, elegir un modelo agroecológico para la producción de nuestros alimentos.

Catalina Zimmermann

Fotógrafa, le encanta leer y escribir sobre temas ambientales y, por esta razón, ha estado escribiendo para "El Horticultor" desde 2018.