Probablemente hayas visitado restaurantes que sirven un puñado de brotes sobre ensaladas u otros platos , o tal vez hayas comprado un recipiente en el supermercado. ¡Los germinados son una gran fuente de nutrición y es probable que no sepas lo fácil que es cultivarlos en casa! Con esta guía serás un experto en el cultivo, la cosecha y el consumo de brotes frescos en poco tiempo.

¿Qué semillas puedo germinar consumir sus brotes?

Puedes germinar casi cualquier legumbre, semilla o nuez. Todo, desde garbanzos hasta alfalfa, col, cebolla y trébol. Hay algunas excepciones, no porque no broten, sino porque el esfuerzo requerido para hacerlo «correctamente» o porque no son buenos para ti.

Las semillas de chía, las semillas de lino y otras semillas mucilaginosas (las que crean la sustancia pegajosa) son difíciles de germinar adecuadamente. Definitivamente puedes hacerlo, pero generalmente lo evito porque hay muchas otras semillas que son mucho más fáciles de germinar.
Evite germinar frijoles para comer crudos. Contienen una toxina que causa náuseas, vómitos y diarrea en muchas personas. Si eliges brotar frijoles, asegúrese de hervir los brotes durante al menos 10 minutos antes de consumirlos.

La quinua contiene una alta concentración de saponinas, lo que en algunas personas provoca una fuerte reacción alérgica que los hace sentir enfermos.

Cultiva tus propios Brotes y Germinados en Casa

Brotes de porotos mung

INSTRUCCIONES PARA GERMINAR EN UN FRASCO

1. Elija un frasco con tapa.

Cualquier frasco de vidrio servirá para germinar, aunque uno con una abertura amplia es más conveniente para enjuagar, drenar y luego sacar los germinados. Elija un frasco lo suficientemente grande como para contener las semillas y los brotes.

2. Enjuague las semillas.

Enjuague bien las semillas con agua fría y escúrralas. Retire cualquier piedra o semilla rota. Al germinar semillas más pequeñas, quitar las semillas rotas no es práctico, pero busque cualquier material que no sea semilla y retírelo en este punto, si es posible.

3. Remojar las semillas.

Coloca las semillas enjuagadas en un frasco y llenalo de agua fría. Cubre con una malla o tul, asegurada con una banda de goma, para permitir el flujo de aire. La fina maya en la que a menudo vienen envueltos los ajos sirve perfectamente para este fin.

Una regla general es remojar al menos 8 horas. Algunas semillas más grandes pueden requerir un remojo más largo. Remojar hasta que las semillas hayan duplicado su tamaño. Tenga en cuenta que la temperatura también afecta el tiempo de remojo. En temperaturas más cálidas, el tiempo de remojo es más corto. En temperaturas más frescas, el tiempo de remojo es más largo, y las semillas más grandes como garbanzos o frijoles pueden requerir un remojo de 24 horas.

También te puede interesar:  Un Bus convertido en mercado móvil lleva productos frescos a barrios con bajos ingresos

4. Drenar bien las semillas.

Es importante drenar bien las semillas, durante varias horas, permitiendo una buena circulación de aire. Las tapas de malla funcionan bien para este paso, ya que la jarra puede invertirse y apoyarse en un ángulo para drenar durante largos períodos.

5. Enjuagar, drenar y repetir.

Enjuague las semillas con agua fría y repita el drenaje. Enjuague suavemente para evitar dañar los nuevos brotes tiernos. Por lo general, 2-3 días de enjuague y drenaje aproximadamente 2 o 3 veces por día es suficiente.

En temperaturas muy cálidas, enjuague con mayor frecuencia. En climas fríos, un enjuague menos frecuente puede estar bien, pero tenga en cuenta que las semillas pueden no germinar también.

6. Enjuague y drenaje final

Una vez que los brotes estén listos para la cosecha, enjuague una última vez y descarte las semillas sin germinar y las cáscaras de semillas, si lo desea. Escurrir bien una última vez antes de comer o almacenar brotes.

Cultiva tus propios Brotes y Germinados de Alfalfa

Brotes de Alfalfa

Propiedades y beneficios de los brotes y germinados

  • Aportan enzimas , que son necesarias para la digestión de los alimentos.
  • Las proteínas se convierten en aminoácidos libres, los componentes básicos de nuestros cuerpos .
  • Los almidones se transforman ena azúcares simples.
  • Los minerales se combinan para aumentar la asimilación.
  • El contenido de vitaminas aumenta de tres a 12 o más veces.
  • El contenido de clorofila y caroteno aumenta dramáticamente cuando se expone a la luz solar.

Los beneficios para la salud de los brotes son numerosos, incluida una mejor digestión y absorción de nutrientes . También son una rica fuente de antioxidantes , lo que los hace excelentes para el sistema inmunológico y son perfectos para cualquier dieta antiinflamatoria . La evidencia también muestra que los brotes pueden tener efectos antitumorales y tienen el potencial de inhibir el cáncer de mama , próstata y vejiga .

-Alfalfa: completo y más consumido por su agradable sabor. Contiene vitaminas A, B, C, E y K , calcio, magnesio, potasio, hierro, selenio y zinc y los aminoácidos más importantes. Es remineralizante, combate la fatiga y la debilidad.

-Arroz integral: es rico en vitamina B, fósforo, potasio, magnesio, sodio, calcio y silicio. Ayuda a la adecuada conservación de huesos y dientes.

-Avena: la semilla germinada más recomendable para trastornos nerviosos, depresiones y alteraciones del sueño. Contiene vitaminas B y E, proteínas, carbohidratos, fibra , minerales y un alto contenido en silicio, necesario para el desarrollo de las estructuras musculares, cerebrales y nerviosas.

También te puede interesar:  Recetas de Productos de Limpieza Ecológicos

-Berro: muy adecuado para combatir los síntomas de la fatiga primaveral. Alcaliniza y depura la sangre, neutraliza el exceso de toxinas. Regula el metabolismo. Es rico en hierro, fósforo, manganeso, cobre, zinc, yodo, calcio y vitaminas A, B2, E y C.

-Fenogreco: limpiador sanguíneo y renal, se recomienda para levantar el ánimo decaído y para reforzar el organismo. Estimula las funciones digestivas y hepáticas. Otorga un agradable olor al sudor de quienes lo consumen. Contiene abundante fósforo y hierro.

-Garbanzos: son ricos en carbohidratos, fibra, calcio, proteínas, magnesio, potasio y vitaminas A y C. No producen gases durante la digestión

-Guisantes verdes: son ricos en clorofila, proteínas, carbohidratos, fibra,  vitaminas A, B y C, también en magnesio, hierro, potasio, fósforo y zinc. Son adecuados para el crecimiento y la vista.

-Judías o arvejas: son una fuente excelente de proteínas, vitamina C, A y E y son ricas en minerales.

-Lentejas: ricas en proteínas, vitamina C y B1, tienen hierro, cobre y zinc. Aconsejables en situaciones de estrés y para tonificar el cuerpo en épocas de agotamiento, retrasan el envejecimiento .

-Maíz: alto contenido en magnesio, necesario para conservar la tensión muscular especialmente en el tracto intestinal.

-Mostaza: adecuado para tratar trastornos digestivos como gastritis, enteritis, etc. Rica en vitamina C, proteínas y lípidos.

-Judia Mungo: son ricos en vitaminas A, C, y complejo B.

-Semillas de calabaza: contienen proteínas, vitamina E, fósforo, hierro y zinc.

-Semillas de girasol: ricas en proteínas, grasas insaturadas, vitaminas D, B y E, ácido linoleico ,calcio, hierro, fósforo, potasio y magnesio.

-Rabanito: contiene abundante clorofila , útil para combatir digestiones pesadas y para calmar la tos, es rico en vitamina C y potasio, y tiene buen sabor.

-Sésamo: buena fuente de fibra, proteínas, vitaminas B y E, magnesio, potasio, hierro, fósforo y calcio.

-Soja: es rica de proteínas y vitaminas A, B, C y E, lecitina. Posee ácido fólico, calcio, magnesio y hierro. Es útil en la menopausia, la fatiga y en los cambios de ánimo.

-Soja verde: contiene proteínas que dan lugar al aminoácido metionina, de efecto relajante. Fortalece el sistema nervioso y contribuye a rebajar el exceso de colesterol. Son ricas en vitaminas A, C, hierro y potasio.

-Trigo: es rico en proteínas, magnesio, fósforo y vitaminas B y E. Previene infecciones, remineraliza, regenera las células y sirve para tratar trastornos nerviosos.

¿Cómo puedo usar los brotes y germinados?

Añadir a las ensaladas.
Póngalos en sándwiches (¡puntos extra si puedes hacer uno sin pan !).
Agregue a las sopas después de que la sopa se haya cocinado.
Mezcle con su batido , aderezos para ensaladas , salsas y salsas.
Disfruta como merienda.