La ONU que apunta hacia una de las claves para revertir el hambre en el mundo: la agricultura ecológica a pequeña escala.

Cada vez son más las voces que lo proclaman: la agroindustria no es la solución.

“Los países desarrollados y los que están en vías de desarrollo necesitan un giro en este paradigma y pasar a una auténtica intensificación de la agricultura ecológica”.

La Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo además señala que el camino para avanzar hacia la erradicación del hambre en el mundo es pasar a un modelo basado en el desarrollo rural y en el protagonismo de la agricultura ecológica y local. Un desarrollo que favorecería la igualdad de acceso a los recursos y la mitigación del cambio climático.

 

Al menos 800 millones de personas sufren hambre en el mundo. Por ello `Despertar antes de que sea demasiado tarde´ es un llamamiento pero, también, el título de un informe de la ONU en el que apunta hacia una de las claves para revertir esta situación: la agricultura ecológica a pequeña escala.

“Los países desarrollados y los que están en vías de desarrollo necesitan un giro en el paradigma: de la revolución verde a una auténtica intensificación de la agricultura ecológica. Así lo asegura la Conferencia de Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo, que señala además el camino para avanzar hacia la erradicación del hambre en el mundo: pasar de una agricultura industrial a un modelo basado en el desarrollo rural y en el protagonismo de la agricultura ecológica y local.

Mientras se lanzan estas propuestas que, aseguran los expertos, favorecerían la igualdad de acceso a los recursos y la mitigación del cambio climático, la realidad avanza por otros derroteros.

También te puede interesar:  Casa del árbol urbana, utiliza 150 árboles para proteger a los residentes del ruido y la contaminación

En ella, continúa la compra de tierras por multinacionales en los países subdesarrollados; las frutas y verduras siguen trasladándose kilómetros y kilómetros para llegar del campo a la mesa, con la consiguiente emisión de CO2, y sigue ganando músculo la apuesta por los alimentos transgénicos.

Pero la realidad de momento es otra: debido a que las multinacionales continúan comprando tierras en los países subdesarrollados, las frutas y verduras siguen trasladándose distancias enormes para llegar del campo a la mesa, con la consiguiente emisión de CO2, y los alimentos transgénicos y pesticidas siguen ganando terreno en el negocio de la agricultura. Frente a esta modelo de negocio, es necesario abrir paso a la agricultura a pequeña escala y ecológica. Una agricultura que dé prioridad a los pequeños agricultores y que refuerce la recuperación de métodos de cultivo tradicionales. Esta es la propuesta de Naciones Unidas respaldada por sesenta expertos independientes que apoyaron el informe.

La agricultura orgánica puede alimentar al mundo, no es un sueño, es una realidad.

La agricultura de monocultivo industrial, por lo tanto, ha fracasado en proporcionar alimentos suficientes y asequibles allí donde se necesitan y, además, ha provocado un impacto insostenible en el planeta. “El sistema alimentario es el mayor causante del cambio climático”, argumenta el holandés Henk Hobbelink, uno de los mayores especialistas mundiales en agricultura sostenible.

 

Esta alternativa, la de las semillas modificadas genéticamente, se promocionó durante mucho tiempo como la gran receta para luchar contra el hambre. Sin embargo, hoy son muchos los expertos, instituciones y organizaciones no gubernamentales que censuran esta tesis y aseguran que con los transgénicos no se paliará la hambruna a nivel global.

También te puede interesar:  Persianas con paneles solares reducen el calor y generan energía

 

Frente a esta vía se abre paso la ecológica, en la que se dé prioridad a los pequeños agricultores y se refuerce la recuperación de métodos de cultivo tradicionales. Esta es la propuesta de Naciones Unidas que respaldan, además de la FAO, sesenta expertos independientes que apoyaron el informe. La agricultura orgánica puede alimentar al mundo, no es un sueño, es una realidad.

De imponerse esta línea, para lo que sería necesario un giro de 180 grados en la industria y en la política comercial internacional, se avanzaría hacia la soberanía alimentaria. Para ello, sin embargo, serían además necesarios apoyos a los campesinos, que enfrentan enormes dificultades para acceder a las semillas y para vender sus alimentos, para lo que este modelo primaría el mercado local.

De este modo, y como indica el informe de Naciones Unidas, se podría empezar a dar respuesta a las millones de personas que sufren inanición crónica en el mundo o a las que no llegan a este extremo, pero siguen estando mal alimentadas. De ellas, al menos 7 de cada 10 son, precisamente, pequeños agricultores y trabajadores agrícolas.

Según el estudio, los gobiernos deberían recompensar a los agricultores por su tarea de preservación de las fuentes de agua, el suelo, los paisajes y la biodiversidad, y dejar de alentar las grandes producciones de monocultivo destinadas a la exportación (especialmente de los países pobres hacia los países ricos) y dependientes de suministros externos (maquinaria, fertilizantes, pesticidas) para volcarse en la demanda interna y el comercio de ámbito regional.

 

 

Fuentes:

https://ecoinventos.com/agricultura-ecologica-pequena-escala-erradicar-hambre-mundo-onu/

https://muhimu.es/medio-ambiente/agricultura-pequena-escala-unica-forma-erradicar-hambre-mundo-segun-afirma-onu/