Según estudio, los SCOBY de Kombucha purifican el agua un 40 % mejor que los filtros de agua comerciales

La gente invierte cientos y miles de dólares en sistemas de filtración de agua para eliminar todas las toxinas en nuestro suministro de agua moderno, pero según un nuevo estudio , una antigua bebida fermentada puede hacer un mejor trabajo.

Si alguna vez has preparado té de kombucha, eres consciente de la gran criatura con textura de medusa que flota en la parte superior. Se llama SCOBY (cultivo simbiótico de bacterias y levaduras). Se forma uno nuevo cada vez que viertes una nueva tanda de té dulce (en mi caso, una vez a la semana).

Los productores suelen regalarlos, venderlos o, en mi caso, convertirlos en compost cuando obtenemos un excedente. ¡Pero resulta que son valiosos no solo para fermentar el té, sino también para purificar nuestra agua potable!

El estudio, publicado por la American Chemical Society , encuentra que los SCOBY son hasta un 40 % más efectivos para filtrar contaminantes que los filtros de agua comerciales.

A diferencia de las membranas filtrantes sintéticas, el cultivo simbiótico de bacterias y levaduras actúa como una membrana de filtración viva .

Según estudio, los SCOBY de Kombucha purifican el agua un 40 % mejor que los filtros de agua comerciales

Los poros de los filtros de polímero eventualmente se obstruyen, haciéndolos menos eficientes, gracias a la acumulación de arcillas, aceites, minerales y biopelículas bacterianas, dice el estudio. Las biopelículas bacterianas son especialmente difíciles de eliminar una vez que se adhieren al filtro.

Si bien las membranas SCOBY eventualmente también se obstruyen, tardan mucho más en hacerlo. Esto se debe a que se ha demostrado que la bacteria dominante en la kombucha, Acetobacter , reduce o incluso elimina las biopelículas.

Según estudio, los SCOBY de Kombucha purifican el agua un 40 % mejor que los filtros de agua comerciales
ACS EST Water 2022, 2, 1, 1–9 Publication Date:December 3, 2021 https://doi.org/10.1021/acsestwater.1c00169

Además de obstruirse más fácilmente, las membranas de polímero son costosas y requieren muchos productos químicos sintéticos para su producción.

“Las membranas de filtración vivas pueden superar algunos de estos problemas al ser económicas y sostenibles de producir y al mismo tiempo tratar el agua de manera efectiva”, escribieron los autores del estudio.

Martín Reid

Apicultor, experto en sostenibilidad, apasionado por los huertos, el cultivo de alimentos orgánicos y las hierbas medicinales. Escribe para "El Horticultor" desde 2014.