Estudiante irlandés crea un «imán» que atrapa microplásticos

Grandes cantidades de plástico terminan en ríos y océanos cada año, dañando el medio ambiente y potencialmente también la salud humana. Pero, ¿y si pudiéramos sacarlo del agua con el poder de los imanes?

Cuando era niño, Fionn Ferreira pasaba horas explorando la costa cerca de su ciudad natal de Ballydehob en el suroeste de Irlanda. Pero cuanto más tiempo pasaba en las calas cercanas protegidas y cubiertas de guijarros, se sorprendía cada vez más por las grandes cantidades de basura plástica que encontraba esparcidas por la playa y el mar.

«No me pareció agradable, los trozos de plástico de colores a lo largo de la costa», dice.

En todo el mundo, los seres humanos producen aproximadamente 300 millones de toneladas de desechos plásticos cada año, y al menos 10 millones de toneladas terminan en nuestros océanos, el equivalente a un camión de basura por minuto.

Pero era el plástico que Ferreira no podía ver lo que realmente le preocupaba. Los microplásticos son fragmentos de menos de cinco milímetros y provienen directamente de los productos que usamos o se crean cuando los objetos plásticos más grandes se descomponen en el medio ambiente. Son ubicuos: se han encontrado en el fondo de la fosa oceánica más profunda del mundo y se han alojado en el hielo marino del Ártico.

«Me puse muy ansioso cuando me enteré de los microplásticos», dice Ferreira, que ahora tiene 20 años y es estudiante de química en la Universidad de Groningen en los Países Bajos. «Estos plásticos estarán en nuestro medio ambiente durante miles de años. Vamos a tratar con ellos mucho después de que dejemos de usar plástico».

Fionn vive en el sur de Irlanda y tiene una fuerte conexión con la naturaleza. Le encanta remar en su kayak y, en estos recorridos, observa la gran cantidad de plástico, en diferentes tamaños, presente en el agua y en el suelo. La creciente cantidad de contaminación plástica en las playas que solía visitar desde niño despertó en el joven de 18 años el deseo de solucionar el problema.

“Estaba en nuestra playa y vi una roca con residuos de derrames de petróleo y partículas de plástico atascadas en ese aceite”, dijo Fionn en un video de presentación para Plastic Soup Foundation.

“Me preguntaba por qué estaba pasando esto. Descubrí que las partículas de plástico son lo que llamamos no polares, y el aceite también es no polar, por lo que se atraen entre sí ”, explica.

Luego se enteró de algo llamado ferrofluido, que era una especie de agua magnética que combinaba aceite vegetal con polvo de óxido de hierro magnetizado.

Con esta información, decidió mezclar óxido de hierro magnetizado y aceite vegetal y creó una sustancia que atrae las partículas de plástico. Este «imán líquido» recoge microplásticos que pueden eliminarse del agua mediante magnetismo. En la misma presentación de video, muestra que el aceite atrajo a los microplásticos y la inmersión de un imán lo succionó.

«Comencé como un inventor solitario», dijo Ferreira a la BBC . “Después de la Feria de las Ciencias de Google, de repente pude hablar con los científicos: me dieron crédito por lo que hice. Mi idea ya no era un juguete inventado por un niño ”.

De hecho, después de 5000 pruebas, se ha demostrado que el método creado por Fionn es capaz de limpiar del agua del 87% al 93% de los microplásticos.

Demostró su método en la Feria de Ciencias de Google 2019 y ganó una beca de 50.000 dólares que utilizó para estudiar química en la Universidad de Groningen en los Países Bajos.

Martín Reid

Apicultor, experto en sostenibilidad, apasionado por los huertos, el cultivo de alimentos orgánicos y las hierbas medicinales. Escribe para "El Horticultor" desde 2014.