Todo un ejemplo: en San Pedro la Laguna, a poco más de 440 kilómetros de Tuxtla Gutiérrez, en Chiapas, vive una comunidad guatemalteca que decidió regresar a sus orígenes.

Para lograrlo, esta comunidad decidió cambiar las bolsas plásticas por canastas de palma, servilletas de tela o envolturas con hoja de plátano.

Esta comunidad busca proteger uno de los tesoros naturales del país, el lago Atitlán, un recurso para los pescadores locales y un atractivo turístico que se había convertido en un vertedero de basura.

Un pueblo en Guatemala lleva más de 3 años sin utilizar plástico

El municipio es quien tomó la firme decisión en 2016 de retirar de circulación definitivamente las bolsas, envases y recipientes de plástico. Ante la medida, los habitantes de San Pedro La Laguna ya han sustituido exitosamente el plástico tan contaminante por otros biodegradables.

Ahora, el pan lo guardan en servilletas tejidas por artesanos de la región; la carne, pescado o queso se envuelve en hojas de plátano; o la compra del mercado se carga en canastas tejidas con palma.

Todos estos productos que han sustituido el plástico han ayudado a que se reduzca significativamente los residuos que se generan, pero también han incrementado los ingresos a los artesanos.

“En menos de un año, hemos reducido el 80 por ciento del consumo de plástico”, dijo a Al Jazeera Mauricio Méndez, alcalde de San Pedro la Laguna.

Mauricio Méndez, alcalde de la localidad, explica que su intención es que la menor cantidad de basura acabe en el lago. “No se trata solo de hallar la forma de reciclarla o vender la basura, también de cómo dejar de producirla. Hay que cambiar el concepto que se ha manejado de salvar el medioambiente conceptualizándolo como algo ajeno, a quienes debemos salvar es a nosotros, somos el último recurso que le queda al planeta” añade.

Un pueblo en Guatemala lleva más de 3 años sin utilizar plástico

 

Con información de:
https://intriper.com/
https://www.lavanguardia.com/
Ecoportal.net