El jabón de Castilla es aquel elaborado 100% con aceite de oliva, es originario de la región de Castilla, España. Sus cualidades son numerosas: es muy hidratante y suave para la piel. Se han reconocido propiedades medicinales en pieles propensas a alergias o afecciones de la piel tales como eczemas, dermatitis y psoriasis. Tiene infinidad de aplicaciónes además del aseo personal.
Puede ser utilizado en cualquier tipo de piel, incluso las pieles más sensibles de los bebés. Puede y debe ser utilizado en la cara, debido a su suavidad, hidratación y también por su alto contenido de antioxidantes. No bloquea los poros, así que también puede ser utilizado sobre la piel para tratar el acné. Incluso hay quienes lo utilizan como sustituto de champú. para el lavarse el pelo.

Para vuestro primer jabón de castilla cosmético podéis usar:

    • 500 gr de aceite de oliva

 

    • 62 gr de sosa cáustica

 

    • 130 gr de agua destilada

Para limpiar suelos, platos o ropa:

    • 1 kg de aceite usado (sí, he dicho kilo)

 

    • 800 gr de agua

 

    • 145 gr de sosa cáustica

Necesitarás:
· Una báscula digital (no valen las tradicionales de cocina que tienen una aguja, debe pesar al gramo)
· Una ensaladera grande de vidrio, cristal o acero inoxidable (nunca de aluminio o cobre)
· Un recipiente plástico tipo Tupper como de 1 litro de capacidad
· Batidora y cucharas de acero inoxidable
· Film plástico de cocina

Hacer Jabón de Castilla mediante el Proceso en frío

Los múltiples usos del Jabón de CastillaPara realizar un jabón mediante el proceso en frío lo primero que tenemos que preparar es la lejía. (leer medidas de seguridad) ¿Cómo lo hacemos?

También te puede interesar:  Recetas de Productos de Limpieza Ecológicos

Ponte los guantes y las gafas de protección, y no te los quites hasta que hayas completado todo el proceso. Asegúrate también de que no haya alrededor ni niños ni mascotas.La lejía se obtiene mediante la mezcla de agua y sosa. En un ambiente ventilado, pesamos cuidadosamente la sosa en un recipiente y el agua en otro y añadimos el primero poco a poco sobre el segundo, removiendo lentamente con cuidado de no salpicar.

El agua alcanzará gran temperatura en cuestión de segundos. Es por esto importante que la temperatura de partida del agua sea baja ya que si está caliente puede llegar a hervir y salpicar la lejía. Incluso, si queremos que no suba mucho la temperatura, podemos congelar en cubitos previamente el agua. Una vez mezclados, la lejía tiene un aspecto blanquecino un poco turbio. La dejamos reposar hasta que se vuelva totalmente transparente.

Una vez bien mezclados los aceites y considerando que tanto estos como la lejía no deben de estar a más de 40ºC, mezclamos poco a poco ambos añadiendo la lejía sobre los aceites mientras removemos suavemente. Cuando lo hemos mezclado todo, batimos la mezcla con la batidora de mano (minipimer) a velocidad muy lenta. Antes de accionar la batidora tenemos que sumergirla bien en la masa y asegurarnos de que no va a salpicar. Batimos hasta que queden todos los ingredientes bien emulsionados, en varias ocasiones hasta que alcancemos el punto de traza. Esto tardará más o menos dependiendo de los ingredientes.

Cómo hacer Jabón de Castilla en casa

Punto de traza

Una vez que todo esté bien mezclado y la masa resulte completamente homogénea la vertemos en los moldes o tupper. Si queremos que el jabón gelifique aislamos el molde tapándolo con film, mantas o toallas.

También te puede interesar:  Propiedades y beneficios de usar Jabón de Castilla

Entre las 24 y 48 horas siguientes el jabón solidificará. Una vez que estemos seguros de que no se deforma al tocarlo procedemos a su desmoldado y, si es el caso, a su corte.
Ya solo hay que dejarlo curar de 4 a 6 semanas antes de usarlo aunque para el jabón de castilla se recomiendan 3 meses o más y es aquí donde el jabonero se enfrenta a su impaciencia.

Una vez dominada la técnica,lo interesante es ver y estudiar la ayuda de la calculadora de saponificación en la que, además de sentar conceptos, te enseñan a usarla y a partir de ahí, ya se puede empezar a diseñar fórmulas.

Hay que tener en cuenta que el aceite de oliva por si solo produce muy poca espuma. Estamos acostumbrados a jabones espumosos y pensamos que un jabón con poca espuma no limpia, y eso no es cierto. Seguro que si pruebas este jabón te enamorarás de él.

Fuentes:

http://www.mendrulandia.es

http://muchaespumita.blogspot.com