Si bien los antibióticos convencionales son utilizados en exceso, los remedios naturales como la miel y la cúrcuma son altamente beneficiosos y mejoran la salud de muchas maneras. 

La miel combate eficazmente las infecciones sin causar bacterias resistentes, a diferencia de los antibióticos convencionales. Un estudio publicado en la Revista European Jornal of Clinical Microbiology and Infectious Diseases, encontró que la miel destruyó todas las bacterias o patógenos en los que la probaron. Los investigadores encontraron que se puede aplicar por vía tópica y tomarse.  

Recientemente vimos en el blog cómo cultivar cúrcuma de manera fácil.

Según Dr. Dee Carter:

“Nuestra investigación es la primera en mostrar claramente que estos productos a base de miel podrían, en muchos casos, reemplazar las cremas antibióticas en heridas y equipos como los catéteres. El uso de la miel como tratamiento intermedio también podría prolongar la vida de los antibióticos”.

Por otro lado, la cúrcuma es otro milagro natural con una gran cantidad de beneficios para la salud. Sus compuestos más importantes se denominan curcuminoides y tienen propiedades curativas, antioxidantes, antiinflamatorias, antisépticas, antibacterianas y antifúngicas.

La combinación de estos dos es el antibiótico más poderoso que podemos usar. También se conoce como miel dorada (Golden Honey) y se ha utilizado comúnmente durante miles de años. Recientemente, su uso ha crecido exponencialmente en la medicina y nutrición occidental.

Según BenefitsOfHoney, esta combinación es “un remedio natural inestimable para una gran variedad de dolencias y enfermedades como la indigestión, el resfriado, la gripe, el asma, la hipertensión, azúcar en la sangre, la artritis, la diabetes, las enfermedades del corazón, la depresión y la ansiedad, la inflamación de heridas y quemaduras, eczema, psoriasis, acné, y envejecimiento (protege el hígado y los riñones).”

Por otra parte, TurmericForHealth agrega:

“Un estudio ha demostrado que un medicamento ayurvédico que contiene cúrcuma y miel como dos de los ingredientes activos, estimuló la producción y la funcionalidad de las células inmunitarias y, por lo tanto, podría mejorar la inmunidad contra las enfermedades.

Combinar la cúrcuma con la miel aumenta su actividad antimicrobiana. “Pueden actuar juntos contra una variedad de cepas bacterianas y fúngicas que se sabe que causan infecciones en los seres humanos”.

También,

“La cúrcuma, junto con la miel, puede mejorar la hidratación y la elasticidad de la piel y contribuir a una mejor salud de la piel. La cúrcuma y la miel son útiles en el tratamiento de la mucositis oral que se presenta como una complicación de los tratamientos para el cáncer”.

¿Cómo preparar la miel con cúrcuma?

Ingredientes:

  • 1 cucharada de cúrcuma molida
  • ¼ taza de miel cruda
  • 2 gotas de aceite esencial de limón (opcional)

Instrucciones:

Mezcle los ingredientes, revuelva bien y cubra. Guarde la mezcla a temperatura ambiente y revuélvala antes de cada uso.

Para combatir la gripe o un resfriado, tome media cucharadita de la mezcla, varias veces al día.